EL-SUR

Martes 23 de Abril de 2024

Guerrero, México

Guerrero  

Cierran Xalpatláhuac para impedir que fuerzas federales y estatales vuelvan a tomar el pueblo

El tlayakanki, Nicolás Villareal Dircio, declara que los habitantes les pidieron que se fueran porque además de que catearon casas e intentaron llevarse a algunos vecinos detenidos, significó una humillación la forma violenta como entraron a sus oficinas “no por mí, sino por lo que representa la investidura”

Marzo 25, 2023

Vecinos y policías afuera del Palacio Municipal de Xalpatláhuac este jueves Foto: Antonia Ramírez

Zacarías Cervantes / Carmen González

Chilpancingo / Tlapa

Pobladores de Xalpatláhuac mantenían ayer bloqueadas las entradas y salidas de esa cabecera municipal para evitar que vuelva a ingresar el Ejército, la Guardia Nacional y la Policía Estatal, como como ocurrió el jueves.
En conferencia de prensa después de la una de la tarde, representantes del pueblo denunciaron que los militares, efectivos de la Guardia Nacional y policías estatales llegaron violentamente derribando la puerta de la oficina del tlayakanki, Nicolás Villareal Dircio, la del Palacio Municipal y del auditorio, además de que golpearon y empujaron a mujeres que pretendían recuperar el pueblo que estaba cercado.
En la conferencia de prensa, que se transmitió en la página de Facebook del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, los representantes del pueblo explicaron que en respuesta a la violencia, la gente, en su mayoría mujeres, les exigieron que se fueran del pueblo, lo que ocurrió por la tarde.
Villareal Dircio, explicó que no tenían conocimiento de que llegaría “el gobierno” y que a las 6 de la mañana irrumpieron en sus oficinas lo que significó “humillar al pueblo” y por eso la gente se molestó, “no por mí, sino por lo que representa la investidura”.
Dijo que casi a esa hora, cuando se levantó vio también frente a su casa cuatro patrullas con policías estatales y enseguida le habló el director de Gobernación, Francisco Rodríguez Cisneros quien le pidió hablar con él, “yo le respondí que a esa hora no, que yo no gano ningún salario y que no dependo del gobierno”.
Añadió que después convinieron en reunirse a las 11 de la mañana, pero que, finalmente, no bajó al Palacio Municipal porque sabía que no iban en son de paz.
Mencionó que Oscar Chávez de Asuntos Políticos le mencionó que no bajara y no sabía a qué iban “no vinieron en son de paz, vinieron a vandalizar las oficinas del Tlayakanki, el Ayuntamiento y auditorio municipal”.
El tlayakanki explicó que más tarde se enteraron que los militares, la Guardia Nacional y los policías estatales llegaron por la detención del director del DIF Jorge Pardo Dorantes, pero aclaró que la Policía Comunitaria no lo detuvo por estar repartiendo despensas, como informó la presidenta municipal, Selene Sotelo Maldonado, sino por denuncias en su contra que hicieron personas a quienes defraudó.
Precisó que cuando Jorge Pardo era director del Registro Civil, pidió al señor Jesús Cabrera tres mil pesos por la corrección de un acta de nacimiento para su esposa, y a Gregorio Ortega Malgarejo 500 pesos por una de defunción, agregó que a ambos no les entrega sus documentos desde enero.
“En la Policía Comunitaria el fraude es un delito y por eso se le detuvo y fue liberado a las 24 horas”, informó el tlayakanki.
Aseguró que no lo golpearon y que lo entregaron frente a un comandante de la Policía del Estado ante quien el mismo funcionario municipal dijo que no había sido golpeado, pero añadió que después, la presidenta municipal Selene Sotelo denunció que si fue golpeado.
“La presidenta hizo una rueda de prensa donde también informó que la Policía Comunitaria está utilizando las armas de la Policía Municipal, lo cual es falso, las armas están resguardadas, están en costales, nadie las usa porque sabemos que son del gobierno federal”, agregó.
Indicó que supone que por eso cuando llegaron los militares, la Guardia Nacional y la Policía Estatal, actuaron violentamente, y que además de tirar violentamente las puertas de su oficina, la del Palacio Municipal y la del auditorio, catearon casas sin orden de por medio, aunque no dijo cuántas ni dio más detalles.
