EL-SUR

Miércoles 10 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Principal  

De los 44 mil desplazados del país en 2021, casi 50% fueron de Guerrero

Aportó el estado 21 mil 800 a esa cantidad, según el informe del Índice de Paz México La entidad es último lugar en cuanto a “paz positiva”, que se logra por buen funcionamiento del gobierno y bajos niveles de corrupción, advierte el organismo internacional Firman Evelyn Salgado y el gobernador de Michoacán un convenio para la construcción de paz y por el desarrollo

Zacarías Cervantes Chilpancingo

Junio 16, 2022

De los desplazados del país en 2021, casi la mitad fueron de Guerrero: IPM

Aportó 21 mil 800 de un total de 44 mil 905. La entidad es último lugar en cuanto a “paz positiva”, que se logra por buen funcionamiento del gobierno y bajos niveles de corrupción, advierte el organismo internacional

Zacarías Cervantes

Chilpancingo

El informe de la novena edición del Índice de Paz México (IPM), elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) con sede en Sidney, reveló que en 2021 Guerrero ocupó el primer lugar nacional en desplazamientos forzados por la violencia en el país.
Según los datos del organismo internacional que tiene oficinas también en Nueva York y La Haya identifica, mide y explora los factores que impulsan la violencia, de los 44 mil 905 desplazados que hubo en el país el año pasado, 21 mil 800 ocurrieron en Guerrero. Las entidades que siguen son Chiapas con 14 mil 900 y Michoacán con 12 mil 900.
De acuerdo a estos mismos datos, aunque Guerrero esta entre los tres estados del país que presentó una “mejora general más grande” en cuanto a índices de paz, después de Sinaloa y Tamaulipas, ocupa el último lugar en cuanto a “paz positiva”, que se logra por buen funcionamiento del gobierno, por los bajos niveles de corrupción y buenas relaciones con los vecinos.
El informe fue presentado ayer por el representante en México del IEP, Carlos Juárez, en una transmisión por Facebook y comentado por la directora fundadora del Instituto de Estudios Políticos Avanzados- Ignacio Manuel Altamirano (IEPA-IMA), Rosa Icela Ojeda Rivera.
El documento refiere que a medida que la violencia causada por la delincuencia organizada se intensificó en partes del país, hubo un aumento marcado en el número de personas desplazadas por la violencia en 2021.
Así es que desde 2016, más de 117 mil personas fueron desplazadas internamente, y al menos 44 mil 905 de esos desplazamientos ocurrieron en 2021.
Los datos del IPM indican que la mayoría de estos desplazamientos se dieron en Guerrero, “con más de 21 mil 800 desplazamientos”. Después están los estados de Chiapas y Michoacán. El primero con 14 mil 900 y el segundo con 12 mil 900 desplazamientos.
“Las personas que huyen de sus hogares en busca de mayor seguridad se han convertido en un tema de mayor preocupación en México durante el último año”, subraya el informe y destaca que entre 2016 y 2020, más del 97% de los desplazamientos registrados ocurrieron en seis estados: Guerrero, Chiapas, Michoacán, Sinaloa, Chihuahua y Oaxaca.
Según el estudio, los dos estados que registraron la mayor cantidad de desplazamientos; Guerrero y Chiapas, tenían más probabilidades de verse afectados por conflictos políticos, sociales y territoriales, mientras que en otros estados era más probable que la violencia estuviese causada por grupos armados organizados.
Otro dato del documento refiere que, en general, en 2021, la paz en México mejoró un 0.2% y que fue el segundo año consecutivo de mejora después de cuatro consecutivos de deterioro.
“Sinaloa ha experimentado la mejora general más grande en los últimos siete años, seguido de Tamaulipas, Guerrero, Coahuila y Yucatán”, destaca.
Pero agrega que Querétaro, Baja California Sur, Aguascalientes, Sonora y Tlaxcala registraron los niveles más altos de Paz Positiva en 2020. Y en contraste, Guerrero, Oaxaca, Morelos, Veracruz y Michoacán registraron los niveles más bajos de Paz Positiva.
La Paz Positiva se califica por la distribución equitativa de recursos, buen funcionamiento del gobierno, libre flujo de información, bajos niveles de corrupción, buenas relaciones con los vecinos, aceptación de los derechos de los demás, distribución equitativa de recursos, entorno empresarial sólido y altos niveles de capital humano.
Derivado de todos esos aspectos, Guerrero ocupó el lugar más bajo de Paz Positiva, por lo que ocupó el lugar 32 con una calificación de 4.122, el primer lugar lo ocupó Querétaro con una calificación de 2.428.
“La violencia en México es el reflejo de un nivel más profundo de corrupción e inoperancia administrativa, que afecta los procesos judiciales y políticos, y facilita las operaciones de las organizaciones delictivas”, sostiene el documento.
También argumenta que hoy la gran mayoría del estado y país “no tiene lo mínimo para vivir con dignidad” y que urge bajar los niveles de corrupción.

