EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Espectáculos  

Rinden homenaje en inauguración del FICG al cineasta Carlos Saura y a la actriz Elsa Aguirre

También reciben reconocimientos el director español Julio Medem y el guatemalteco Luis Argueta, quien reclama en el acto la falta de apoyo al cine de parte del gobierno de su país, invitado de honor al encuentro fílmico en Jalisco

Octubre 02, 2021

El realizador español Carlos Saura durante su discurso tras haber recibido el Mayahuel de Plata en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara Foto: Agencia Reforma

Abril Valadez / Agencia Reforma

Guadalajara

La gala inaugural del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) este viernes sirvió para rendir homenaje a cuatro figuras monumentales del cine en México, España y Guatemala.
Ante 500 asistentes, según los organizadores, en el Auditorio Telmex, la primera galardonada fue Elsa Aguirre. La legendaria actriz, de 91 años, no acudió a recibir el Mayahuel de Plata al Cine Mexicano, pero agradeció a distancia.
“Esta artista antes no valoraba estas cosas. Es un alto honor y el cariño que siento de todos ustedes. Muchísimas gracias”, dijo.
Después vino el turno de Carlos Saura. El cineasta español, antes del reconocimiento presentó su más reciente cortometraje, Rosa Rosae, en el que, con ilustraciones de su autoría y con la canción homónima, de José Antonio Labordeta, narra los horrores de la Guerra Civil de España desde el punto de vista de un niño.
Saura, de 89 años, recibió el Mayahuel de Oro a la Trayectoria de Vida. El director de filmes como Cría cuervos recordó que su corto no será lo único que presentará en el FICG 36: filmó en Jalisco la película El rey de todo el mundo, que estrenará en el certamen.
“He venido un día tormentoso, o sea, que debe de ser una buena señal. Yo hace dos años he estado aquí, por meses, dirigiendo una película que se estrena aquí el lunes (4 de octubre) exactamente, que ha sido una maravilla hacerla en Guadalajara, ha sido un placer enorme”, comentó.
También fue celebrado su paisano Julio Medem, de 62 años, quien recibió el Mayahuel al Cine Iberoamericano. El director de Los amantes del Círculo Polar reveló sus planes.
“Estoy en un momento de mi vida muy especial. A mi edad voy a tomar un camino que necesito hacer: voy a hacer también cine a través de ser creador, guionista y director de series de televisión. Seguiré haciendo cine, pero llevo unos años en que pienso que necesito más tiempo en la historia para mis personajes, mis tramas, conflictos y emociones”, acotó.
El guatemalteco Luis Argueta, de 74 años, representante del país invitado del FICG, fue honrado al final. El realizador de El silencio de Neto recordó que Guatemala no ofrece los mismos apoyos al cine como se dan, por ejemplo, en Jalisco.
“Es para mí un gran honor recibir este homenaje en nombre de todos los cineastas guatemaltecos que me acompañan en la delegación que ha venido a este festival, no con el apoyo del Estado guatemalteco, sino a pesar de dicho apoyo, en un momento en que se comienza a discutir en Guatemala la ley de cine”.
La inauguración del FICG también contó con una proyección exclusiva de Duna, la nueva cinta de Denis Villeneuve.

Ofrecerá Carlos Cortés una master class

Si algo sabe hacer Carlos Cortés es comunicar a través de los sonidos.
El ingeniero de audio ofrecerá el sábado una master class en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), donde expondrá su conocimiento sobre el sonido, la escucha y la audición.
El ganador del Premio de la Academia en 2021 a Mejor Sonido por la película The sound of metal adelantó cómo abordará el contenido de su charla magistral, la cual es uno de los platos fuertes del festival de cine.
“El énfasis de la master class tendrá que ver mucho con el escucha, la capacidad de poner atención a este sentido que siento que se da por sentado, que es la audición, y las cualidades que tiene. Por lo menos desde mi óptica, cómo te da presencia este sentido en particular. Me gustaría abordarlo por ahí”, explica el capitalino.
Con su clase, el ingeniero de audio abona a la profesionalización de la labor en el sonido y a la suma de conocimientos para esta disciplina en México, ya que, consideró, si bien se ha avanzado en los últimos años, todavía hay ciertos huecos por llenar.
“Todavía está polarizado el aprendizaje sobre el sonido porque hace 10 años sí sentía que había como un gran hoyo en el conocimiento sobre todo en lo audiovisual. Creo que en la última década ya hay escuelas que han formado bien o mal a la gente, pero sí veo que hay mucha pasión, por lo menos en los colegas con los que yo he trabajado.
“En México sí hay gente con más capacitación, ahora creo que falta desarrollar más ya teniendo estas bases técnicas, la creatividad. Pero considero que la evolución va por muy buen camino. Definitivamente de hace 10 años hacia acá ya es distinto. No es muy notorio todavía, pero sí es evidente por ejemplo, escuchando las películas, que aunque tengan mala fama, en los últimos 10 años cada vez suenan mejor”, aseguró Cortés, de 36 años.
The sound of metal, filme donde participó Cortés en el sonido, fue elogiado en particular por su trabajo de audio, ya que la trama de la cinta gira en torno a un baterista que pierde la audición. El Oscar lo ganó junto con otros dos mexicanos: Jaime Baksht y Michelle Couttolenc.
“Teníamos registros sonoros de la corporalidad, en este caso de Riz Ahmed, que se hicieron con micrófonos de contacto, hidrófonos y ese tipo de registros muy distintos. Definitivamente no es algo que se usa comúnmente en el cine. Pero esos elementos formaron parte de un universo sonoro muy distinto a como normalmente se aborda. Creo que eso fue lo que nos hizo descifrar este lenguaje que se logró obtener como equipo”.
El mexicano tiene un gusto particular por la música desde pequeño, ya en la preparatoria tocaba en una banda de rock llamada Slalom, y jugaba con los sonidos. Cuando le tocó estudiar la universidad, al no existir carrera de producción de audio, estudió Ingeniería en Electrónica y Comunicaciones, la cual abandonó al poco tiempo.
Por esto, viajó a Estados Unidos para ser ingeniero de sonido.
Cortés, quien también se siente orgulloso de su trabajo en filmes como Tormentero, de Rubén Imaz, y Nuestro tiempo, de Carlos Reygadas, tiene su propia empresa llamada Phonolab, donde agrupa a personas que trabajan en el sonido, con diferentes especialidades.
“Lo que tratamos de hacer es conjugar diferentes equipos que tengan diferentes proyectos, no solo los audiovisuales, sino exposiciones o presentaciones, conciertos. La idea detrás de esto es hacer un colectivo de gente especialista que pueda atender las diferentes necesidades de un proyecto”.
Con Phonolab, actualmente, Cortés trabaja en el universo sonoro y la música de un videojuego llamado Mictlán, que es desarrollado por mexicanos en Japón.