23 septiembre,2021 11:01 am

Golea Real Madrid y recupera el liderato en la Liga española

Con un doblete de Benzema, un triplete de Asensio y un gol de Isco, el equipo de Ancelotti se impone fácil 6-1 al Mallorca y vuelve a la cima de la tabla del campeonato español al llegar a 16 puntos en seis jornadas, dos más que el Atlético y ocho por encima del Barcelona, que hoy visita al Cádiz

Madrid, España, 23 de septiembre de 2021. El Real Madrid consiguió su quinta victoria consecutiva, cuatro en Liga y una en Champions, gracias a un recital ante el Mallorca de 6-1 liderado por los goles de Marco Asensio, autor de un hat-trick, y del talento inagotable de Karim Benzema, otra vez decisivo para que los blancos inclinasen la balanza a su favor a los pocos minutos.

La noche fue plácida para este Madrid que juega más divertido que el de la temporada pasada y tiene más verticalidad y hambre. Se trata de un equipo con un físico espléndido, con menos orden defensivo -por el momento-, pero con algunos cambios fundamentales que han dado un aire nuevo al plantel. Algunos de ellos sorprendentes.

Es el caso de Éder Militao, todo un mariscal autoritario en el centro de la zaga, o del propio Vinicius, que -aunque no vivió su mejor noche- parece otro futbolista al de las temporadas anteriores. El que no cambia es Benzema, el auténtico estilete de un Madrid que encarriló la sexta jornada a los tres minutos. El francés olió sangre y no dudó en hincar el diente a su rival.

Fue por un error del joven Josep Gayá, que pagó su inocencia con un regalo a Benzema tras un control deficiente. El ‘9’ madridista agarró el balón, echó a correr y marcó con la colaboración de Manolo Reina, que no estuvo especialmente acertado en la capital de España. La salida de los merengues fue toda una declaración de intenciones que tuvo su respuesta en el electrónico de un Bernabéu todavía en obras.

Asensio fue el siguiente en entrar en acción. El balear avisó con un córner directo que se paseó bajo palos de la meta insular y a los 24 minutos no dejó escapar un rechace a un disparo de Rodrygo para colocar el 2-0 en el marcador. Fue entonces cuando el Mallorca se vio obligado a la reacción y logró recortar distancias en la jugada posterior.

Tras el saque de centro, y una combinación con Kang-in Lee como líder, el surcoreano batió a Courtois con un fuerte lanzamiento que añadió miga al partido, aunque sólo fuese por cinco minutos. Ese fue el tiempo que necesitó el equipo de Carlo Ancelotti para volver a abrir ventaja con el tercero de la noche, esta vez tras una jugada entre Benzema y Asensio.

El mallorquín -que no celebró ninguno de sus goles- no perdonó a sus paisanos y cerró un duelo donde los visitantes apenas sacaron la cabeza del hoyo en ocasiones de Lago Junior y un cabezazo a Hoppe de Nacho que reclamaron como penalti. No hubo más argumentos de un Mallorca recién ascendido que sacó mejor imagen que resultado. Porque lo peor estaba por llegar para los bermellones.

Benzema volvió a activarse y sólo el VAR pudo arrebatarle un botín más abultado. El cuarto le fue anulado por falta a Sastre, pero no perdonó el quinto de la noche tras un pase exquisito de Alaba, su octavo gol en seis jornadas. Entre medias, Asensio se ganó el respeto del Bernabéu con otro gol de bandera, en esta ocasión con un misil desde fuera del área. No existía mejor escenario para jugar y hacer disfrutar.

Eso fue lo que hicieron los canteranos Blanco y Gutiérrez, incluso Isco en los últimos 20 minutos, ovacionado por la grada en un par de jugadas, una de ellas culminando el definitivo 6-1 a pase de Vinicius. Y Camavinga, una de las mejores noticias en el conjunto blanco, con un debut sobresaliente como titular.

Incluso también salió ganando Courtois, que tuvo dos paradas meritorias ya en el tiempo de descuento pese a llevar muchos minutos desconectado. Un triunfo más que completo para el Real Madrid, que acabó confirmando, con un juego atractivo y convincente, su sólido liderato en Primera División.

Derrota Sevilla al Valencia; Espanyol hunde al Alavés

El Sevilla se impuso 3-1 ayer al Valencia en la sexta jornada de la Liga española, un partido que recuperó la mejor versión de los andaluces y supone un borrón che en el Ramón Sánchez-Pizjuán, mientras que el Espanyol dio un paso adelante a costa de un Deportivo Alavés por 1-0.

Un partido señalado de los exigentes al Sevilla se le puso cuesta abajo sin casi hacer nada. El Valencia, en su prometedor inicio del proyecto de Bordalás, dio unos pasos hacia atrás en 20 minutos para olvidar en los que el cuadro local se puso 3-0 en el Pizjuán.

Lo mejor para la necesidad sevillista, después de dos empates, fue encontrar a los tres minutos el 1-0 del Papu Gómez, en la contra que montó Lamela tras el lamentable balón rifado de Wass. Poco después, el señalado en el Valencia fue Mamardashvili, al comerse el bote de un balón centrado por el debutante Montiel y rebotado en la espalda de Lato.

El meta che falló también en el 3-0. La zaga al completo no salió mejor parada, ya que Rafa Mir le ganó la espalda y la carrera a Alderete y toda la zaga para batir al meta georgiano con una vaselina. Viviendo de los regalos y una eficacia total, el Sevilla dejó meterse en el partido al Valencia, con el gol de Hugo Duro.

Los de Bordalás compitieron mejor y en la reanudación lo mantuvieron. Lopetegui no tardó en mover un banquillo en el que se notaba la rotación de este mes de Champions, dando entrada a Rakitic, En-Nesyri y Navas. El marroquí pudo sentenciar al poco de entrar y el Valencia no tuvo reacción ni ataque.

Con las lesiones de Gayà y Soler, la responsabilidad recae sobre un Guedes que parece incapaz de tirar del carro como venía haciendo. En general, al Valencia, que venía con pocas piernas de la amarga derrota ante el Real Madrid, se le nubla el camino con Bordalás y se queda con 10 puntos. El Sevilla suma 11 con un partido menos.

También ayer, el RCDE Stadium vio finalmente el primer triunfo de su equipo en su regreso a la elite, ante un Alavés que sigue sin puntuar con Javi Calleja gastando crédito. Un gol de penalti de Raúl de Tomás fue lo que permitió a los catalanes ponerse con 6 puntos y a los vascos les dejó como colista.

El Alavés compitió como para terminar con la crisis, aunque las ocasiones fueron ‘pericas’ de inicio. El VAR dejó sin validez, de manera justa, dos tantos locales, y los visitantes reaccionaron hasta lograr la mejor ocasión al borde del descanso, de Joselu y en el rechace Aguirregabiria. El momento vitoriano fue también tras el paso por vestuarios, pero ahí hizo el 1-0.

Los de Calleja no estaban finos arriba, a pesar de buscar la reacción con un amago de asedio, y el Espanyol se recompuso con el balón y los cambios. Wu Lei pudo dar la tranquilidad a los de Vicente Moreno, de cara a otro largo descuento para los pericos, que esta vez no trajo goles pese al tembleque final.

Texto: Europa Press