El informe destaca, además, que en cuanto a homicidios de policías, políticos y candidatos, en el 2021 más de 400 policías y 102 políticos o candidatos fueron asesinados en el país y de ellos en Guerrero fueron asesinados 26 policías y 8 políticos y ocupó el sexto lugar, antes están Guanajuato, Estado de México, Zacatecas, Veracruz y Chihuahua.
Cuestiona, aparte, que el gasto en seguridad pública disminuyó un 37.2% entre 2015 y 2021, después del ajuste por inflación, mientras que el gasto en el sistema judicial disminuyó un 7.5% en el mismo período, en tanto que en el 2021 el presupuesto para la Secretaría de la Defensa Nacional, aumentó desproporcionalmente.
“En particular, los ciudadanos mexicanos ven a la policía municipal y al sistema judicial como las instituciones más corruptas, y argumenta que más del 65% de los mexicanos las percibieron como corruptas en 2021.
El análisis sobre el vínculo entre los salarios de los policías, la corrupción y los crímenes de la delincuencia organizada halló que los bajos salarios de los policías juegan solo “un papel pequeño en los altos niveles de violencia en México”.
En cuanto al número de feminicidios registrados en México, Índice de Paz México subraya que “ha crecido rápidamente” en los últimos siete años. “Si bien representaron el 19.8% de los homicidios de mujeres en 2015, esta proporción aumentó al 26.8% en 2021”, pero no se dan a conocer las cifras por entidad federativa en el informe de 102 páginas.
Al comentar el informe, Rosa Icela Ojea, dijo que le llama la atención que Acapulco siga ocupando el quinto lugar en cuanto a violencia y siga entre las 10 ciudades más violentas del país. “Esto no lo podemos ignorar y tenemos que registrarlo”, dijo.
Pidió que las autoridades lo tomen en cuenta, porque “es absolutamente necesaria para la paz positiva y recuperar Acapulco como el lugar generador de ingresos, que con el modelo económico que no se ha modificado en Guerrero tiene una gran importancia”.
Destacó que conforma a la propuesta del informe México debe aumentar su gasto en el sistema judicial penal para abordar la violencia de manera efectiva, y criticó que haya datos que parecen apostarle a la seguridad a través del ejercicio y la marina, puesto que para ellos hubo un aumento de recursos pero no para el sistema judicial.
Explicó que se debe combatir la corrupción y la ineficiencia empresarial, gubernamental e institucional, y no solo reducir la impunidad de los delitos, sino liberar los fondos y recursos para inversiones que son muy necesarios.
Calificó el informe como un documento indispensable no solo para los investigadores, sino también como auxiliar para el diseño de políticas públicas. “La información que nos da el Índice de Paz, es relevante”, destacó.
Firman Evelyn Salgado y el gobernador de Michoacán convenio por la paz y el desarrollo

El secretario de Seguridad Pública, Evelio Méndez Gómez, dijo que con esa colaboración se pretende reducir la actividad delictiva en los límites entre ambos estados, en las regiones de Costa Grande y Tierra Caliente, además de generar acciones que fomenten la prevención de la violencia y la violencia de género

