EL-SUR

Miércoles 10 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Cultura  

Restaura el INAH documentos que desentrañan el origen del nombre de Juliantla, pueblo de Taxco

Las hojas fueron entregadas por familiares de Joan Sebastian, quien era originario del lugar, en 2021 y serán preservadas en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia

Junio 18, 2022

Uno de los documentos, que abarcan de 1631 a 1714 Foto: INAH

Redacción

A partir de un estudio paleográfico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se ha desentrañado la etimología y la referencia más antigua de Juliantla, un pueblo en Taxco.
Por intermediación de familiares del cantautor Joan Sebastian –fallecido en 2015 y originario del lugar–, el director de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), Baltazar Brito Guadarrama, recibió los títulos primordiales de esta localidad, para su intervención en dicho repositorio, con sede en el Museo Nacional de Antropología, en Ciudad de México, informó el INAH en un comunicado.
Los documentos, los cuales abarcan de 1631-1714, llegaron a la BNAH a inicios de 2021 y se emitió la ficha de ingreso que integra su identificación y estado de conservación. En los siguientes meses, tras analizar sus componentes y alteraciones, la restauradora Ana Paula García Flores ejecutó un tratamiento que inició con el retiro de los folios de su cubierta de piel original, afectada por hongos que estaban dañando el papel europeo de las fojas y la legibilidad de las letras escritas con tintas ferrogálicas.
Una vez desprendidos del soporte, los folios fueron sometidos a tareas de esterilización, limpieza superficial, lavado y alisado; asimismo, se elaboraron guardas de protección de primer y segundo nivel, y una nueva encuadernación, para garantizar su estabilidad. Concluido este proceso, se procedió a la digitalización en alta resolución de cada una de las fojas.
Baltazar Brito, también profesor de Paleografía en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), consideró pertinente transcribir y analizar estos títulos primordiales para aclarar diversos aspectos, entre ellos, el origen del nombre del pueblo, Juliantla, el cual muchos piensan deriva del vocablo “judío”, en virtud de que fue asiento de familias de ese origen en la Colonia temprana, como los Almeyda, los Fonseca y los Carvajal, dueñas de las haciendas de Cantarranas y de San Juan Bautista.
Aunque esta suposición es errónea, sí guarda relación con un personaje posiblemente de origen judío: Julián de Yébenes, propietario de la hacienda de minas Santiago Tlamalinalá, la cual funcionó como tal hasta el siglo XVIII, y después de esta centuria cambió su actividad a la ganadería mayor.
El director de la BNAH explicó: “Juliantla debe su nombre a que los pueblos que la rodean son de habla náhuatl, por ejemplo, Tlamacazapa y Acamixtla, entonces, cuando iban a este real de minas, cuyo dueño era Julián de Yébenes, usaban la expresión: Julián-tla (lugar de), es decir, “allá con Julián”.
“Estos documentos narran cómo los terrenos de la hacienda fueron cambiando de manos. El más antiguo, fechado el 25 de abril de 1631, asienta que la viuda de Julián de Yébenes, Isabel de Nava, vendió los terrenos por mil 614 pesos de oro común, a Juan Pérez de Astudillo, a su esposa Juana y al hijo de estos, Francisco Astudillo y Contreras, quien se convertiría en el propietario legal de Santiago Tlamalinalá, en 1647.
“En estos legajos se encontró una ‘composición de tierras’ para la jurisdicción de Taxco, así se llamaba a la verificación que pedía la Corona española para ejercer impuestos sobre los suelos en sus colonias americanas, a cambio de títulos primordiales o de posesión. En esta ‘composición de tierras’, del 23 de septiembre de 1711, están referidos los tres hijos de don Francisco Astudillo y Contreras: Joaquín, Nicolás y Matías, quienes declararon ante el juez Juan Pérez de la Vega Cancio, poseer una hacienda de minas nombrada Santiago Tlamalinalá, alias Juliantla”, explicó.
Baltazar Brito anotó que esta “composición de tierras” representa la referencia más antigua al nombre con que este poblado guerrerense ha pasado a la historia, Juliantla.
“Los ‘títulos primordiales’ son considerados el origen mismo de las localidades, en este caso, a través de los documentos que tuvimos la oportunidad de restaurar, tenemos la base histórica de Juliantla, y sabemos cuáles eran sus límites originales. Para el pueblo eso es muy significativo, porque son documentos que lo acreditan como antiquísimo propietario de ese lugar”, finalizó.