EL-SUR

Sábado 27 de Noviembre de 2021

Guerrero, México

Principal  

Bloquean calles y cierran oficinas trabajadores del gobierno estatal y de OPD

Exigen el pago de salarios y estímulos por años de antigüedad y bono de fin de sexenio Se suman a la protesta bomberos y trabajadores de Protección Civil También paran unos 200 trabajadores del Tribunal Superior de Justicia en el edificio de Caleta en Acapulco No hay dinero para dar un aumento salarial, anticipa López Celis Serán 60 millones los que dará el Insabi para el pago del FEGAC, precisa el sindicato Vuelven a labores en Capach tras reunión con la alcaldesa Norma Otilia Hernández

Emiliano Tizapa Lucena, Jacob Morales, Alejandro Guerrero y Francisco Magaña Chilpancingo, Acapulco, Iguala y Atoyac

Octubre 06, 2021

Se suman supernumerarios al paro estatal y  cierran el Recinto del Ejecutivo en la capital

Trabajadores supernumerarios del edificio Álvarez, donde está la Secretaría de Finanzas, se sumaron al paro Foto: Jessica Torres Barrera

Exigen, al igual que los de los OPD que ayer bloquearon calles, el pago de estímulos por años de antigüedad, bono de fin de sexenio y el pago de salarios

Emiliano Tizapa Lucena, Jacob Morales, Alejandro Guerrero y Francisco Magaña

Chilpancingo, Acapulco, Iguala y Atoyac

Trabajadores supernumerarios y de lista de raya del gobierno del estado se sumaron al paro laboral de los 17 Organismos Públicos Descentralizados (OPD) de diferentes secciones del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), y cerraron el Recinto de las Oficinas del Poder Ejecutivo del Estado para exigir el pago de estímulos por años de antigüedad, bono de fin de sexenio, así como el pago de salarios.
Además en la capital los trabajadores de las OPD continuaron por segundo día su paro laboral para exigir el pago de retroactivos, estímulos por años de antigüedad y bono sexenal, los del Centro de Rehabilitación Integral de Guerrero (CRIG) dependientes del sistema estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) bloquearon el encauzamiento del río Huacapa, y el crucero de las avenidas Ruffo Figueroa y Lázaro Cárdenas para exigir los pagos, pero no fueron atendidos.
Este martes en Chilpancingo desde las 7 de la mañana los trabajadores del gobierno estatal bloquearon los tres accesos del ex Palacio de Gobierno, así como la entrada de los edificios Juan Álvarez y Vicente Guerrero.
Consultada en el paro la representante de trabajadores supernumerarios, Lucía González Arellano dijo que los 4 mil 200 “trabajadores supernumerarios del gobierno del estado, del sector central” iniciaron el paro de labores ante el incumplimiento del pago de los años por servicio, por 10 años, y el bono de final de sexenio.
Detalló que el pago por años de servicios es de 11 mil 500 para cada trabajador por 10 años de servicio, en tanto el bono de fin de sexenio es de 3 mil pesos.
Mencionó que en sexenios anteriores a nueve días de que terminara la administración lo único que se adeudaba era el bono de fin de sexenio, y que precisamente hace seis años estuvieron en plantón más de dos semanas para lograr ese pago.
Manifestó su apoyo a los trabajadores de las OPD porque los apoyaron en el paro para el pago del bono del Día del Burócrata, pero sólo los supernumerarios de sector central recibieron el pago.
Informó que cerraron el ex Palacio de Gobierno, el edificio Juan Álvarez y el edificio Vicente Guerrero, y en otros municipios se tomaron las agencias fiscales.

