30 junio,2020 4:48 am

Se espera la reapertura a 30 por ciento de restaurantes, hoteles y comercios en Iguala, anuncia el alcalde

Si se mantiene el semáforo naranja el fin de semana abrirán las tiendas de departamentales, plazas comerciales, actividades deportivas al aire libre y gimnasios, informó Jaimes Herrera

Iguala, Guerrero, 30 de junio de 2020. El alcalde Antonio Jaimes Herrera y el secretario de Salud Municipal, epidemiólogo Federico Javier Ortiz Ibarra, anunciaron anoche que hay 90 por ciento de posibilidades de que el 2 de julio regresen a sus actividades con un 30 por ciento de capacidad los restaurantes, el viernes los hoteles y los tianguistas de la central de abasto y pequeños comercios, mientras que para el fin de semana ya abrirían las tiendas de departamentales, plazas comerciales y se permitirán las actividades deportivas al aire libre que no sean de contacto, entre ellos gimnasios.

En su videoconferencia de anoche, Jaimes Herrera dijo que en Iguala las condiciones están dadas para la reapertura gradual de algunos de los negocios no esenciales si el semáforo cambia a naranja para el miércoles, sin embargo, advirtió que “si en un momento dado empiezan a aumentar los casos y se empiezan a ocupar los hospitales arriba del 65 por ciento de su capacidad, automáticamente pasamos a rojo y nos vamos a encerrar todos”.

Mencionó que hasta anoche había 209 casos confirmados de Covid-19, 82 defunciones y otros tres fallecimientos en espera de resultados.

El alcalde postulado por Morena informó que entre el domingo y ayer fueron dadas de alta por mejoría dos pacientes más de la Unidad Covid-19, dos mujeres de 81 y 64 años de edad, fueron llevadas a sus casas donde se les dará seguimiento, y sólo quedaron internados tres pacientes más. Mientras que en el hospital general hay dos o tres pacientes y en el ISSSTE cinco hospitalizados.

Con relación a la anunciada “nueva normalidad” que prevén sea para el jueves, el secretario de salud Federico Ortiz enlistó los comercios y establecimientos que podrán abrir a 30 por ciento de su capacidad, siempre y cuando cumplan con estrictas medidas sanitarias, advirtiendo que quienes no cumplan se les volverá a cerrar.

Dijo que para el 2 de julio podrían abrir los restaurantes y explicó que ese día los verificadores de la Secretaría a su cargo llegarían a supervisar que se cumplan todas las disposiciones y en caso de que algo les falte se hará la recomendación, y que al día siguiente en caso de incumplir ya serían sancionados.

Agregó que para el viernes ya podrían abrir los hoteles que así lo deseen, mientras que se permitirá la instalación de los tianguistas de la central de abasto, que en este caso, cerca del 30 por ciento de ellos llega de otros estados. Ese mismo día abrirían pequeños comercios como estéticas y otros que no impliquen aglomeración de personas.

Para el fin de semana ya podrían abrir centros comerciales, tiendas departamentales y las tiendas de autoservicio ya podrán abrir áreas que tenían aisladas. Todos permitiendo únicamente un 30 por ciento de su capacidad de clientes y con el uso obligatorio de cubrebocas.

Las actividades deportivas al aire libre como salir a caminar o correr ya se podrían hacer, con excepción de deportes de contacto que sería hasta julio. Dijo que posiblemente se permita la reapertura de gimnasios, que aunque no están considerados en esta etapa de la pandemia, se llegó a un acuerdo con los propietarios de que sólo puedan tener asistencia a 30 por ciento de su capacidad y en un horario por citas, sin embargo, advirtió que en caso de que llegue la verificación y no cumplan se les va a sancionar.

Mencionó también que aunque no están incluidas para que abran en la fase naranja las iglesias ni centros de culto, estarían platicando con las autoridades religiosas  “para ver la posibilidad de que se manejen en grupos pequeños, hablamos de que no tengan más del 25 o 30 por ciento, y tal vez se pudiera dar apertura”.

En el caso de bares y antros, seguirían cerrados, y en los restaurantes sólo se podrá vender bebidas alcohólicas con la comida y no para hacer sobre mesa.

Enfatizó que si no se cuida esta oportunidad en la que Iguala está saliendo con un muy bajo nivel de infección y de mortalidad, se podría dar un rebrote de casos.

Ortiz Ibarra señaló que las autoridades municipales van a dar un distintivo a los establecimientos de “lugar seguro de Covid-19” para quienes cumplan con las medidas, “no se trata de que hagan una gran inversión, sino que protejan a ellos y su personal”.

El alcalde dijo que el acuerdo con el gobierno estatal es que el miércoles se hará una evaluación para ver cómo está hasta ese día la situación en Guerrero y poder llegar al semáforo naranja, “de tal manera que a mí como gobierno municipal me prohíben que pudiésemos hacer estas reincorporaciones si no pasamos a color naranja, tenemos fe”.

Y agregó, “no podemos decir que se va abrir ya el 2 de julio pero ya es casi un 90 por ciento que las condiciones están dadas. No es que se vaya a abrir porque está controlado el virus, se va a abrir porque hay una presión económica enorme”.

Desde la semana pasada, a pesar de que el semáforo no ha pasado a naranja, muchos de los negocios no esenciales de centro de la ciudad ya abrieron sus puertas. Ayer locales de venta de calzado estuvieron laborando y con aglomeración de clientes, sin respetar las recomendaciones sanitarias.

Texto: Alejandro Guerrero / Foto: El Sur