EL-SUR

Sábado 15 de Diciembre de 2018

Guerrero, México

Espectáculos  

Llama Roger Waters a proteger a los niños en su concierto en Guadalajara; son la resistencia, dice

Involucra el cofundador de Pink Floyd a cerca de 14 mil seguidores en su espectáculo inmersivo, en una experiencia visual y sonora

Jonathan Hernández / Agencia ReformaGuadalajara

Diciembre 06, 2018

 

Si bien hay muchos adjetivos que podrían usarse para describir a Roger Waters y su gira Us + Them, los positivos podrían estar en la parte superior de la lista para la mayoría de los cerca de 14 mil fans que asistieron este martes a su primer concierto en la Arena VFG.
Mientras los fieles del británico y de Pink Floyd, banda que lideró hasta mediados de los 80, avanzaban por el tráfico en la carretera a Chapala para llegar al sitio –o a través de las puertas del recinto– las expectativas eran altas, pero éstas se cumplieron gracias a que el cantante presentó una travesía de reflexiones políticas y sociales, además de un espectáculo inmersivo, en la experiencia visual y sonora.
El ataque a los sentidos comenzó a las 21:30 horas, cuando las luces se apagaron con Breathe.
El intérprete de 75 años se colocó al centro del escenario, junto a sus coristas Jess Wolfe y Holly Laessig; vestía unos jeans negros y playera del mismo color.
Sin muchos adornos encima, luciendo como la antítesis de una estrella de rock, hizo que la música hablara y la ovación de los asistentes, la mayoría de ellos entre 30 y 50 años, no paró.
Luego, unos relojes animados giraron lentamente y después aceleraron hacia el público desde las profundidades de la pantalla trasera, con un tic tac perturbador que resonó por las bocinas colgadas alrededor de la arena, anunciaban el turno de Time, uno de sus grandes éxitos contenidos en The Dark Side of the Moon.
The great gig in the sky, One of these days, Welcome to the machine, Picture that, Wish you were here y Another brick in the wall fueron algunos de los temas que dieron vida a la primera parte del espectáculo.
En la última canción, un grupo de niños de la fundación Pasión por Ayudar, de Guadalajara, subieron al entarimado vestidos como prisioneros y con bolsas negras sobre sus cabezas, las cuales cuando fueron retiradas el escenario se iluminaron. La leyenda “Resiste” se leía en sus camisetas.
“Saben que yo siempre invito a los niños de todo el mundo a mis espectáculos. Ellos son quienes deberán resistir los próximos problemas del mundo. Debemos amarlos, protegerlos”, compartió Waters.
Durante el receso de 20 minutos aparecieron varias leyendas en pantalla en referencia a personajes a los que la humanidad debe resistir, como Donald Trump, Jair Bolsonaro, Bashar Al-Assad, entre otros.
Al regreso se levantó una estructura con pantallas sobre la muchedumbre y sonó Dogs.
Imágenes con mensajes de crítica política también se proyectaron desde ahí. En Pigs destacaron las fotos de Trump y un cerdo gigante que flotaba con la frase “Sean Humanos”.