EL-SUR

Lunes 21 de Enero de 2019

Guerrero, México

Espectáculos  

“Fue una inyección” para Leo Dan que Cuarón usara una canción suya en Roma

Quiere el cantautor argentino que el director haga su biografía. Ante las críticas, Netflix retira de su plataforma los subtítulos en castellano de la cinta

Enero 11, 2019

Te he prometido, pieza del célebre compositor sudamericano, sonó en los Globos de Oro en las dos ocasiones en las que Cuarón subió al escenario a recoger sus trofeos como Mejor Película Extranjera y Mejor Director. Foto: Agencia Reforma

Mario Abner Colina / Agencia Reforma

Ciudad de México

Leo Dan, cuya canción Te he prometido aparece en una escena en Roma y sonó en los Globos de Oro cuando Alfonso Cuarón recibió sus dos estatuillas doradas, quisiera que el mexicano dirigiera una película sobre su vida.
“Es un tremendo personaje, un tremendo director. Pienso hacer una película de mi vida y me encantaría que le tomara afecto a mi vida, a ver si hace una obra de arte con ella como Roma”, dijo en entrevista desde su casa en Miami.
Al cantautor argentino le parece un regalo de Dios que su éxito romántico, que escribió por un desamor de adolescencia, le esté dando la vuelta al mundo gracias al laureado filme.
No es la única pieza de época que se muestra en Roma (por ahí hay temas de Rigo Tovar, Juan Gabriel y Rocío Dúrcal), pero es el que más se ha relacionado con la historia de la empleada doméstica Cleo.
“Todavía no podemos despertar de este sueño maravilloso, todo mundo está hablando de esto. Ha sido una inyección”, se congratuló.
Nacido en Argentina hace 76 años, Leo Dan aclaró que fue el propio Cuarón quien pidió a la prensa extranjera de Hollywood que Te he prometido amenizara un hipotético triunfo.
Uno de los famosos presentes en la ceremonia, que quedó hechizado con la melodía fue, ni más ni menos que Harrison Ford, estrella de Star Wars e Indiana Jones.
“Me informaron que (Harrison) mandó a comprar todos mis discos. Me imagino que mi disquera se los habrá mandado de regalo, ¡porque a un personaje de esta talla no lo tenemos que descuidar!”, bromeó.
“¿Que tal que le proponemos a Harrison Ford, ahora que pidió mis discos, que cante conmigo un dueto?”, cuestionó con humor.
Roma, relató, lo transportó a la década de los 70, en que vivió en el país luego de una estadía en España.
“Esos años yo los viví con mucho éxito y cariño en México. Creo fueron los mejores años de vida. Recuerdo que canté en el Teatro Metropólitan y lo enfocan allí en la película. Dije: Wow. Allí en México tuvimos la suerte de tener dos chicas que nos adoraban, nanas que nos cuidaban a nuestros hijos. Los cambiaban para que se fueran al colegio. Fueron hermosas, divinas”, dijo el también intérprete de Cómo te extraño.

Subtítulos en Roma “facilitan más la comprensión”, dicen en España

Netflix cambió los subtítulos en español para Roma, tras la polémica surgida por la diferencia entre las partes habladas con expresiones mexicanas y los rótulos.
De esta manera, los usuarios de la plataforma que accedan a la película podrán ver la correspondencia entre las partes habladas por los actores y los subtítulos. La película también incluye subtítulos para las conversaciones en mixteco.
En cines de España, Roma únicamente se mantiene en cartelera en el Verdi y en Conde Duque Aguilera, ambos en Madrid. Un portavoz de estas salas confirmó que lo decidieron así porque “facilitan más la comprensión. Desde el inicio entendimos que la versión con subtítulos en castellano era la que facilitaba más la comprensión para nuestros espectadores, así que continuaremos con ella en nuestros cines”, resaltó
Una de las críticas a esta situación vino del académico de la Real Academia Española (RAE), Pedro Álvarez de Miranda, quien considera “sorprendentes e innecesarios” los subtítulos en español, que además han supuesto “una pérdida de tiempo y dinero” para los responsables de la distribución de la cinta.
“No se trata tampoco de poner el grito en el cielo, porque no es para tanto, pero sí que alguien tendría que decir a los distribuidores que en cierto modo están perdiendo el tiempo y el dinero subtitulando una cosa que ya estamos entendiendo y que podría ser chocante fuera de España, en otros países hispanohablantes”, señalaba el académico.
En cualquier caso, De Miranda no se mostró “muy partidario de las quejas” e insistía en la idea de “no poner el grito en el cielo” con este asunto. Simplemente recordar que no es necesario, nunca lo ha sido, y desde luego la Asociación de Academias insistimos en que es un gran beneficio mutuo la unidad de la lengua española, por encima de la diversidad. (Redacción).