EL-SUR

Lunes 06 de Julio de 2020

Guerrero, México

Principal  

Detienen a cabecilla de Guerreros Unidos señalado en la desaparición de los 43

  Detienen a Ángel Casarrubias, líder de Guerreros Unidos, señalado en la desaparición de los 43 Según llamadas interceptadas por la DEA, el mismo 27 de septiembre de 2014 El Mochomo reportó a otro de sus hermanos sobre lo que pasaba con los de Ayotzinapa La Fiscalía General de la República (FGR) capturó el miércoles … Continúa leyendo Detienen a cabecilla de Guerreros Unidos señalado en la desaparición de los 43

Agencia Reforma y RedacciónChilpancingo y Ciudad de México

Junio 30, 2020

 

La Fiscalía General de la República (FGR) capturó el miércoles pasado en Metepec, Estado de México, a José Ángel Casarrubias Salgado, El Mochomo Foto: El Sur

Detienen a Ángel Casarrubias, líder de Guerreros Unidos, señalado en la desaparición de los 43

Según llamadas interceptadas por la DEA, el mismo 27 de septiembre de 2014 El Mochomo reportó a otro de sus hermanos sobre lo que pasaba con los de Ayotzinapa

La Fiscalía General de la República (FGR) capturó el miércoles pasado en Metepec, Estado de México, a José Ángel Casarrubias Salgado, El Mochomo, uno de los principales líderes del grupo criminal Guerreros Unidos, señalado por miembros de ese cártel de haber ordenado la ejecución de los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos en los ataques del 26 y 27 de septiembre de 2014 en Iguala.
Según informes de la FGR, el presunto narcotraficante fue detenido el pasado miércoles a las 7:30 de la tarde por agentes de la Policía Federal Ministerial con base en una orden de aprehensión por delincuencia organizada, librada por un juzgado de distrito del Estado de México.
Los agentes recluyeron a El Mochomo en el penal federal del altiplano, en el municipio mexiquense de Almoloya de Juárez, donde se espera que a más tardar este martes un juez federal determine si es o no procesado con base en los hechos imputados.
El nombre de José Ángel Casarrubias, al igual que el de sus hermanos, Adán Zenén y Sidronio, líderes y fundadores de la organización criminal Guerreros Unidos, aparecen en las conversaciones en mensajes de texto que la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) interceptó de 11 teléfonos móviles, realizadas horas después de los ataques a los estudiantes de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre de 2014 y que siguieron hasta dos días después.
La información se dio a conocer al gobierno mexicano 3 años y tres meses después de los hechos ocurridos en Iguala. Una parte en noviembre de 2017 y otra hasta febrero de 2018, indican los registros.
Desde octubre de 2015, la entonces PGR ahora FGR ofreció una recompensa de 1.5 millones de pesos por informes que llevaran a la localización y captura de José Ángel, presunto líder criminal, por la relevancia que tiene en las investigaciones del caso Ayotzinapa.
Dos presuntos integrantes de Guerreros Unidos aseguraron en un interrogatorio ante infantes de la Armada que El Mochomo fue quien ordenó ejecutar a los 43 normalistas de Ayotzinapa.
Según un informe incluido en la causa penal 100/2014, Osvaldo Ríos Sánchez, El Gordo, y su hermano Miguel Ángel, El Pozol, acusados de ser partícipes del crimen, confesaron a los marinos que los estudiantes fueron enterrados en una fosa localizada en Pueblo Viejo, entre Iguala y Cocula.
“Hace unos días, (refirieron que) se encontraban arrepentidos de la muerte de los estudiantes y que ellos, junto con los del cártel, habían matado a los estudiantes, así como que participó en tales hechos los que denominaban policías bélicos y los Guerreros Unidos”, se asienta en el oficio PGR/AIC/PFM/UAIOR/DF/CHIMAL/1610/2014.
La FGR también refiere en la causa penal 100/2014, del Juzgado Primero de Distrito de Matamoros, que el ex alcalde José Luis Abarca ordenó detener a los estudiantes y que, una vez en manos de Guerreros Unidos, El Mochomo decidió que los mataran.
“Los policías bélicos se refieren a los policías municipales de Iguala e incluso sabe dónde los mataron y dónde los enterraron a los estudiantes y que esto fue en inmediaciones de Pueblo Viejo, Guerrero y que el que dio la orden que mataran a todas estas personas fue Ángel Casarrubias Salgado El Mochomo”, se lee en el expediente.
En el testimonio que rindió ante la PGR, El Gordo señaló que la instrucción de entregar a los estudiantes a los Guerreros Unidos se dio porque entre aquellos había miembros del cártel rival de Los Rojos.
“(La noche del 26 de septiembre) me reporta vía mensaje de PIN, David Cruz Hernández, o sea El Chino, encargado de la central (de Protección Civil de Iguala), por Blackberry, en el que indica en forma general, a todos los que estamos con PIN y en comunicación con El Chino, que tenían que llevar a los estudiantes con El Choky porque supuestamente entre ellos venían sujetos que pertenecían al cártel de Los Rojos en forma infiltrada”, dijo en su declaración del 10 de octubre.
Los hermanos Ríos Sánchez fueron detenidos el 8 de octubre de 2014 en Cuernavaca, Morelos, y para entonces, ya habían transcurrido cuatro días del hallazgo de las fosas con 28 cadáveres en Pueblo Viejo. Casi seis años después, El Mochomo finalmente fue detenido.

