EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Espectáculos  

La disco Baby’O fue alma de la vida nocturna de Acapulco y escenario de películas y videos

Su leyenda se forjó con visitantes como Rod Stewart, Bono, Michael Jackson, Sylvester Stallone y sobre todo Luis Miguel

Rodolfo G. Zubieta / Agencia Reforma Ciudad de México

Octubre 01, 2021

Un bombero sale del siniestrado Baby’O, que fue inaugurado en 1976 y tomó su nombre de la canción Baby-O, de Dean Martin Foto: Agencia Reforma

Rodolfo G. Zubieta / Agencia Reforma

Ciudad de México

Luego del incendio que sufrió la madrugada del miércoles, la discoteca Baby’O parece que finalmente terminó su ciclo de vida tras 45 años de mantenerse vigente como uno de los lugares de reunión más importante de los famosos internacionales y nacionales.
Al más puro estilo del Studio 54, en Nueva York, o The Scotch of St. James, en Londres, el Baby’O de Acapulco, durante décadas fue conocida como el alma de la vida nocturna en el puerto, la discoteca más exclusiva de México, punto de reunión importante para socialités, políticos, modelos y estrellas de Hollywood.
Desde sus visitantes VIP, como Rod Stewart, Bono, Michael Jackson y Sylvester Stallone; las fiestas legendarias de su cliente estrella, Luis Miguel, y hasta su época “actuando” en videos y películas, fue grande la importancia que alguna vez tuvo este lugar en el panorama del entretenimiento en México.
Inaugurado en 1976 por el empresario Eduardo Cesarman, el lugar tomó su distintivo nombre de la canción Baby-O, de Dean Martin, uno de los miembros del llamado Rat Pack, de Frank Sinatra (quien se presume que, en algún momento, lo visitó de incógnito).
Con su política extraoficial de permitir que la gente saliera de la fiesta hasta las 6 de la mañana y su estricto código de vestimenta (casual-formal, nada de sandalias y bermudas), los mitos y realidades que rodeaban al inmueble son inmensos. Sin embargo, ninguno se le compara a la lista de invitados que, por años, llegó a presumir.
Sin muchas fotografías que lo corroboren (por la exclusividad y discreción que pedían los involucrados), se sabe que lo visitaban con regularidad famosos como Brooke Shields, Julio Iglesias, Elizabeth Taylor, Geena Davis, Tony Curtis, Bono, Pierce Brosnan, Michael Jordan y Marc Anthony.
Así como figuras mexicanas como Mijares, Mauricio Garcés, Verónica Castro, Belinda, Adrián Uribe, Ninel Conde, Cristian Castro, Eiza González, entre muchos otros.
Dentro de su capacidad para 700 personas, siempre tenía un lugar reservado para quien, por años, parecía que era su vocero oficial: Luis Miguel.
El intérprete incluso llegó a grabar algunos videos musicales en su interior, al grado de que solicitó personalmente que la discoteca tuviera un cameo en su serie de Netflix.
Algunas de las producciones de Hollywood que filmaron dentro de la discoteca o la mostraron de fondo en alguna escena, de acuerdo con el portal IMDB, incluyen la cinta de James Bond, Licencia para matar (1989), Pure luck (1991) y la serie The A-Team, entre otras.
También brilló en proyectos mexicanos como Fiebre de amor (1985) y No se aceptan devoluciones (2013); en los realities Paradise Hotel y Acapulco Shore, y telenovelas como Acapulco, cuerpo y alma y Amigas y rivales.