20 septiembre,2021 4:54 am

Denuncian alumnos de Ayotzinapa campaña de odio y criminalización tras el accidente  

Piden que la tragedia ocurrida el viernes, con dos personas muertas en el choque de un autobús con normalistas, se investigue de manera imparcial, pronta y exhaustiva para que las víctimas accedan a la justicia. “No intervenimos ni lo provocamos, como dolosamente pretenden señalarnos de manera infundada”, se deslindan. El abogado Vidulfo Rosales señala a grupos de derecha en las acciones contra los estudiantes

Chilpancingo, Guerrero, 20 de septiembre de 2021. Sobre el choque del autobús del servicio público en que viajaban estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, contra el vehículo Volkswagen, donde fallecieron el director de una escuela de artes marciales, Jacinto Palacios Celino y la madre de familia, Raquel Acosta Ayala, este viernes, la comunidad estudiantil informó que contribuirá en las investigaciones para el esclarecimiento de los hechos.

En un boletín de prensa, los normalistas también demandaron que las autoridades no aprovechen esta circunstancia para criminalizarlos, y “que no se utilice la tragedia y el dolor de las familias para mostrar sus fobias políticas e ideológicas. Las familias no lo merecen”.

Por separado el abogado de las madres y padres de los 43 normalistas desaparecidos, Vidulfo Rosales Sierra, señaló que las autoridades deben fincar responsabilidades al operador del autobús que incurrió en la falta de precaución y de cuidado al conducir, motivo del accidente, y que nada tiene que con ver los estudiantes o con el movimiento por la presentación de los alumnos desaparecidos y de justicia por los crímenes del 26 y 27 de septiembre en Iguala.

Sin embargo, advirtió que hay una campaña de odio de grupos de derecha contra los normalistas, luego de que ayer, el antimonumento para recordar a los 43 jóvenes desaparecidos en Chilpancingo, amaneció cubierto con aceite quemado.

En el comunicado, la comunidad estudiantil de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, negó cualquier responsabilidad en el accidente del 17 de septiembre, entre un autobús y un vehículo Volkswagen, “no intervenimos ni los provocamos, como dolosamente pretenden señalarnos de manera infundada”, en relación con comentarios que también trascienden en redes sociales.

Explicaron que los autobuses que utilizan para sus traslados a actividades, “son por mutuo acuerdo con las empresas, son conducidos única y exclusivamente por los conductores designados por las compañías respectivas”.

Expresaron su solidaridad con las familias de las víctimas del accidente, para unirse al “clamor de justicia y que se finquen las responsabilidades a que haya lugar”. Conocedores del dolor que provocan las pérdidas y ausencias de compañeros y seres queridos, pidieron una investigación imparcial, pronta y exhaustiva para que las víctimas accedan a la justicia.

Asimismo, expresaron su preocupación por la campaña de odio y criminalización desplegada contra los normalistas desde el anonimato, sobre el antimonumento cubierto de aceite, y pidieron que no se utilice la tragedia para mostrar fobias políticas e ideológicas.

El bus no pertenece a la Normal, ni era manejado por normalistas

Consultado por separado, Rosales Sierra aclaró que las autoridades ministeriales deben realizar una investigación expedita e imparcial y si indica que el conductor manejaba de manera indebida tendrá que responder.

Vía telefónica añadió que los conductores laboran para una empresa de autobuses, que debe contar con personal capacitado, y en ello “nada tiene que ver con la Normal”.

Por lo tanto, la tragedia del accidente, y el dolor de los familiares, no debería ser utilizado para comenzar una campaña de odio hacia los normalistas y organizaciones que demandan justicia.

Consideró que los grupos de derecha, a los que atribuyó el incidente en el antimonumento cubierto con aceite quemado, tendrían que exigir la detención del conductor, ya que los estudiantes que iban a bordo también estuvieron en riesgo.

Explicó que cuando los normalistas regresaban de una acción política, y el autobús arrolló al Volkswagen, se cerró la puerta del camión en un mecanismo que se activa de forma automática.

En la entrevista, aclaró que aún se estaba recuperando información del accidente, pero unos jóvenes relataron que rompieron los cristales de las ventanas para poder salir del vehículo y poner a salvo su vida porque ya se estaba incendiando, y fueron a la Normal por ayuda. Cuando regresaron ya se encontraba en el lugar bomberos y peritos de la Fiscalía General del Estado en el lugar.

El defensor de derechos humanos urgió a que se avance en el esclarecimiento de los hechos y se finquen responsabilidad al conductor que venía operando el autobus, porque “no se puede decir que van a investigar a la Normal o a los estudiantes por un accidente de tránsito vehicular con resultados fatales, con víctimas que lamentamos, que no debían morir”.

Insistió en que si los conductores de las empresas de autobuses no son competentes, ponen en riesgo la vida de las personas, “que pidan informes de la empresa, que se hagan peritajes de por qué se dio el accidente y que se apliquen las responsabilidades de acuerdo a la ley”.

Subrayó que la lucha social se trata de que no haya más muertes, y en una sociedad con concordia y Estado de derecho, el gobierno debe garantizar una investigación  exhaustiva, para que haya justicia, verdad de lo que pasó y una justa reparación del daño.

De los grupos de derecha, que también calificó de fascistas, recordó que irrumpieron en el escenario después del desalojo violento del 12 de diciembre 2011, llamando a pronunciamientos contra Ayotzinapa.

“Grupos recalcitrantes salen a escena a desplegar una campaña de odio e intentan generar toda una opinión para que el gobierno actúe contra la Normal o contra el movimiento por los 43”.

Aclaró que las acciones los siete años de los crímenes de Iguala, comienzan este lunes, no van a detenerlas con una campaña de odio, “debemos caminar todos porque haya justicia, en esa dirección, van los padres y madres de los 43, y el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

Confió en que el gobernador, Héctor Astudillo se pronuncie por una investigación objetiva e imparcial, “ es una persona prudente, que ha sabido conducir el estado en momento convulsos, y esta vez no va a ser la excepción”.

Texto: Lourdes Chávez/Foto: Archivo