A los de lista de raya les adeudan tres meses de salario

Además, los trabajadores de lista de raya también se manifestaron, uno de ellos de la Secretaría General de Gobierno, Luis Alfredo Albarrán Maldonado denunció que les adeudan tres meses de sueldo íntegro, “porque a nosotros no se nos paga mediante nómina”.
Dijo que otras 40 personas están en su misma situación, pero hay más trabajadores en otras áreas”.
En un recorrido los trabajadores dijeron que en el edificio Juan Álvarez y Vicente Guerrero hay aproximadamente 200 y 100 trabajadores respectivamente de lista de raya, con las mismas exigencias.
La secretaria general de la sección 42 del DIF agremiados al SUSPEG, Araceli Cortés detalló que se quedaron a dormir afuera de las instalaciones del CRIG, para que el gobernador sea sensible a sus demandas.
A las 10 de la mañana los trabajadores bloquearon el encauzamiento del río Huacapa y tres horas después se retiraron hacia el crucero de las avenidas Ruffo Figueroa y Lázaro Cárdenas, donde también bloquearon hasta las 4 de la tarde para exigir sus pagos, pero no fueron atendidos.
La secretaria general de la sección 26 del Invisur, agremiados al SUSPEG, Lucía Morales dijo que en su segundo día de paro de labores no tuvieron ningún contacto con las autoridades, “estamos en comunicación con el líder sindical (David Martínez Mastache) y de momento aquí vamos a seguir”, aunque precisó que por la zona donde están las oficinas no durmieron en el lugar.
La secretaria general de la sección 33 de la CAPASEG, también del SUSPEG, Rosario Agama Salinas dijo que han presionado a las instancias correspondientes pero no han tenido respuesta favorable, y advirtió que si no les dan una pronta respuesta a sus peticiones “ahora sí vamos a tomar calles”.
Afirmó que se están turnando y se queda una comisión permanente en las oficinas en el paro indefinido.
Por su parte, la líder sindical de la sección 60 de la Codehum, Ana María Ortiz informó que siguió su paro pero no se quedaron en el lugar, llegaron a las 7 de la mañana y se retiraron a las 3:30 de la tarde.
Contactada más tarde vía telefónica, la representante de los trabajadores supernumerarios, Lucía González informó que habían firmado una minuta con el subsecretario de Administración, Armando Soto, pero ante la desconfianza de los trabajadores se rompió, por lo que seguirá el paro en el ex Palacio de Gobierno de manera indefinida, en tanto en los edificios Juan Álvarez y Vicente Guerrero los trabajadores volverán a tomarlo sólo durante el día.
Los trabajadores en paro de las OPD son de la Comisión de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG), del Centro de Rehabilitación Integral de Guerrero (CRIG) y las oficinas del DIF, del Instituto de Vivienda y Suelo Urbano de Guerrero (Invisur) y la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (Codehum).

En Acapulco se suman al paro los trabajadores de las oficinas de la Secretaría de Finanzas

En Acapulco este martes se sumaron al paro de labores los trabajadores de las oficinas de la Secretaría de Finanzas ubicadas en La Quebrada, Diamante, Costa Azul y Coyuca de Benítez, además del Tribunal Superior de Justicia pertenecientes a la sesión 21 del SUSPEG, para que el gobierno del estado pague las prestaciones laborales y la entrega de basificaciones.
Los trabajadores de estos centros laborales se sumaron al paro que comenzó el viernes por la delegación de la misma sección en el Instituto de Radio y Televisión de Guerrero, y que este lunes continuó con las delegaciones del Instituto Estatal de Oftalmología, la Universidad Tecnológica de Acapulco y las oficinas regionales de la Codehum.
Afuera de los inmuebles los trabajadores han colgado mantas y pancartas exigiendo el pago del retroactivo al incremento salarial, bonos al estímulo, a la antigüedad y sexenal, y en el caso de RTG la secretaria de la sección 21 Roció Carreño Urióstegui agregó plazas de basificación.
En conferencia de prensa en las oficinas de Finanzas ubicadas en La Quebrada, indicó que en las delegaciones sindicales había un estimado de 800 trabajadores en paro laboral, agremiados al sindicato, así como supernumerarios.
Reclamó que por la falta de pagos de diferentes dependencias y Ayuntamientos al ISSSPEG los trabajadores no pueden acceder a préstamos, porque no hay un techo financiero.
La dirigente sindical dijo que el paro continuará hasta que sean liberados los pagos pactados con el gobierno del estado, que debió de realizarse el 30 de septiembre.
A la protesta también se han unido los trabajadores de la Promotora de Playas, e Invisur, pertenecientes a las secciones 27 y 19.

