EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Grafico  

Hace 24 años Paulina arrasó en zonas de Acapulco

Se salvó de la corriente del Paulina hace 24 años y sigue viviendo cerca del río de El Camarón El 9 de octubre de 1997 el fenómeno natural causó severos daños en viviendas, inundaciones y pérdidas de vidas humanas en Acapulco Aurora Harrison “No pudimos dormir por la intensidad de la lluvia que arrasó con … Continúa leyendo Hace 24 años Paulina arrasó en zonas de Acapulco

Aurora Harrison

Octubre 09, 2021

El 9 de octubre de 1997 en la madrugada pasó por Acapulco el huracán Paulina de categoría 4 y dejó 200 muertos, 50 desaparecidos, 350 heridos, 50 mil damnificados, 5 mil casas dañadas y 33 embarcaciones hundidas. A los lados del río de El Camarón (imagen), una de las zonas más afectadas, hay casas de concreto donde las familias viven nuevamente en peligro, y se han construido andadores por donde los vecinos caminan a un paso del río, sin miedo, pero saben que deben estar alertas y salir de sus viviendas cuando la corriente crece Foto: Jesús Trigo

Se salvó de la corriente del Paulina hace 24 años
y sigue viviendo cerca del río de El Camarón

El 9 de octubre de 1997 el fenómeno natural causó severos daños en viviendas, inundaciones y pérdidas de vidas humanas en Acapulco

Aurora Harrison

Casas construidas junto al río el Camarón en la colonia Palma Sola en Acapulco, a 24 años del Huracán Paulina Foto: Jesús Trigo

“No pudimos dormir por la intensidad de la lluvia que arrasó con la vivienda de la vecina”, recordó Mayra a 24 años del huracán Paulina, ocurrido el 9 de octubre de 1997, que causó severos daños en viviendas, inundaciones y pérdidas de vidas humanas.
Esa madrugada del 9 de octubre, el huracán categoría cuatro, sorprendió a los acapulqueños. De acuerdo con datos, el fenómeno dejó 50 mil damnificados, 200 muertos, 350 heridos, 50 personas desaparecidas, 5 mil casas dañadas y 33 embarcaciones hundidas.
Además 500 vehículos destrozados, 38 detenidos por pillajes y daños por 600 millones de pesos. La torrencial lluvia fue de 411.2 milímetros de agua acumulados en menos de 24 horas, lo que ocasionó inundaciones y crecientes de ríos, así como deslaves de tierra.
“No ha llovido con esa intensidad (desde hace 24 años), pero cuando llueve y tarda muchos días estamos con el temor de que vaya a crecer el río, porque sí crece, pero no al grado de subir como esa ocasión que pasó por arriba de la casa”, contó Mayra.
Su vivienda, construida de un nivel, se encuentra cerca del río de El Camarón, junto a su inmueble, están las ruinas de la casa que habitaban sus vecinos, que luego del huracán se fueron a vivir a otra colonia.
“Ese día no dormimos cuando empezó a llover, el agua seguía creciendo y pasó arriba de la casa, hasta que se llevó la casa de en medio fue que bajó y nos salimos, se oía feo porque retumbaba porque las piedras se venían golpeando”, contó.
Ella tenía 15 años cuando ocurrió el huracán categoría cuatro que afectó Acapulco, desde entonces a la fecha, hicieron algunas adecuaciones a la vivienda, como un muro para que no se metiera el agua, siguen viviendo cerca del río.
“Estamos aquí porque no tenemos donde más vivir, los vecinos que vivían en la casa que está a lado se mudaron, la que estaba en medio y que se la llevó, las personas que vivían se fueron a vivir a la Morelos”, contó, mientras mostraba con las manos las adecuaciones que le hicieron a su vivienda.
Recordó que eran como las 5 de la madrugada y no podían salir porque el agua del río rodeó su casa, se salieron como hasta las 7 de la mañana cuando escucharon un fuerte ruido cuando la corriente arrasó la vivienda que estaba cerca de su casa.
“Los vecinos que vivían en la casa que estaba en medio del río se salvaron, ellos cuando vieron que empezaba a subir el agua y se metía a su casa se salieron, se vinieron a la casa aquí con nosotros y después se fueron para otro lado”, indicó.
Explicó que esa madrugada estaba muy oscuro y no se veía nada, sólo se escuchaba el sonido de las piedras que eran arrastradas por la corriente. De su casa pudieron salir hasta las 7 de la mañana, fue cuando se dieron cuenta del “desastre” que dejó el huracán.
Después de eso estuvieron un día fuera de su casa, “después nos volvimos a regresar a la casa, no teníamos muchas cosas porque apenas estábamos construyendo”.
Mencionó que en la actualidad cuando llueve “estamos alertas, tenemos nuestras cosas, lo más importante que son documentos guardados para llevar en caso de algún desastre”.
Para hoy sábado el gobierno pretende llevar a cabo un izamiento de bandera a media asta y la colocación de una ofrenda floral en la Plaza de la Esperanza, que se ubica en la avenida Cuauhtémoc.
Con el cambio de gobierno, el coordinador de Protección Civil es Efrén Valdés, el mismo que estuvo al frente de la dependencia cuando ocurrió el huracán, y en declaraciones indicó “los asentamientos irregulares dejaron de crecer a raíz de ese fenómeno”.
Aunque, precisó, “eso no quiere decir que la gente siga asentándose en lugares irregulares, que ha aminorado, pero todo (los daños) se dio en el primer cuadro de la ciudad”. Recordó que en ese tiempo declaró que los asentamientos irregulares eran consecuencia de “los líderes”.