EL-SUR

Viernes 03 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

ESTRICTAMENTE PERSONAL

XHPEJE, ¿Canal 40?

Raymundo Riva Palacio

Julio 22, 2005

 

ESTRICTAMENTE PERSONAL

 

Javier Moreno Valle ha vuelto a ser conspicuo personaje. Acusado de evasión fiscal por 3 millones de pesos, sobre la cabeza del dueño de CNI Canal 40 pende una orden de aprehensión por lo que se encuentra prófugo. Desde 2001 sabía que tarde o temprano eso sucedería por violar el orden de cosas al incumplir sus compromisos financieros con Ricardo Salinas, el accionista mayoritario de Televisión Azteca, quien en una de sus múltiples crisis financieras, entró a su rescate. A partir de ese año vivía con el pasaporte en la bolsa, listo para huir del país y evitar el arresto. Por largo tiempo no se dio, pese a que continuó su catástrofe empresarial.

Otro empresario, Isaac Saba, cuyas amistades incluyen a Marta Sahagún y al jefe de gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, entró en su ayuda. Uno más, el constructor Carlos Ahumada, pagó cuando menos en dos ocasiones su nómina, y seguramente le hubiera pagado otra más en diciembre de 2003, si no lo hubiera perseguido López Obrador. En el 2004 recurrió al propio jefe de gobierno para que le ayudara, y previamente lo hizo con Rosario Robles, cuando era la gobernante capitalina, y con prominentes priístas que hoy se disputan los más altos cargos en el partido.

Moreno Valle es un empresario errático, y nuevamente se encuentra bajo los reflectores por el extraño salvavidas que le tiró General Electric, propietaria del 80 por ciento de la cadena National Broadcasting Company (NBC). Dentro del gobierno hay inquietud y división, porque mientras que una operación de compra de acciones de una concesión violaría la ley, de acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la del Trabajo –convertida hoy en apéndice de Gobernación– está ayudando a los empresarios estadunidenses a resolver el problema laboral de Moreno Valle, que llevó a Canal 40 a una huelga hace seis semanas. De acuerdo con fuentes de la industria, la adquisición de acciones se realizaría en un fideicomiso encabezado por el abogado de Moreno Valle, Javier Quijano Baz, quien ha negado que eso sucederá y que se trata de una simple operación crediticia hecha a través de ese instrumento que es secreto y no puede ser auditado.

Moreno Valle es una persona poco confiable, por lo que el financiamiento conseguido por el empresario abre interrogantes adicionales sobre su objetivo final, pues al conjuntarse con los nexos políticos que ha establecido con personas allegadas a López Obrador, una pregunta que surge de manera mecánica es si no está apostando el empresario a quedarse con un canal de televisión que pondría a disposición del precandidato del PRD a la Presidencia. Para entender esta proposición habría que revisar el mapa de colaboradores de López Obrador y su relación directa con Moreno Valle. El más sobresaliente en este episodio es indudablemente el abogado Quijano Baz, asesor jurídico del jefe de gobierno y autor de la hipótesis de que el proceso de desafuero era equiparable con un golpe de Estado. Aunque técnicamente no era correcto, el argumento fue utilizado insistentemente para subrayar el conflicto de los gobiernos federal y local.

La punta de lanza propagandística de esa hipótesis fue el diario Milenio, cuyo manejo recaía en Federico Arreola, quien actualmente es uno de los miembros prominentes de las redes ciudadanas que apoyan la candidatura de López Obrador a la Presidencia, y el encargado de la recaudación de fondos. Arreola, quien en su extraña dualidad profesional sigue teniendo un papel político y editorial central en Milenio, representando al diario en eventos internacionales y escribiendo la principal columna política del periódico, fue el contacto directo de Moreno Valle y Quijano Baz con López Obrador, tras cuyos encuentros comenzó el trabajo de asesoría jurídica. Arreola y Moreno Valle se conocen de tiempo atrás, y el primero se dejó aconsejar en algunos momentos sobre decisiones políticas de fondo en el diario.

Pero no sólo eso. Durante mucho tiempo el propietario del Grupo Milenio, Francisco González, intentó comprar Canal 40, y su personero en la negociación con Moreno Valle era Arreola. Poseedor de una importante empresa multimedia con estaciones de radio y televisión en el centro y el norte del país, González sigue acariciando la posibilidad de tener televisión en el Distrito Federal. En el largo tiempo de buscar la compra de Canal 40, que no se dio por el precio que se le colocaba a la empresa y porque Moreno Valle nunca quiso deshacerse del control editorial, González lo ayudó de diversas maneras, como crearle una cadena nacional virtual para transmitir los juegos del último mundial de futbol, o prestarle dinero para enfrentar su crisis del momento.

Desde su lugar privilegiado en Milenio, Arreola se encuentra defendiendo con sofismas el nuevo rescate de Moreno Valle, aunque viole la Ley de Radio y Televisión. ¿Será la oportunidad buscada por González? Es posible, pues ha seguido permitiendo el uso propagandístico de Milenio por parte de Arreola, quien es el segundo engarce de los medios con López Obrador, y cuya defensa de Canal 40 tiene tufo electorero. Junto con ello, los últimos meses de política editorial en Canal 40, y las vinculaciones de sus ejecutivos con López Obrador, permiten plantear el escenario de que, con el apoyo de la NBC, no sólo podría evitarse que el Canal 40 pasara a propiedad de Televisión Azteca, que por contrato tiene la primera opción de compra, sino que el canal pase también a servir al aún jefe de gobierno.

Quijano Baz y Arreola, que han acompañado a Moreno Valle en su catástrofe empresarial, son clave en el equipo de López Obrador, al igual que Saba, que es socio minoritario de Canal 40. Las circunstancias que están reacomodando las piezas político-mediáticas, con la modalidad del arrastre de la NBC a terrenos que quizás no sospecha, están decantadas hacia el jefe de gobierno. Negocio redondo sin duda, en tiempos de redefinición política, para construir un pejecanal en el 2006.

 

[email protected]

[email protected]