En Iguala

Trabajadores de confianza y supernumerarios de oficinas regionales de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Finanzas e Invisur, así como sindicalizados de la sección 59 del SUSPEG, de la Universidad Tecnológica de la Región Norte (UTRNG), participan en el paro laboral por el bono sexenal, incremento salarial con retroactivo y regularización al 100 por ciento en el pago al ISSSTE de las cuotas que se descuentan a los trabajadores .
Mientras que en la coordinación regional de la Secretaría de Protección Civil del estado, ubicada su sede junto al reclusorio y el cuartel regional de la Policía Estatal en la comunidad de Tuxpan, no suspendieron labores pero colocaron cartulinas para exigir el pago de viáticos y combustible correspondientes a agosto y septiembre.
El secretario general de la sección 59 del SUSPEG, Luis Antonio Saucedo Hernández informó en conferencia de prensa en la institución que los 120 trabajadores adheridos a esta sección sindical se sumaron al paro de brazos caídos, suspendiendo el anunciado inicio de clases presenciales en la universidad.
Al gobernador Héctor Astudillo Flores le pidió su intervención para que instruya al tesorero, David Castro Alarcón que pague estas prestaciones, “antes de que concluya su administración, y que no se sigan atropellando nuestros derechos como trabajadores”.
Indicó que se unen al paro de brazos caídos con 17 OPD, derivado del incumplimiento al pago de prestaciones laborales del gobierno del estado, hasta que se les dé una respuesta favorable a su demanda.
Además denunció que en la Universidad Tecnológica y sus extensiones de Teloloapan y Chilapa, se ha incumplido en la regulación del 100 por ciento de los trabajadores en la cotización de las cuotas patronales ante el ISSSTE, pactar y establecer el pago del bono sexenal en los próximos días y solicitan la validación y el pago del incremento salarial y retroactivo de este año.
En las distintas oficinas las actividades continúan con trabajadores de base y homologados.

En Atoyac instalan un plantón y cerraron las oficinas de recaudación fiscal

Trabajadores supernumerarios del gobierno del estado de Atoyac instalaron un plantón y cerraron las oficinas de recaudación fiscal de la ciudad de Atoyac.
Con pancartas de protesta se instalaron afuera de las oficinas que mantienen cerradas. Los trabajadores indicaron que exigen el pago del bono y de antigüedad laboral.
También dijeron que están apoyando a los trabajadores de lista de rayas que llevan dos quincenas sin pagarles. Dicen que es un movimiento estatal y como trabajadores tienen derecho de exigir lo que les corresponde por su trabajo.
Destacaron que no son sindicalizados y son de la coordinación técnica del Sistema Estatal del Registro Civil y Finanzas.
Sostienen que el paro es indefinido y seguirán cerradas la oficinas hasta tener respuesta.

 

Protestan trabajadores de Protección Civil y policías; piden viáticos y pagos

Los inconformes toman oficinas de la dependencia estatal y los uniformados se manifiestan en el Recinto del Ejecutivo. También les adeudan el bono de riesgo, seguro de vida y equipos de trabajo

