EL-SUR

Miércoles 16 de Junio de 2021

Guerrero, México

Cultura  

Sacrifica su vida íntima con tal de contar las miserias humanas, revela el escritor francés Emmanuel Carrère

El ganador del premio Princesa de Asturias de las Letras 2021 asegura que no le importa usar su vida como material literario porque ese desahogo es “bastante sano”

Junio 11, 2021

Redacción

El escritor y periodista Emmanuel Carrère (París, 1957), premio Princesa de Asturias de las Letras gracias a una carrera en la que ha navegado siempre entre la ficción y la autoficción, señaló ayer que no le molesta utilizar su vida como material literario porque ese desahogo de contar las miserias “es bastante sano”.
Carrère resultó ganador del prestigiado Premio Princesa de Asturias de las Letras 2021, al que optaban 33 candidatos de 20 nacionalidades.
“Tengo la impresión de que lo que puedo contar de mí es un poco nuestra miseria ordinaria común, aunque se manifiesta de forma diferente en cada uno. Creo que siempre es muy sano contarla”, dijo en una conferencia de prensa por internet organizada por la editorial Anagrama.
El francés se hizo un nombre en la cultura popular con El adversario (2000), con la que noveló la vida y el pensamiento del asesino Jean-Claude Romand, y entre sus obras de no ficción figuran también Una novela rusa, De vidas ajenas, Limónov, El Reino y su último libro, Yoga.
De este último debió eliminar algunos extractos después de que su ex mujer no le diera consentimiento para mencionarla: “Fue una situación muy excepcional y no hay razón para que se repita”, explicó el literato, según el cual en el futuro tendrá más prudencia no a la hora de hablar de alguien, sino de asumir ese tipo de acuerdos previos.
Escribir, señaló, es el centro de su vida. “Como no escribo verdaderamente sobre la ficción, la realidad de mi vida está muy estrechamente ligada a lo que puedo contar, pero creo que un buen escritor, aunque escriba ficción o una epopeya, está igual de comprometido con su trabajo”.
Esa frontera difuminada entre lo que vive y lo que relata implica un cierto sacrificio de su intimidad, según confesó, pero no le importa: “No es tan grave”, señaló un autor que ha hablado de su depresión o de sus sentimientos religiosos.
Carrère dijo tener la sensación de ser “un retratista” y aunque le cuesta encontrar un hilo conductor en su trayectoria, busca con su trabajo “ser un poco más libre, más inteligente, entender mejor lo que me rodea y a mí mismo”.
Carrère acabó Yoga durante el primer confinamiento de 2020 en Francia, y ahora está inmerso en un nuevo proyecto. “Hace año y medio que vivimos en una distopía alucinante que nadie podría haber imaginado, salvo en todo caso como un episodio de (la serie) Black mirror”.