EL-SUR

Miércoles 10 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Espectáculos  

Estrenan la película El hoyo en la cerca, que aborda las divisiones sociales en México

La cinta de terror, que ganó el Bisato d’Oro a Mejor Fotografía en el Festival de Venecia, busca generar “esa reflexión para que pueda existir la posibilidad de un cambio, un nuevo camino, una nueva educación para los jóvenes”, remarca el director Joaquín del Paso

Junio 10, 2022

Mauricio Ángel / Agencia Reforma

Ciudad de México

Si se omite a los jardineros, el único moreno del campamento de la escuela religiosa es Eduardo (Yubah Ortega) y eso convierte la experiencia para él en un infierno.
Durante la noche, sus compañeros lo tiran de la litera, lo rodean en el piso e incitan a todos a sumarse a la agresión, que justifican al decir que no pertenece a ellos, todos de familia adinerada.
La escena forma parte de la cinta de terror El hoyo en la cerca, que llegó este jueves a salas, donde el director Joaquín del Paso (Maquinaria Panamericana) no requirió elementos sobrenaturales, sino que se enfocó en los problemas sociales y la división en México.
“Quería hacer una película sobre el terror que podemos llegar a construir como sociedad. Es de terror sicológico donde el monstruo realmente es una construcción y está cerca de nosotros porque somos una parte de él”, detalló el cineasta en entrevista.
“Es importante generar esa reflexión para que pueda existir la posibilidad de un cambio, un nuevo camino, una nueva educación para los jóvenes, una forma diferente de educar la masculinidad, de educar sobre la clase, sobre el racismo, las diferencias y pensar en las similitudes que tenemos todos”.
La cinta, ganadora del Bisato d’Oro a Mejor Fotografía en el Festival de Cine de Venecia, inicia cuando los estudiantes llegan al campamento y en una de sus caminatas descubren que la cerca que rodea el terreno tiene un hoyo.
No saben qué pudo entrar y la paranoia aumenta por el miedo que tienen de quienes son diferentes a ellos.
Del Paso creó la trama basado en un recuerdo propio de un campamento infantil al que asistió, donde vivió cosas extrañas, pero terminó por entender que no necesariamente todo fue como le pareció en un principio.
“Tuvimos mucho miedo en ese momento y mientras pasaban los años intentaba analizar de dónde venía ese miedo, qué había ocurrido realmente, me di cuenta que había algo más extraño y profundo: realmente no había ocurrido lo que parecía, alguien había estado manipulando la situación.
“Eso es lo que explora la película, cómo podemos generar una imagen del otro o del exterior para el beneficio del interior”, explicó Del Paso.
Si bien los niños, de 12 años cuando filmaron, no eran actores, se prepararon durante seis meses para asumir sus roles.
Ello le permitió a Valeria Lamm interpretar a Jordi, quien acosa escolarmente a su compañero, y a Lucciano Kurti entender los cambios que sufre su rol, Joaquincito, por presión social.
“La película la fui compartiendo con ellos mientras nos íbamos acercando a un momento difícil. El trabajo era día a día ir introduciéndolos, nunca leyeron el guion, más bien les expliqué la película como pasaba.
“Al final terminó siendo una cosa más de terror y fuerte, había elementos que no les decía para que pudieran interpretar su papel con una naturalidad más grande sin saber realmente la consecuencia mayor de lo que estaban haciendo”, compartió Del Paso.