EL-SUR

Miércoles 28 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Grafico  

Procesión por el río Mezcala para pedir abundancia de peces

    Salen pescadores en procesión religiosa por el río Balsas para pedir pesca abundante este año Desde hace cuatro años, los pescadores de esta parte de Guerrero realizan su procesión el 5 de enero, como una plegaria ante la disminución considerable de mojarras, que por muchas décadas ha sido el sustento de las familias … Continúa leyendo Procesión por el río Mezcala para pedir abundancia de peces

Lenin Ocampo Torres Mezcala

Enero 06, 2022

 

Ante la disminución de mojarras en el río, desde hace cuatro años, el 5 de enero familias de esa población que viven de la pesca salen en lanchas en una manifestación religiosa hacia el pueblo de Tlamamacan, del vecino municipio Mártir de Cuilapan. Esta vez le pidieron a San Cristóbal que en 2022 la producción aumente, que el río no disminuya su caudal y que la pandemia de Covid-19 no afecte su trabajo. Las aguas del río son ocupadas también por las mineras canadienses Equinox Gold y Media Luna, que operan cerca Foto: Lenin Ocampo Torres

 

Salen pescadores en procesión religiosa por el río Balsas para pedir pesca abundante este año

Desde hace cuatro años, los pescadores de esta parte de Guerrero realizan su procesión el 5 de enero, como una plegaria ante la disminución considerable de mojarras, que por muchas décadas ha sido el sustento de las familias

Lenin Ocampo Torres

Mezcala

En Mezcala, municipio de Eduardo Neri, los pescadores realizaron una procesión en lanchas, para pedirle a su santo patrono San Cristóbal, que este año sea abundante en su pesca, que el río no disminuya su caudal y la pandemia nos les afecte en su trabajo.
Desde hace cuatro años, los pescadores de esta parte de Guerrero realizan su procesión el 5 de enero, como una plegaria ante la disminución considerable de mojarras, que por muchas décadas ha sido el sustento de las familias que viven cerca del río Balsas.
“Ya no hay pescado, ya no agarramos como antes. Da tristeza ver el río, su nivel cada vez es más bajo y constantemente vemos que hay máquinas que se encargan de sacar piedras y arena para vender. Creemos que esto también afecta el caudal y el entorno de los peces, por eso hacemos este recorrido, para pedir que regrese la abundancia de tiempos pasados”, expresó uno de los pescadores antes de salir la procesión.
Al menos 50 lanchas zarparon a las 9 de la mañana de un puerto improvisado en las orillas de Mezcala, donde pescadores y familiares se dirigieron río arriba, a la comunidad indígena de Tlamamacan, municipio de Mártir de Cuilapan, para llevar la figura de San Cristóbal, que es venerado en la iglesia de esa población.
Los pescadores son esperados con cuetes y música de viento, por decenas de indígenas nahuas, que les ofrecen alimentos y les obsequian cadenas de flores de cempasúchil, como forma de agradecimiento por visitar la comunidad.
El santo permanece dos horas en la iglesia de Tlamamacan, donde las mujeres y hombres indígenas lo visitan, le ofrecen ofrendas y le prenden incienso. A la 1 de la tarde, San Cristóbal abandona la comunidad en medio de una procesión, que es despedida por el pueblo a la orilla del río.
“Es una tradición que comenzó el padre Germain (Muñiz García), fue la solución que nos dio luego de que tuvimos muchos años sin buenas pescas. Nos dijo que sacáramos al Santo y lo lleváramos al pueblo de Tlamamacan, donde también ellos sufrían de la misma situación que nosotros. Después de eso lo mataron, pero ese año nos fue bien, los siguientes también y ya el de la pandemia no la pudimos hacer, ese año sí nos fue mal”, comentó el pescador Urbano López Avalos al regresar a Mezcala.
El padre Germain Muñiz fue ejecutado en Taxco, el 5 de febrero de 2018, junto con el sacerdote Iván Añorve Jaimes, un mes después de que iniciara con la procesión de San Cristóbal. Desde ese año, los pescadores y pobladores acordaron continuar con esta peregrinación en honor al presbítero y para seguir teniendo mejores pescas.
“Sí nos funcionó, a partir de esa fecha nos mejoró la pesca. Pero llegó el año de la pandemia y francamente nos fue muy mal, muchos no podíamos salir a vender nuestro pescado. Tampoco las autoridades nos dejaban salir mucho a pescar, para evitar contagios y creo que se logró, porque no hubo fallecidos de esa enfermedad en el pueblo”, expresó Urbano López, quien lleva más de 40 años de pescador.
El recorrido de regreso de Tlamamacan a Mezcala dura dos horas, los pescadores y sus familiares forman una hilera de lanchas, que es encabezada por San Cristóbal. La banda de chile frito es subida a una embarcación y desde su salida hasta la llegada, no deja de tocar los sones tradicionales de jaripeo.
“Antes nos hacíamos 40 minutos, pero por el nivel del río tenemos que ir sorteando y buscando lo hondo para que nuestros motores de las lanchas no averíen”, contó un joven que manejaba una de las lanchas.
A las 3 de la tarde, los pescadores y sus familias llegaron a Mezcala, donde fueron recibidos por pobladores, quienes les ofrecieron pescado frito para comer, que es sacado por sus propias manos.
“Ahora, la preocupación de todos es que el río va bajando, creemos que la presa (El Caracol) es la culpable. Hay mucha arena donde no había y eso va absorbiendo el caudal de nuestro río, aunque estamos lejos de la cortina. Esperemos que este año sea bueno para todos, porque del río y la pesca es de donde vivimos”, finalizó Urbano López mientras bajaban a San Cristóbal, para regresarlo a la iglesia de Mezcala.
Mezcala se encuentra a la mitad de la carretera federal Chilpancingo-Iguala, su río alimenta la presa El Caracol que se encuentra en Apaxtla de Castrejón. Además, el agua es ocupada por las mineras canadienses Equinox Gold y Media Luna, que operan cerca de la cuenca del río Balsas.
En 2016 pescadores de Nuevo Balsas, denunciaron a Media Luna por la contaminación ambiental que la mina hacia en su río, donde se vieron afectados en su producción pesquera.