EL-SUR

Jueves 20 de Enero de 2022

Guerrero, México

Espectáculos  

Muere el cineasta Felipe Cazals, que en sus películas reflejó la crudeza de México

Fundador del llamado Cine de la Ruptura, el realizador dirigió los clásicos Canoa, Las Poquianchis y Los motivos de Luz

Agencia Reforma Ciudad de México

Octubre 18, 2021

 

Felipe Cazals, director fundamental en el cine mexicano contemporáneo, falleció a los 84 años el sábado pasado de cáncer de esófago.
Apenas hace unos meses, en una charla con Reforma, comentó que se estaba cuidando por la pandemia, pero que tenía, como siempre, proyectos que buscaba filmar mientras le alcanzara la vida.
“Yo nunca dejo de pensar que filmaré algo en cuanto se pueda. Mientras haya vida, está la posibilidad”.
Estaba contento porque, con la restricción de público en las salas, estaban programando sus películas en ciclos online (incluso recientemente Canal 22 le rindió un homenaje).
“Sería presuntuoso de mi parte decir qué películas mías valen la pena. Eso debe decirlo el público. Lo que, humildemente, puedo asegurar, es que hay algunas que aguantaron el paso del tiempo, y otras, no”.
Realizador fundador del llamado Cine de la Ruptura, ese que en los años 70, con financiamiento del Estado, expuso una realidad cruenta y sin tregua de México.
Películas como Canoa, que recreó el linchamiento de unos trabajadores de la Universidad de Puebla confundidos por comunistas en el pueblo de San Miguel Canoa), o El apando, relator basado en lo que vio el escritor José Revueltas cuando estuvo en la penitenciaria de Lecumberri, son ya clásicos instantáneos.
¿Qué decir de Las Poquianchis? Drama verídico que conmocionó a la sociedad de su tiempo y que Cazals llevó al cine sin concesiones, mientras Jorge Ibargüengoitia prefirió darle un tono de comedia en su novela Las muertas.
Su cine marcó a generaciones de realizadores nacionales: Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón, Carlos y José Luis García Agraz, Luis Estrada, Gabriel Retes.
“Estamos devastados. La historia contemporánea del cine mexicano no se entiende sin la presencia de sus películas”, dijo el sábado Leticia Huijara, actriz y próxima presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.
Cazals había atravesado años atrás por una delicada convalecencia tras una cirugía a corazón abierto. En su momento de mayor creatividad enfrentó problemas de alcoholismo que afectaron su trabajo fílmico y lo enemistaron con algunas figuras y productores.
“A estas alturas no puedo decir que no estoy satisfecho con lo que he hecho. Hay películas a las que les puse mucho corazón y vísceras, y otras que fueron para llevar el pan a la mesa. Así lo veo”, sostuvo Cazals, nacido el 28 de julio de 1937 en Francia, donde cumplió parte de su formación, aunque vivió en México desde pequeño.
En su vitrina quedan siete premios Ariel, más el Ariel de Oro, el Oso de Berlín y la Concha de Plata de San Sebastián.