La intercepción de llamadas de la DEA

De acuerdo con informes oficiales, la Administración para el Control de Drogas (DEA), interceptó a través de un software llamadas y mensajes sobre el tráfico de heroína hacia Estados Unidos a través de dos rutas de autobuses de pasajeros que la organización Guerreros Unidos fundó en 2014, una de ella desde Iguala y la otra en Guanajuato.
Esta es una de las líneas de investigación que planteó el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) relacionada con el ataque a los estudiantes de Ayotzinapa pero que fue ignorada por el gobierno anterior y el entonces Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.
Las investigaciones de la DEA señalan que entre agosto de 2013 a julio de 2014, el cártel de Guerreros Unidos trasladó cerca de 200 kilogramos de heroína de Guerrero a Chicago, Illinois, con un valor estimado de 8 millones de dólares.
Los reportes indican que entre los mensajes interceptados por la DEA, ocurrieron horas después de los ataques a los estudiantes de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014 entre los hermanos José Ángel Casarrubias Salgado, Adán Zenén y Sidronio, principales líderes de Guerreros Unidos, que junto a su hermano Mario, detenido en abril de 2014 en Toluca, formaron esta organización a partir de la fractura del cártel de los Beltrán Leyva.
En los mensajes interceptados Adán Zenén, El Jitomate, preguntó a su hermano José Ángel el 27 de septiembre de 2014.
–Qué pasó allá abajo carnal, todo bien. Qué hay carnal, qué más te han reportado.
–Se nos metieron los contras con los ayiosinpas y hubo vergasera –respondió El Mochomo.
Otra de las conversaciones del 28 de septiembre, se indica que líderes del cartel se siguieron comunicando de manera “intensa” para hablar sobre lo ocurrido los dos días antes, y una persona que se desconoce su nombre escribió, “se va a calentar el pedo, pero para que sepan que no deben pasarse de vergas”.
En diciembre de 2014 se informó que derivado de estas comunicaciones interceptadas, la DEA logró la detención de dos presuntos líderes de Guerreros Unidos en Chicago, Illinois, Pablo Vega Cuevas y su cuñado Alexander Figueroa.

La detención de El Mochomo es “relevante” para el caso Ayotzinapa, dice el Centro Prodh de “relevante” para Ayotzinapa

El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh, quien lleva la representación de los padres de los normalistas de Ayotzinapa, destacó la detención de José Ángel Casarrubias Salgado, El Mochomo, líder del grupo criminal Guerreros Unidos.
“La relevante detención de uno de los presuntos líderes del grupo criminal involucrado, junto con diversas autoridades, en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, puede contribuir al esclarecimiento del caso”, planteó en su cuenta de Twitter.
La organización recordó que el sujeto se encontraba prófugo desde el 2014, y pidió que se siga indagando los vínculos familiares de los Casarrubias Salgado.
“Es fundamental que se incentive su colaboración con la investigación del paradero de las víctimas y que se sigan indagando los vínculos de su familia y su organización criminal con las fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno”, agregó. Hasta agosto de 2018, la entonces PGR había consignado a 67 integrantes de Guerreros Unidos por la desaparición de los estudiantes. (César Martínez / Agencia Reforma).

Ve Aguirre en la detención de Casarrubias un avance importante para el caso de los 43

Insiste el ex gobernador en que funcionarios federales “torcieron la investigación con fines políticos” y confía en que serán castigados por el actual gobierno de la República