Luis Blancas

Chilpancingo

Trabajadores operativos de la Secretaría de Protección Civil estatal, pararon labores y tomaron sus oficinas en la capital, para exigir al titular de la dependencia, Marco César Mayares Salvador, el pago de viáticos, bono de riesgo, seguro de vida y equipos de trabajo.
Mientras que unos 20 policías estatales se manifestaron en el Recinto de las Oficinas del Poder Ejecutivo del Estado, antes Palacio de Gobierno, para insistir al gobernador Héctor Astudillo Flores y al secretario de Seguridad Pública estatal, David Portillo Menchaca, que les pague los viáticos que corresponden a la primera quincena de octubre.
A las 9 de la mañana, los trabajadores de las áreas de Bomberos, Paramédicos, Brigadistas, Unidad de Inspección, Salvavidas, Rescate Urbano, socorristas y de unidades caninas, pararon labores en sus oficinas, ubicadas cerca de la base de Bomberos del municipio y el Congreso local.
Los manifestantes pidieron a los trabajadores administrativos abandonar sus oficinas, lo cual aceptaron, además, una guardia de paramédicos atendió las llamadas de emergencia.
Los inconformes portaron pancartas en mano en las que se leía: “Administración 2015-2021, carencias en Protección Civil estatal, equipo de protección personal y abastecimiento de unidades”, “falta de uniformes, sólo dieron dos uniformes durante los seis años, pago total de viáticos” y “trajes de bomberos rotos durante seis años”.
Los trabajadores mostraron los trajes que usan para atender incendios forestales, los cuales están rotos y obsoletos, porque tienen 6 a 10 años de utilidad, y manifestaron que necesitan diez trajes para atender esas emergencias.
Un trabajador, quien se reservó su nombre, se quejó de que a los 120 trabajadores de la base centro se les debe un mes y medio de viáticos, que diario son 170 pesos, mientras que en las otras regiones se les adeudan dos meses y hasta dos meses y medio. Agregó que a la movilización se sumaron los trabajadores operativos de las regiones Acapulco, Norte, Costa Chica, Costa Grande, Montaña y la zona de la sierra.
Reprochó al gobernador Héctor Astudillo y al titular de la dependencia, Mayares Salvador, que no han atendido sus prestaciones laborales a pesar de que han trabajado desde que inició la pandemia y atendieron los auxilios del reciente sismo de magnitud 7.1, que ocurrió el 7 de septiembre en Acapulco.
Dijo que hace 15 días enviaron oficios al secretario de Finanzas, Tulio Pérez Calvo, y a Mayares Salvador para atender sus demandas laborales, que a la fecha han hecho caso omiso y añadió que los empleados ganan 4 mil pesos quincenales.
Comentó que la dependencia no les ha otorgado el bono de riesgo y tampoco ha actualizado, desde hace tres años, los trámites de seguro de vida para 400 trabajadores, porque la labor que hacen es de riesgo y poder asegurar a sus familias, “cuando firmamos los seguros de Inbursa, no nos muestran los detalles del monto asegurado. Ahí se ven las irregularidades de la dependencia”.
Dijo que no cuentan con dormitorios dignos para descansar, “los colchones, las camas y los archiveros están en mal estado. No tenemos un lugar digno para descansar, porque cuatro días laboramos y cinco días descansamos”.
Añadió que el reciente sismo del 7 de septiembre en Acapulco causó fisuras en sus instalaciones y cuando llueve, se trasmina el agua por el techo y paredes, “por eso nos manifestamos, para que atiendan nuestras demandas laborales, porque hacemos un trabajo de riesgo”.
Consultado por teléfono, un trabajador quien omitió su nombre, informó que no fueron atendidos el titular de la dependencia Marcos César Mayares y autoridades del gobierno estatal. Agregó que este miércoles continuarán sus movilizaciones en sus oficinas.

Policías estatales

Unos 20 policías estatales se manifestaron en el Recinto de las Oficinas del Poder Ejecutivo del Estado, antes Palacio de Gobierno, para insistir al gobernador y al secretario de Seguridad Pública el pago de viáticos que corresponden a la primera quincena de octubre.
A las 9:30 de la mañana, los inconformes con pancartas en mano acudieron al inmueble, para solicitar una audiencia con las autoridades del gobierno estatal.
“Lo que queremos es que nos paguen nuestros viáticos, para trasladarnos y comprar nuestros alimentos cuando estamos en servicio, que nos paguen los viáticos y nos olvidamos de este gobierno, de Héctor Astudillo Flores. Este pago será el último de esta administración”, declaró un policía.
Un policía estatal, quien se reservó su nombre, comentó que por la tarde no recibieron el pago de los viáticos de la primera quincena de octubre, de 3 mil 750 pesos para los 5 mil agentes, y agregó que este miércoles continuarán sus movilizaciones en la capital.

 

Termina el paro laboral de Capach luego de 79 días y tras una reunión con la alcaldesa

Los inconformes también retiran la toma de las oficinas centrales luego de que Norma Otilia Hernández se comprometió a pagarles la segunda quincena de septiembre

