EL-SUR

Jueves 13 de Agosto de 2020

Guerrero, México

Espectáculos  

Fallece víctima de cáncer a los 53 años el músico Pau Donés, líder de la banda Jarabe de Palo

El cantautor catalán luchó contra el padecimiento desde 2015. Se mantuvo activo hasta mayo pasado

Staff / Agencia ReformaCiudad de México

Junio 10, 2020

 

En cantautor catalán Pau Donés, en una conferencia de prensa en la Ciudad de México el 18 de septiembre de 2017, para anunciar un concierto de recaudación de fondos para los afectados por los sismos que golpearon al país ese año Foto: Agencia Reforma

Lo único que logró doblegar a Pau Donés, líder de la banda de rock Jarabe de Palo, fue el cáncer.
A los 53 años, el intérprete de La flaca, Depende, Bonito y Grita murió ayer, en su natal Barcelona, debido al cáncer de colon que se le diagnosticó en 2015, informaron sus familiares en un comunicado difundido en redes sociales.
El catalán siempre dio pelea al mal en hospitales y en su casa, estudio o incluso en los escenarios.
El músico, cuya carrera musical comenzó en 1995, hizo público su padecimiento, fue operado en más de una ocasión, acudió a sesiones de quimioterapia. Se mantuvo activo en redes sociales y tenía esperanzas.
“¿El cáncer te cambia? Para nada. Te avisa, te puede asustar e incluso te acompaña para siempre, pero no es algo tan importante como para cambiarte. Vivir es urgente”, dijo en una de sus últimas visitas a México.
Pero el mal no cedía. El año pasado se retiró de la escena –en parte, para convivir con su hija, Sara, hoy de 16 años–, si bien le quedó ánimo e inspiración para grabar un disco más, Tragas o escupes, publicado recién este 26 de mayo.
Luz Casal recordará a Donés como alguien exitoso, valiente y con mucho optimismo.
“Hoy (ayer) ha sido un día en el que han aparecido cantidad de momentos en mi mente, desde la primera vez que lo escuché hasta la última que hablé, hace unos días, el 25 de abril.
“Pau siempre fue una persona extraordinaria, un hombre joven, muy tierno, con éxito, guapo. Tenía valores y virtudes que lo hacían muy interesante; tuvo una vida emocionalmente fuerte, dura, pero en todo momento con el ánimo muy arriba”, dijo Casal, en entrevista desde España.
La intérprete de No me importa nada destacó que nunca se dio por vencido.
“Hablamos varias veces, la última vez que lo hicimos él era consciente de que le quedaba poco tiempo (de vida) y lo asumía”, expresó Casal, quien superó dos veces el cáncer de mama. “Descanse en paz. En este caso nos quedan las canciones; en mi caso, y en el de algunos colegas más, su memoria, su nobleza y alegría.
“Él tenía letras muy directas, aparentemente ligeras, pero con mensajes profundos, siempre de esperanza, incluso en La flaca hay ese sentimiento de esperanza de recuperar algo, no venirse abajo. Esa parte de su carácter no sólo en lo profesional, sino en lo personal”.

Conectado con México

Camilo Lara, fundador de IMS (Instituto Mexicano del Sonido, agrupación de música electrónoca y experimental), se hizo amigo de Pau Donés hace dos décadas. Era directivo de Virgin, sello de EMI Music, y luego trabajó en Warner Music.
“Era muy querido, siempre tuvo un trato cordial. Fuera del escenario era muy, muy cariñoso, muy simpático. Cuando llegaba a la oficina saludaba a las personas de abrazo, de mano, de beso, era cordial. Siempre trabajó con la misma gente, desde que empezó a trabajar hasta que terminó”, contó Lara.
Juntos trabajaron en la promoción de Depende (1998) y De vuelta y vuelta (2001). En la disquera de Lara, Casete, editó en México Tour americano 14/15, 50 palos y Jarabe filarmónico.
“Era un brutal enamorado de la música mexicana, de José Alfredo Jiménez, de Armando Manzanero, de Chavela Vargas, de Paquita la del Barrio. Sabía mucha música, le gustaba mucho toda esa música tradicional mexicana”.
Jorge Martí, vocalista del grupo español La Habitación Roja, atestiguó en el Vive Latino de 2008 la entrega de los fans mexicanos a Jarabe de Palo, al igual que en el tapatío Festival Coordenada de 2017, el último que compartió con Donés.
“Entonces estaba delgado, pero no tan desmejorado. Era un ejemplo en lo musical, pero en estos cinco años (con cáncer) dio en España una lección de cómo afrontar una enfermedad, de coraje, actitud y cómo aprovechar la vida que te queda. Era muy trabajador.
“Tenía muy asumido a lo que se enfrentaba, pero se iba de gira con la banda. Viajaban a otros países, con cambios horarios, y se adaptaba, aunque tenía periodos duros físicamente”, dijo Martí, en entrevista.