Digno hasta la muerte

El compromiso de Felipe Cazals con reflejar las injusticias en México fue tal que iba a recibir el reconocimiento Digna Ochoa en la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) por su documental Digna: Hasta el último aliento, que plantea la responsabilidad del Estado mexicano en el crimen.
El filme de 2004 mostró una hipótesis del asesinato de la abogada y activista Digna Ochoa y Plácido, cometido hace 20 años, la cual se sostuvo durante las audiencias de la Corte Interamericana de Derechos Humano y llevó a que el gobierno aceptara su responsabilidad y reabriera el caso.
Vanessa Bauche, quien protagonizó el largometraje, habló con Cazals el viernes para avisarle del reconocimiento y ve en ese detalle una digna forma de recordar al director.
“Es un documental que habla del compromiso tan férreo e inquebrantable que el maestro tenía con la verdad histórica, con la justicia social, con el amor a México en aras de que se transforme esta realidad que vivimos de tantas violencias. Eso siempre nos unió, ese interés e ilusión de que las cosas fueran de otra forma.
“Su aporte fílmico también fue en pro de la justicia social. Quien quiera entender el México actual puede acudir a ver su obra, que visibiliza las heridas más profundas de nuestras conductas con la intención de que no se repitan. Fue una característica de él hasta su último momento”, resaltó Bauche en entrevista telefónica.
El cine de Cazals retrató lo más crudo del país: en Los motivos de Luz, premiado en el Festival de San Sebastián, sigue a una mujer presa por la acusación de asesinar a sus hijos; Canoa (1976), galardonada en Berlín, muestra el linchamiento de unos jóvenes y Las vueltas del citrillo (2005), reconocido en el Festival de la Havana, se refleja la investigación lingüística que el cineasta realizó por años sobre formas de hablar en México en el siglo XX.
“Sus películas se pueden ver y no les ha pasado el tiempo… todo sigue siendo un cine vigente, vivo, del siglo XXI”, resaltó Patricia Reyes Spíndola, protagonista de Los motivos de Luz y participe de Las Poquianchis y Chicogrande.
Para compartir las historias en su cine de ruptura, actrices que trabajaron con él recuerdan que Cazals solía ser duro en su set. Cuando salió de la audición de Las vueltas del citrillo, Giovanna Zacarías pensó que no podría con la cinta.
También destacan su amabilidad y el tiempo que les dedicaba: Bauche lo consideró un padre y Reyes Spíndola su impulsor.
“Tenía su manera de sacarte lo mejor. Cuando hicimos Los motivos de Luz me llevó a Chapultepec a que viera yo a los tigres. Nos sentamos y entonces me dijo: ‘esa es la mirada que vamos a usar en esta escena, esa mirada en otra’. Fue muy muy lindo”, recordó Patricia.
Giovanna lo considera parte de una generación contestataria, compuesta por Jorge Fons, Jaime Humberto Hermosillo, Paul Leduc y Arturo Ripstein.
La directora de Escuela Para Seductores habló cada semana con el realizador los últimos meses porque él le había planteado un proyecto; ahora ella prefiere guardarlo como una confidencia entre los dos.
“El cine incómodo siempre va a ser el mejor, Felipe era una persona que le gustaba estar en un cine más cerca de las trancas del pueblo, donde es el medio por excelencia para perpetuar un momento histórico, decir una injusticia, sacarla a la luz, generar una reflexión. Ese es el cine de él.
El ganador de siete Arieles y el Ariel de Oro fue cremado al sur de la Ciudad.
Sus cercanos adelantan que se plantea realizarle un homenaje en los Estudios Churubusco, pero mientras se confirma, Bauche recibirá el reconocimiento Digna Ochoa en su honor y espera que Rosa Eugenia Báez, esposa del director, pueda enviar unas palabras para leerlas.

Lamentan su partida

“Era muy buen maestro, tenía un carácter fuerte con sus actores, pero los alumnos después no nos creían cuando lo contábamos porque con ellos era muy amoroso. Antes de la pandemia teníamos planeado un curso”.
La actriz Patricia Reyes Spíndola, recordó que “cuando era adolescente me encontré con su filmografía incluso en contra de la voluntad de mi mamá, que me dijo que no estaba lista porque eran películas muy fuertes. Entonces le dije que cerraría los ojos, así lo hice y descubrí que sonoramente había una verdad escénica. Así supe el tipo de cine que quería hacer, que algún día quería trabajar con ese director y lo hice dos veces”.
Vanessa Bauche, expresó que “el cine ha perdido a uno de los grandes. Nuestra generación ha perdido a un maestro ejemplar y noble. Cazals es enorme, ayer, hoy y siempre. Gracias por tu obra y tu bondad, Felipe. Por ayudar a las generaciones futuras”.
Mientras que Guillermo del Toro, dijo en redes sociales que “ha muerto el gran director de cine mexicano, Felipe Cazals, a quien tuve el honor de conocer en persona y a quien pude agradecerle la magnífica obra que influyó en el trabajo de tantos, entre quienes me incluyo. Enorme pérdida para la cultura de este país”.
“Ha partido Felipe Cazals. Querido Felipe, gracias por enseñarnos y querernos tanto. Siempre te recordaremos como lo que fuiste: un ser humano y cineasta de fuertes convicciones sociales que se retrataban en todas sus películas. Descansa en paz y hasta pronto F”.
Guillermo Saldaña, actor, director y productor, publicó que “se va uno de los últimos pesos welter del cine mexicano. Felipe Cazals le dio una identidad única a nuestra cultura con varios clásicos, con mucha fuerza y sin tapujos, que nos deja como herencia. Larga vida a la leyenda y un pésame a la familia y amigos. QEPD”.