Lourdes Chávez

Chilpancingo

El ex gobernador Ángel Aguirre Rivero dijo que la detención de José Ángel Casarrubias Salgado es un “paso importante” para que se haga justicia y denunció que funcionarios encargados de esclarecer los crímenes ocurridos la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014, en Iguala, y de encontrar a los 43 estudiantes desaparecidos de la normal de Ayotzinapa “torcieron la investigación con fines políticos”.
Aguirre reaccionó así tras la noticia de que la Fiscalía General de la República detuvo a un presunto integrante del grupo Guerrero Unidos, José Ángel Casarrubias, El Mochomo, implicado en los hechos a partir de una investigación de la Agencia antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), sobre el trasiego de estupefacientes.
El político, que fue obligado a pedir licencia de la gubernatura ese año, y que también ha sido parte de la investigaciones como mandatario el día de los hechos, señaló que espera que el gobierno federal localice a todos los que participaron y sancione a quienes torcieron la indagatoria.
De acuerdo con la nota, que comenzó a circular en medios digitales, este lunes en la tarde, el implicado fue detenido el miércoles por agentes de la Policía Federal Ministerial, con base en una orden de aprehensión por el delito de delincuencia organizada, librada por un Juzgado de Distrito del Estado de México.
Es hermano de uno de los líderes de Guerreros Unidos, Adán Zenón Casarrubias Salgado, aprehendido por el Grupo de Coordinación Guerrero, hace casi cinco años, según la nota publicada en El Sur el 31 de octubre de ese año. A José Ángel se le identificó en las llamadas telefónica de las operaciones del grupo criminal, que siguió la DEA en la noche de Iguala, que aluden a los normalistas y que se conocieron hasta 2018.
En un primer mensaje desde redes sociales, el ex gobernador, quien ha comparecido un par de ocasiones en la Comisión de la Verdad a solicitud de los padres de los normalistas que piden que se le investigue, señala que “la detención de José Ángel Casarrubias, alias El Mochomo, es un avance importante para hacer justicia y dar con el paradero los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa. Siempre he dicho que tarde o temprano la verdad alcanza a la mentira”.
Enseguida, añade: “Confío en que el gobierno de la República dé con todos los que participaron en los hechos, y sancione a los que torcieron la investigación con fines políticos, aprovechando los cargos públicos que ejercían”, sin precisar a quiénes se refiere, aunque en otras comunicaciones ha señalado al entonces secretario de Gobernación, y actual senador del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong.

Se enteró en redes sociales de la detención de El Mochomo, dice el gobernador

El gobernador Héctor Astudillo Flores informó que se enteró en Internet de la noticia de la detención del presunto líder del grupo criminal Guerreros Unidos, José Ángel Casarrubias Salgado, El Mochomo, presunto implicado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa el 26 de septiembre del 2014.
En una entrevista con el periodista Joaquín López Dóriga, éste le preguntó por la detención de Casarrubias Salgado en el municipio de Metepec, Estado de México este lunes, a lo que Astudillo Flores respondió: “Me he enterado yo por las redes, por la tecnología”.
Agregó: “No tengo mayor comentario, no he sido notificado de algo en particular por parte de la federación, entiendo que el gobierno federal es quien ha actuado en esta circunstancia. No tengo mayor información, no tengo mayor comentario”. (Karina contreras).

Ha cumplido a las víctimas de Aguas Blancas, responde el gobierno a reclamos de la OCSS

La Secretaría de Gobierno aseguró mediante un boletín de prensa que el gobierno estatal ha cumplido a las víctimas de la masacre de Aguas Blancas, la recomendación 104/1995 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), así como con el informe 49/97 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
La dependencia respondió con ello a la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), que en este 25 aniversario de la masacre de Aguas Blancas señaló que el gobierno guerrerense da como cosa juzgada el caso, y que “condicionando el silencio de algunas víctimas y deudos, al entregarles anualmente 3 mil pesos gestionados por abogados corruptos coludidos con el gobierno”.
“El gobierno del estado ha cumplido con lo dispuesto por los organismos nacional e internacional de Derechos Humanos. Otros apoyos otorgados han sido a petición de los representantes de las víctimas de Aguas Blancas para la realización de diversos eventos”, dijo la dependencia en su aclaración.
Agregó que respecto a las declaraciones de la dirigencia de la Organización Campesina de la Sierra del Sur, que señalan que el gobierno guerrerense declara que la masacre es cosa juzgada, “condicionando el silencio de algunas víctimas y deudos, al entregarles anualmente 3 mil pesos gestionados por abogados corruptos coludidos con el gobierno”, el Gobierno ha cumplido con lo que establecen los organismos nacional e internacional.
“Es preciso señalar que la Secretaría General de Gobierno, en atención a la Recomendación número 104/1995 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y al informe número 49/97 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el 23 de noviembre de 2016 celebró Convenio con las viudas y sobrevivientes de Aguas Blancas mediante el cual se cubrió la totalidad de la reparación del daño e indemnizaciones, de lo cual dio fe el Notario Público número Tres del Distrito de los Bravo, Hugo Pérez Ruano, protocolizado en el instrumento público número 40,706”, informó la dependencia. (Zacarías Cervantes / Chilpancingo).