EL-SUR

Sábado 08 de Mayo de 2021

Guerrero, México

Cultura  

Alcanza la muerte al fotógrafo Marco Antonio Cruz cuando pedaleaba su bici en Coyoacán

El reconocido creador fallece de un paro cardiaco a los 64 años. Las imágenes del poblano son memoria de hechos históricos como el terremoto del 85 y el levantamiento del EZLN

Abril 03, 2021

El fotógrafo Marco Antonio Cruz, captado en septiembre de 2015, durante el ciclo de conversaciones Memoria del olvido. Los sismos de 1985 Foto: Cuartoscuro

Agencia Reforma / Redacción

Ciudad de México

Autor de fotografías icónicas de la historia reciente de México y testigo de ojo privilegiado y poético, el fotógrafo Marco Antonio Cruz falleció este viernes a los 64 años, a causa de un infarto, cuando se transportaba en su bicicleta, en la Ciudad de México, informó en su cuenta de Twitter el ex director de la revista Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda.
“Una pérdida terrible para el fotoperiodismo y para el arte fotográfico mexicano”, escribió el periodista en su cuenta de Twitter.
Considerado uno de los mejores periodistas gráficos de México, fue de los fundadores del diario La Jornada y era el coordinador de Fotografía de Proceso, revista que informó que Marco Antonio Cruz murió alrededor de las 1:40 de la tarde, en la avenida Taxqueña, en su continuación con la avenida Miguel Ángel de Quevedo, colonia Parque San Andrés, alcaldía Coyocán, en la capital del país.
Paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) acudieron a lugar y dijeron que el deceso fue por un “probable infarto”.
Artífice de varias de las imágenes más perdurables del sismo de 1985, del levantamiento del EZLN y de la vida cotidiana en las calles de esta capital, Cruz dejó una obra fotográfica que resulta, a la vez, documental e íntima.
Ante la noticia de su fallecimiento, el fotógrafo fue recordado en redes sociales, precisamente en Viernes Santo, con una de sus obras más icónicas: una imagen en blanco y negro con los pies de Judas ahorcado en primer plano y detrás una panorámica de Iztapalapa.
Los medios de comunicación en los que colaboró, instituciones culturales, periodistas y amigos lamentaron su muerte y elogiaron una carrera de más de 40 años.
“Sabía que, para ser fotógrafo, hay que mirar y saber mirar (…) La crónica visual de finales del siglo XX y principios del XXI pierde a uno de sus más sensibles autores. Lamentamos su partida. Nuestras condolencias a su familia”, lamentó Cultura UNAM en su cuenta de Twitter.
Nacido en Puebla, en 1957, fue discípulo de Héctor García, fundador del diario La Jornada y director de la agencia fotográfica ImagenLatina.
Fue pintor de formación y desde 1979 comenzó a hacer fotoperiodismo en publicaciones como el Semanario Oposición, Así es y la revista Interviú.
Entre sus múltiples exposiciones se cuentan Nicaragua. Testimonio gráfico de tres fotógrafos mexicanos (1985), Memorial del tiempo y Días de guardar (1989).
En la larga lista de reconocimientos del fotoperiodista se cuentan los primeros lugares en el VI Concurso de Fotografía Antropológica (1984), en el concurso fotográfico del festival PSUM (1984), en el certamen de fotografías Imágenes de la Frontera (1992), mención honorífica en la XI Bienal de Fotografía (2004) y en el Grange Prize (Canadá-México, 2009).
Además, obtuvo la beca de producción de la Bienal de Fotografía del INBA (1986) y fue miembro del Sistema Nacional de Creadores del Fonca (1999-2005). En 1994 publicó Contra la pared; dos años más tarde, Cafetaleros y, en 2011, Habitar la oscuridad.