EL-SUR

Miércoles 19 de Enero de 2022

Guerrero, México

Espectáculos  

Apunta a Travis Scott la investigación de la estampida que dejó 8 muertos en concierto

El rapero incitó a la multitud al desorden en su presentación durante el festival Astroworld y además no se previeron salidas de emergencia en caso de tumultos, señalan autoridades. El vocalista ya había sido multado por incidentes parecidos

Noviembre 10, 2021

Una ambulancia avanza entre la multitud en el festival Astroworld, en Houston, Texas, mientras el rapero Travis Scott seguía con su presentación Foto: Tomada de internet

Redacción

Los primeros resultados de la investigación que lleva a cabo la policía de Houston sobre la estampida en el concierto del rapero Travis Scott el pasado viernes, en el que murieron ocho personas, muestran que los organizadores del festival Astroworld –entre ellos el propio Scott– no previeron salidas de emergencia en caso de un tumulto, y que el cantante incitó a la multitud al desorden; además, a pesar de que ya le habían avisado que había gente desmayada, siguió con el espectáculo.
Travis Scott es conocido por incitar al caos en sus conciertos. Y a sus seguidores les gusta que así sea. La energía desquiciada de los asistentes a sus conciertos es parte del sello del rapero de 30 años.
Hasta ahora, ese desorden sólo le había costado dos acusaciones por alentar tumultos en sus actuaciones, cargos de los que se libró declarándose culpable y pagando multas.
Pero el pasado viernes, con Scott sobre el escenario del festival de música Astroworld, que él mismo fundó en su natal Houston, el caos superó todos los límites: la noche acabó con ocho muertos, de entre 14 y 27 años, y decenas de heridos.
La investigación criminal sobre cómo sucedió la tragedia apunta a la superestrella, que ya enfrenta más de una docena de demandas, según los medios locales.
Un plan de operaciones de 56 páginas para el festival de música Astroworld incluía protocolos para escenarios peligrosos, como un tirador activo, amenazas de bomba o terroristas y clima severo, pero no información sobre qué hacer en caso de una aglomeración de multitudes.
Eso es lo que la policía de Houston cree que sucedió el viernes por la noche en el festival al aire libre en Houston que ahora es foco de una investigación penal. Las autoridades han dicho que 50 mil personas asistieron al evento.
Antes de que comenzara el concierto, el jefe de policía de Houston, Troy Finner, visitó a Scott en su camerino para expresarle sus “preocupaciones con respecto a la seguridad pública” de esa noche, según reveló Finner este lunes en un tuit.
Los conciertos del rapero suelen ser un desafío para las fuerzas de seguridad de Houston, por lo que se preparó un plan de 56 páginas. Estaba “basado en el diseño del sitio” y tenía en cuenta “numerosas experiencias pasadas (de problemas del rapero)”, según el escrito, al que tuvo acceso The New York Times.
“El potencial de múltiples incidentes relacionados con el alcohol / drogas, las posibles necesidades de evacuación y la amenaza constante de una situación de que deje un alto número de víctimas se identifican como preocupaciones claves”, dice el plan.
Horas antes de que empezara el concierto, decenas de personas rompieron una barrera para meterse a la zona VIP, justo frente al escenario, que fue donde se agolparon las personas
A ese caldo de cultivo se añadía que para muchos de los asistentes era el primer concierto multitudinario después de 18 meses de pandemia, en los que la actividad de la música en directo se paró en seco en Estados Unidos.
Fuera del recinto, el Departamento de Bomberos de Houston se había apostado con cerca de 20 ambulancias. Una de ellas se abrió paso entre el público cerca de las 21:30, casi media hora después de que Scott se subiera al escenario. La música se detuvo. En un video compartido en las redes sociales, se ve al artista dándose la vuelta hacia su equipo y preguntando qué ocurría. “¡Todos saben lo que vinieron a hacer!”, dijo enseguida a los 50 mil asistentes, antes de que la música volviera a sonar.
A continuación les pidió que hicieran “temblar el suelo”. Las palabras sirvieron de gasolina para una masa enfebrecida. Entre empujones y gritos, algunos asistentes y personal del concierto le pidieron al rapero que detuviera el espectáculo, pero éste no lo hizo. Al final de la noche se necesitaron 62 ambulancias.
El show terminó media hora antes de lo programado, pero casi 40 minutos después de que las fuerzas de seguridad lo declararan un “incidente con capacidad de causar un alto número de víctimas”.
Finner ha defendido la decisión de haber continuado, argumentando que una interrupción abrupta podría haber causado un disturbio mayor.
El jefe de bomberos, Samuel Peña, dijo el domingo que Scott y los organizadores podrían haber intervenido y detenido el espectáculo. “La única persona que realmente puede pedir y obtener una pausa táctica cuando algo sale mal es el artista. Tienen un amplio dispositivo de seguridad privada y tienen una responsabilidad”, afirmó en una entrevista a un medio local.
Los expertos dicen que las muertes por aglomeración ocurren porque las personas están apiñadas en un espacio tan reducido que no pueden recibir oxígeno. Por lo general, no es porque estén siendo pisoteadas.
El rapero se ha comprometido a reembolsar el dinero de las entradas a todos los asistentes y se asociará con el portal BetterHelp para brindar ayuda gratuita de salud mental a todos los afectados por la tragedia.
Las causas de muerte de las ocho víctimas, entre ellas dos adolescentes, aún están a la espera de informes forenses, proceso que puede tardar varias semanas.
Entre tanto, Scott cubrirá los costos de los funerales, según informó este lunes en un comunicado un representante del artista. La segunda noche del evento fue cancelada por la multinacional de la música en directo Live Nation, propietaria de la marca.