Brenda Escobar

Zihuatanejo

Los gobernadores de Guerrero, Evelyn Salgado Pineda, y de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, firmaron el Convenio de Seguridad y Procuración de Justicia, “para impulsar acciones conjuntas y estrategias en la ruta de construcción de paz, atender las causas que originan la violencia, además de trabajar para lograr el progreso, desarrollo y bienestar en ambos estados”, en una reunión privada que se realizó en el Sector Naval de Zihuatanejo.
En febrero del 2018, los entonces gobernadores de Guerrero, Héctor Astudillo Flores y su par de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, suscribieron también en el Sector Naval de Ixtapa-Zihuatanejo, un convenio de colaboración en materia de seguridad para la que sería la Zona Económica Especial Lázaro Cárdenas-Puerto Unión, pero con la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador las zonas económicas fueron desechadas, por lo que no prosperó.
Ayer al mediodía, Salgado Pineda y Ramírez Bedolla se reunieron con sus respectivos secretarios de seguridad pública y fiscales estatales, así como con autoridades del Ejército, la Marina y la Guardia Nacional para pactar dicho convenio de seguridad y procuración de justicia.
La reunión duró poco más de dos horas y media y se llevó a cabo en el casino del Sector Naval, el cual estuvo resguardado por marinos armados con rifles, toletes y escudos; mientras que policías viales cerraron la calle Marina Nacional para no permitir la circulación vehicular hacia el Sector Naval.
El casino es una gran cabaña de palapas de palma y no tiene paredes. Se pudo escuchar parte de la participación del secretario de Seguridad Pública de Guerrero, Evelio Méndez Gómez, quien durante poco más de 20 minutos rindió un informe detallado sobre los grupos de la delincuencia organizada que imperan en los municipios colindantes con Michoacán, tanto de la Costa Grande como de Tierra Caliente.
Mencionó sus nombres, cómo operan y cómo es que tienen dividido el control en cada municipio y hasta de las alianzas que mantienen entre ellos para tener el dominio en los municipios guerrerenses.
Habló de cómo los grupos de la delincuencia organizada que mencionó sus nombres, han afectado desde el 2011 la actividad minera en Tierra Caliente y cómo mantienen estrecha relación con los grupos que controlan los municipios michoacanos colindantes con Guerrero.
El funcionario detalló la parte que los delincuentes controlan en Zihuatanejo, La Unión y Coahuayutla.
Más adelante, habló de las propuestas de colaboración que como gobierno de Guerrero pretenden llevar a cabo con el gobierno de Michoacán para reducir la actividad delictiva de la delincuencia organizada, entre los que destacó operativos de vigilancia y prevención en carreteras de Michoacán y Guerrero.
También mencionó acciones encaminadas al sector social como jornadas de promoción y campañas de prevención, difusión y concientización, así como la promoción de valores entre los adolescentes y jóvenes, “generar acciones que fomenten la prevención de la violencia y la violencia de género”.
Se presume que quienes estaban a cargo del equipo de sonido fueron avisados que en la parte exterior había reporteros porque las siguientes participaciones de los funcionarios ya no se escucharon al mismo volumen.

La coordinación, clave para la pacificación: Evelyn

A través de información difundida por el gobierno de Guerrero, se conoció que en la segunda participación de la gobernadora luego de la firma del convenio –la primera fue muy breve y sólo para dar la bienvenida a los presentes-, manifestó que “ambas autoridades tenemos una responsabilidad ineludible, tenemos un compromiso con nuestros pueblos, hicimos un compromiso de no fallar y eso es lo que vamos a hacer, no tenemos derecho a fallarle a nuestros pueblos, ni al pueblo de Michoacán ni al pueblo de Guerrero”.
Indicó que Michoacán y Guerrero tienen mucho en común y que “más allá de los colores partidistas que se puedan tener, creo que se trata de tener la camiseta bien puesta de nuestros estados, de tener la camiseta bien puesta de nuestros pueblos y de continuar en esta ruta de la pacificación, esta construcción de paz, por eso nuestras mesas son mesas de construcción de paz”.
“Porque la paz efectivamente la construimos todos los días con acciones, con estrategias, atendiendo las causas que originan la violencia, que es como siempre nos lo ha expresado en nos lo ha ejemplificado muy bien nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador”.
Salgado Pineda sostuvo que la firma de este convenio “nos va a permitir sin duda dar certeza jurídica a todas y cada una de las acciones que hoy estamos implementando, ésta coordinación, está colaboración, reforzar la seguridad en las áreas que ya explicaron, ahora sí que fueron muy específicos, la verdad fue una gran exposición”.
“Reforzar la seguridad este trabajo coordinado que siempre he dicho que son muchos los actores, pero la coordinación yo creo que es el número uno, la coordinación es la clave para la pacificación, coordinación con diferentes niveles de gobierno, federación, estado y municipios”.
Continuó: “ya lo decía nuestro gobernador, no hay que dejar solos ni a los presidentes ni a las presidentas municipales, hay que apoyarles, hay que reforzar, hay que hacer lo que en nuestras manos esté, obviamente acompañarnos de las diferentes instituciones y organizaciones que integran todo lo que es esta construcción de paz pero también con esa perspectiva regional”.
Justificó, “porque la violencia y los fenómenos delictivos no conocen ni respetan fronteras, eso ya lo vimos, no es de que nada más están en un lugar y de ahí no se van a mover en muchos años, hay movimientos, hay sucesos que hacen que se mueva y que cambie la actividad delictiva y la incidencia delictiva de un día para otro, de un momento para otro, eso ya lo vivimos, eso ya lo hemos visto”.
“Entonces, qué mejor que estemos siempre prevenidos, que tengamos información, que tengamos coordinación para poder prevenir cualquier tipo de suceso”.