EL-SUR

Viernes 14 de Junio de 2024

Guerrero, México

Guerrero  

Califica de retrógrada la Ley de Seguridad Interior el ex guerrillero José Arturo Gallegos

De aprobar esta legislación los senadores, se va a regresar a los tiempos negros del terrorismo de Estado, o de la “mal llamada” guerra sucia, dice. Actualmente ya no es posible la vía de la guerrilla, se debe seguir luchando por la vía política y mediante la movilización social para frenar leyes como ésta, afirma

Zacarías CervantesChilpancingo

Diciembre 05, 2017

El ex integrante de la guerrilla de Lucio Cabañas, ex preso político, universitario y ahora escritor, José Arturo Gallegos Nájera, calificó la Ley de Seguridad Interior como “retrógrada”, y dijo que viene a dar marcha atrás “a lo poquito que se había avanzado en cuestión de libertades”.
Vaticinó que, de aprobar los senadores esa Ley, se va a regresar a los tiempos negros del terrorismo de Estado, o de la “mal llamada” guerra sucia.
Gallegos Nájera, quien recientemente publicó su nuevo libro, Mi vida en prisión, charló la mañana de ayer con algunos de sus lectores, a quienes les autografió ejemplares en la cafetería La Covacha.
En entrevista, reprochó que sin el movimiento armado en el que participó no hubiera habido la reforma política que hoy permite la participación a los partidos de oposición, lamentablemente, dijo, “quienes están cosechando son oportunistas que llegan a los partidos para ver de qué se sirven y no para servir”, dijo en referencia a los diputados que, siendo de partidos de oposición votaron a favor de esa Ley.
Consideró que, actualmente ya no es posible la vía de la guerrilla, “porque el enemigo ya aprendió y tiene toda la tecnología del mundo”, pero añadió que no por eso se debe dejar de seguir luchando por la vía política y mediante la movilización social para frenar, leyes como la de Seguridad Interior.
El autor también de La guerrilla en Guerrero y A merced del enemigo, denunció que con la aprobación de la Ley de Seguridad Interior, los diputados, “militarizan la ciudadanía, no importando que esto vaya en contra de los derechos humanos”.
Gallegos Nájera, de 67 años, ex secretario general del Sindicato de Trabajadores Administrativos y de Intendencia de la Universidad Autónoma de Guerrero (STAISUAG) y ex coordinador regional de investigación de la desaparecida Comisión de la Verdad (Converdad), deseó que los senadores de la República no aprueben la Ley de Seguridad Interior, “porque el Ejército no tiene porqué andar patrullando las calles, para eso están las corporaciones policiacas”.
Agrego que legalizar la presencia del Ejército en las calles va en contra de los derechos humanos y de la ciudadanía, desde el momento en que se plantea que el Ejército puede allanar domicilios y detener a personas simplemente por sospechar que son delincuentes; insistió que con eso se están cercenando los derechos humanos, “porque ya no hay libre tránsito, ahora en cualquier esquina te podrán golpear, encarcelar o hasta matar allí, bajo el argumento del cumplimiento de esta ley”, alertó el universitario.
“Es una Ley que, desgraciadamente, los chayoteros del Congreso han aprobado en contra de quienes votaron por ellos”, contó.
Advirtió que ahora, con la legalización de que el Ejército realice tareas policiacas, se va a regresar a los tiempos negros aquellos de la mal llamada guerra sucia o “terrorismo de estado”.
Se quejó, “este tipo de militarización, más que ayudar, afecta y es mucho el cinismo del gobierno al declarar que es necesario militarizar al país por la incapacidad que tienen los gobiernos de todos los niveles, o por el amasiato que tienen autoridades y policías con la delincuencia organizada”.

Oportunistas se han aprovechado de los logros de la guerrilla, señala

De acuerdo con Arturo Gallegos, gracias al movimiento armado de los sesentas y setentas hoy hay más apertura política, pero que hay oportunistas que se han aprovechado de ella y que llegan a los cargos públicos para ver con qué se sirven y no para servir.
“Si alguien dice que no se logró nada (con la guerrilla), falta a la verdad, porque decir eso es no tomar en cuenta que si no hubiera habido guerrilla, no hubiera  habido reforma política, y al no haber reforma política la parte que llamábamos reformistas, que eran del PCM y otros partidos satélites del PRI, no hubieran tenido tantos diputados con la llegada de Cuauhtémoc Cárdenas, que fue cuando tuvieron su auge, si no hubiera habido reforma no hubieran tenido la oportunidad de participación”, reprochó.
Admitió que la reforma política promovida por Jesús Reyes Heroles, que se dio a partir de 1978 fue una trampa que le tendieron al ala de izquierda radical, “para poder encauzar a esta izquierda radical le tiraron un anzuelo con un buen pescado y estos se lo tragaron toditito, porque de inmediato se convirtieron en electoreros y dejaron de hacer trabajo de masas, se olvidaron de las causas populares y se fueron a las curules de las cámaras a hacer lo que saben hacer, levantar el dedo de acuerdo al chayotazo que les llegue, porque son cañones de dinero que les dan para que puedan aprobar una ley al presidente de la República”, dijo Gallegos Nájera.
Añadió que, si en Guerrero los chayotean con millones de pesos, “entonces imagínate allá, por eso todo mundo se anda peleando por llegar a ocupar una curul, pero yo no veo que haya una diferencia, hasta ahorita, entre quienes participaron en la guerrilla con raíces históricas que buscaban cambiar las estructuras políticas de México, con un luchador social de los llamados reformistas”.
Insistió en que “la guerrilla sí nos dejó beneficios, sí hubo avances; desgraciadamente, se ha ido perdiendo a través del tiempo”.
–¿Pero las condiciones económicas, sociales y de represión siguen igual, se apagó la posibilidad de un movimiento armado?, se le preguntó
–Es complicado ahora pensar en un movimiento armado, porque el enemigo ya aprendió y tiene toda la tecnología del mundo. Cuando luchó Lucio Cabañas ya se utilizaba una tecnología avanzada que era vía satelital para detectar el calor en la Sierra, con eso sabían dónde estábamos ubicados, y poder dispararle un obús a kilómetros de distancia. Eso no sucedió, pero los helicópteros dejaban caer bombas y de eso hay testimonios, la Comisión de la Verdad arrancó testimonios de personas que con lágrimas en los ojos decían lo que habían vivido.
“Yo considero que habría que seguir luchando por la vía política, la guerrilla ya es difícil que se logre, eso no significa renunciar, se debe seguir luchando para parar esto que es aberrante”, dijo en referencia a la Ley de Seguridad Interior.
“Debemos seguir luchando por la vía política y mediante la movilización social. No creo que conteniendo a la bases por medio de la militarización el Gobierno vaya a lograr nada”, vaticinó.
Dijo que la Ley de Seguridad Interior se promovió porque hay un estado fallido, “y hay la necesidad de militarizar a México para que impongan sus leyes que no sirven, eso es lo que nos están diciendo. Es el mensaje que tenemos, hay que militarizar al país para poder reprimir e imponer sus leyes”.