Antecedentes

El documental de Netflix sobre Scott, Look mom I can fly (2019) es una suerte de prólogo de la tragedia del pasado viernes. El filme muestra la enajenación del público del artista y cómo este los incita al descontrol. En un concierto en el Walmart Arkansas Music Pavilion en 2017, un fan sale caminando apoyado en muletas mientras da gritos de alegría: “¡Sobreviví, sobreviví! ¡Está todo bien!”.
Ese mismo año, un hombre llamado Kyle Green demandó a Scott después de asistir a uno de sus conciertos en Nueva York donde, afirmó, lo empujaron desde un balcón de un piso superior. Green quedó parapléjico por el incidente. Antes de eso, otro seguidor del artista se lanzó desde el mismo sitio después de que el rapero lo alentara a hacerlo. “Te van a atrapar. No tengas miedo. ¡No tengas miedo!”.

Niño de 9 años permanece en coma inducido

Scott y los organizadores de Astroworld ya se enfrentan a más de una docena de demandas por lo ocurrido el viernes. “Estamos asqueados por la devastadora tragedia. Travis Scott tiene un historial de incitar a la violencia y crear condiciones peligrosas para los asistentes al concierto”, dijeron los abogados de Manuel Souza, quien “sufrió graves lesiones cuando la multitud descontrolada lo tiró al suelo y lo pisoteó”, según la demanda.
Entre los cientos de heridos se encontraba un niño de 9 años que fue pisoteado y que permanecía el martes en coma inducido médicamente en un hospital de Houston, según su familia.
Bernon Blount dijo que su hijo y su nieto de 9 años, Ezra, habían venido de fuera de la ciudad para asistir juntos al festival. Pero se separaron durante la oleada de gente, dijo Blount, lo que desencadenó una búsqueda frenética para localizar a Ezra, que finalmente fue encontrado en un hospital. Blount dijo que su nieto sufrió lesiones en el corazón, los pulmones y el cerebro.
“Una vez que mi hijo se desmayó por la presión que le aplicaron durante el concierto, Ezra cayó entre la multitud”, dijo Blount a la agencia Associated Press. “Cuando mi hijo despertó, Ezra no estaba allí”.
El jefe de policía de Houston dijo el lunes que se reunió con Scott para discutir preocupaciones de seguridad antes de que el rapero actuara el viernes. El jefe de policía de Houston, Troy Finner, dijo que el jefe de seguridad de Scott también asistió a esa reunión, pero no proporcionó detalles de su conversación en un comunicado emitido por el departamento de policía.
Investigadores de la policía y el departamento de bomberos de Houston han dicho que están revisando el video de vigilancia proporcionado por la promotora de conciertos Live Nation, así como docenas de clips de personas en el evento que fueron ampliamente compartidos en redes sociales. Los investigadores también planeaban hablar con representantes de Live Nation, Scott y los asistentes al concierto.
Podrían pasar varias semanas antes de que los médicos forenses divulguen las causas de la muerte, dijo Michele Arnold, portavoz del Instituto de Ciencias Forenses del Condado de Harris.