Luis Blancas

Chilpancingo

Luego de 79 días de paro laboral y la toma de las oficinas centrales y operativas de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach), trabajadores del adheridos a la sección 32 del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG), reanudaron labores y liberaron sus oficinas.
La decisión se tomó luego de que fueron atendidos por la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez, con la que acordaron que les pagará la segunda quincena de septiembre.
A las 10:30 de la mañana, los manifestantes comenzaron a retirar lonas, sillas, mesas y colchonetas que mantenían en las oficinas centrales de la paramunicipal, ubicadas en el barrio San Mateo, después de reunirse con Hernández Martínez.
El secretario general del sindicato, Gaudencio Atrisco Campos, señaló que los acuerdos a los que llegaron con la presidente municipal de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández, es que este martes iniciaría la dispersión de la segunda quincena de septiembre, para 236 agremiados.
Atrisco Campos comentó que después de que concluya la entrega-recepción de la paramunicipal, tendrá mesas de diálogo con la alcaldesa, para llegar acuerdos sobre las demandas pendientes que dejó la anterior administración y llevar todo a la Junta de Conciliación y Arbitraje.
Reprochó que el ex alcalde perredista, Antonio Gaspar Beltrán, dejó pendiente el pago de 13 despensas de 200 pesos, prima vacacional, uniformes desde 2019, la devolución del ISR del aguinaldo y el pago de las cuotas sindicales.
“Al dialogar con la presidenta municipal de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández, decidimos liberar las oficinas del organismo. Nos quedan pendientes algunas demandas, como tres quincenas de agosto y septiembre, pero en los próximos días vamos a reunirnos con ella, para que nos atienda”, declaró.
Por su parte, la alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández, señaló que recibió la Capach colapsada, pero que tomará las riendas por la vía de la legalidad y rescatará a este organismo.
El Ayuntamiento de Chilpancingo difundió un comunicado, donde Hernández Martínez reiteró que en esta administración no habrá privilegios para nadie en el pago del servicio de agua potable, “yo tengo muchas amistades, pero en esta situación no podemos transgredir en algo que está por encima de mis convicciones. Quiero que ustedes, los trabajadores, me acompañen y se limpie este cochinero que nos afecta a todos. Este es un tema de voluntad, de principios y de trabajo en equipo”.
La alcaldesa informó que dio instrucciones a la secretaria de Finanzas, Guadalupe Morales Martínez, para que se dispersara el pago de la segunda quincena de septiembre.
El pasado 19 de julio, trabajadores de la Capach, agremiados en la sección 32 del SUSPEG, iniciaron un paro de labores y suspendieron el bombeo de los sistemas de Acahuizotla y Mazatlán, para exigir el pago de despensas de 200 pesos, prima vacacional, uniformes desde 2019, la devolución del ISR del aguinaldo y cuotas sindicales.

 

Serán 60 millones los que dará el Insabi para el pago del FEGAC, precisa el sindicato

El Fondo del Estado de Guerrero de Ahorro Capitalizable (FEGAC) que se distribuirá a trabajadores de Salud formalizados de segunda y tercera etapa asciende a 60 millones 302 mil 778 pesos, sin rendimientos bancarios, porque es parte de un acuerdo de apoyo del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), informó la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa).
En un boletín la secretaria general, Beatriz Vélez Núñez informó a la base de trabajadores de los acuerdos de la reunión el lunes con el titular del Insabi, Juan Antonio Ferrer, el gobernador Héctor Astudillo Flores y el titular de Finanzas de la dependencia federal, MarcoVinicio Gallardo.
En primer lugar ofreció enviar a más tardar mañana miércoles a transferir el recurso económico a la Secretaría de Finanzas del estado, para que esta a su vez lo entere a Salud estatal, para que entre el jueves y y viernes 8 se pague el FEGAC.
En entrevista el día de la reunión indicó que el monto de apoyo establecido era de 83 millones de pesos.
Ayer en el oficio detalló que son 36 millones 68 mil pesos de la segunda etapa de formalizados, y 24 millones 234 mil 317 para la tercera, que estaban pendiente de la entrega. Las dos cantidades suman 60.3 millones de pesos, para 4 mil 900 trabajadores.
“Dadas las circunstancia”, explicó que el monto no tiene rendimientos bancarios, sólo considera el total de aportaciones que corresponde al estado y a la sección 36.
Precisó que Ferrer se comprometió a hablar con el titular del ISSSTE para que sean eliminados los candados que actualmente tienen las 21 prestaciones a las que los agremiados tienen derecho, suspendidas por al adeudo histórico de retenciones por dependencias estatales, sobre todo de Educación y Salud.
Confirmó que el gobernador, el titular del Insabi y el secretario de Salud, se comprometieron a hablar con el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, el morenista Alfredo Sánchez Esquivel, para que retomen la iniciativa del ejecutivo estatal que descartó la anterior legislatura, a fin de que aprueben que el gobierno del estado sea deudor solidario de estas dependencias ante la federación.
Antes explicó que la deuda se pagará en 15 años con participaciones federales, como ya ocurre en otros estados, entre estos, Oaxaca, Tabasco y Chiapas.
Exhortó a los agremiados a continuar unidos en el paro laboral hasta que se haya realizado el pago correspondiente del FEGAC y puedan ejercer créditos y demás prestaciones, a lo que se comprometieron en la reunión. (Lourdes Chávez / Chilpancingo).

 

No hay dinero para dar un aumento salarial en el TSJ, informa el magistrado presidente

Unos 200 trabajadores iniciaron un paro laboral ayer en el edificio de Caleta en Acapulco

Zacarías Cervantes

Chilpancingo

El magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Alberto López Celis reconoció que por ahora el Poder Judicial del estado no cuenta con recursos para pagar el incremento salarial del 12 por ciento, retroactivo a enero, que autorizó el gobierno del estado a sus trabajadores y que ahora reclaman también los del Tribunal, agremiados al Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero (SUSPEG).
Dijo que entiende que es una prestación laboral que se tiene que cubrir, “sin embargo es una situación que nosotros no teníamos contemplada y no podemos en este momento satisfacerla, pero lo vamos a hacer después”.
López Celis informó que de los mil 950 trabajadores que tiene el TSJ, aproximadamente 400 son sindicalizados y pertenecen al SUSPEG y de ellos unos 200 iniciaron un paro laboral ayer en el edificio de Caleta en Acapulco donde están los juzgados civiles, familiares y la Sala Penal.
Declaró por teléfono que igual que los trabajadores del Gobierno del estado, los del Tribunal reclaman el pago del incremento salarial del 12 por ciento retroactivo a enero.
Agregó que los del Tribunal también demandan bases y becas, pero que en el caso de las bases el Tribunal ya las entregó y las becas también se compromete a que va a pagarlas después.
El magistrado presidente explicó que el incremento del 12 por ciento autorizado por el gobierno del estado a los trabajadores agremiados al SUSPEG, repercutió en el Tribunal porque también hay secciones sindicales del SUSPEG, y sus agremiados son los que están demandando el pago del mismo concepto.
Aseguró que en el Tribunal están al corriente con el pago de los salarios, pero les falta el retroactivo a enero, “porque no teníamos contemplado ese recurso y lo que estamos platicando con la dirigencia del sindicato es pagar más adelante”.
Reconoció que el movimiento laboral está afectando “la marcha” del distrito judicial más importante de Guerrero, como es Acapulco.
Agregó que en las pláticas con la dirigencia sindical le han pedido a los trabajadores que permitan laborar, “porque no es algo a lo que nosotros nos estemos negando, simplemente hay asuntos como este que no los teníamos contemplados porque de alguna manera el gobierno del estado nos ayudaba con estos bonos extraordinarios, para los incrementos de salarios, y ahora no es posible”.
Admitió que por la falta de recursos, por el momento el Poder Judicial no está en condiciones de pagar el retroactivo, “pero desde luego que sí lo vamos a cubrir, simplemente tenemos que esperar un poco de tiempo en lo que podemos tener el recurso correspondiente”.
Dijo que no previeron estos recursos porque el TSJ autorizó un incremento en todas las categorías de sus empleados de sólo el 3.5 por ciento, sin embargo el gobierno estatal autorizó un 12 por ciento a sus trabajadores basificados y esto repercutió en los más de 400 agremiados al SUSPEG que laboran en el Tribunal, “y es lo que nos vino a desajustar”.
Insistió en que el problema ahora es “cómo les hacemos llegar esos recursos si no los tenemos, a quién le solicitamos una partida extraordinaria si el estado se encuentra en una situación complicada”.
Insistió que el Poder Judicial “no se niega, claro que vamos a cumplir, no tenemos problemas para cumplir, pero en estos momentos no tenemos la posibilidad del recurso”.