“En la forma que entraron nos pisotearon a todo el pueblo, que nos regimos por usos y costumbres por eso nos levantamos en defensa a nosotros mismos”, agregó.
También acusó que el director de Gobernación, cuando le llamó, le advirtió: “ya sacaste boleto, te vamos a detener ya sea en tu casa, en la calle o donde sea”, pero “yo no soy delincuente ni tengo antecedentes penales”.
Dijo que responsabilizaba al gobierno de lo que le pasara a él y a su esposa porque desde el 30 de mayo del 2022, lo intentaron detener ministeriales y ella quien está enferma de diabetes quedó traumada al ver las patrullas afuera de su casa.
El representante del pueblo pidió a los gobiernos estatal y federal que investiguen lo que está pasando en Xalpatláhuac y que “no crean las mentiras que se dice la prensa y en las redes sociales y que no vengan a intimidar a la gente”.
Acusó que por temor, desde el jueves se suspendieron las clases en todas las escuelas; “el gobierno si quiere paz, debe dar paz, si entran con respeto se les da respeto, pero entraron violentamente y fue lo que atemorizó y enojó a la gente”, insistió.
Hizo responsables a los gobiernos federal y estatal de lo que le pase a él o a su familia.
Juana Martínez Ruiz, una de las mujeres que dijo fue golpeada, explicó que la gente, la mayoría mujeres, se organizó cuando los militares y la Policía del Estado “comenzaron a moverse para arriba y para bajo por todas las calles y ya nadie podía salir de sus casas, los niños tenían miedo y desde la mañana ya no quisieron ir a la escuela”.
Añadió que después del medio día policías estatales quiseron llevarse a unas personas detenidas, “entonces dijimos que por qué se las iban a llevar, y les pedimos una orden, pero no llevaban nada y se las quitamos”.
Denunció que fue cuando los policías golpearon a unas de ellas y a otras las empujaron, denunció que a su hijo de 14 años también se lo querían llevar, “y eso no es justo”.
También ella responsabilizó a los gobiernos federal y estatal, así como a la presidenta municipal Selene Sotelo de lo que le pase a ella o a su familia
Otra de las que se dijo agredidas, Guadalupe Malgarejo, aclaró que lo que está pasando en Xalpatláhuac no es como se dice en las redes sociales, “nosotros sólo defendemos lo que es del pueblo”, dijo, y explicó que durante el repliegue que hicieron de los militares, personal de la Guardia Nacional y Policía del Estado las mujeres se colocaron adelante para que no hubiera un enfrentamiento entre la policía y los hombres.
Denunció que aun así, los policías cortaron cartucho “y nos empezaron a empujar, y, por lógica, muchas personas salieron a defendernos”.
Insistió que no se está diciendo la verdad de lo que está pasando en ese pueblo, “la verdad nosotros tuvimos mucho miedo, hubo muchos militares, Guardia Nacional, y todavía en la noche quisieron entrar”, denunció.
Asistió a la conferencia de prensa el representante de la Red Nacional de Defensores de Derechos Indígenas y Afromexicanos, Javier Vásquez, quien se solidarizó con el pueblo y con la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).
Les dijo que el pueblo tiene derecho a la libre determinación y que puede autogobernarse.
Calificó como una circunstancia “dolosa”, el hecho de que los tres órdenes de gobierno hayan mandado al Ejército y a la Guardia Nacional, en lugar de generar un ambiente de concordia y de paz, para que se abone a resolver el conflicto.
Por la noche del jueves, circuló en las redes sociales que policías comunitarios llegaron a la casa del policía municipal Francisco Malgarejo a quien le dispararon y resultó herido, sin embargo, el tlayakanki aseguró que es falso que haya sido la Policía Comunitaria la que le disparó porque a las 8 de la noche que ocurrió el incidente había una reunión en la explanada del Palacio Municipal y ahí estaban todos los comunitarios.
Informó que se enteraron del incidente porque le llamaron al comandante de la Comunitaria para que fuera, debido a que (el policía municipal) le estaba pegando a su esposa, pero aseguró que la asamblea le pidió que no fuera para evitar problemas.
“No sabemos quién lo balaceó. No es como se maneja en las redes sociales, la Comunitaria estaba con nosotros en la reunión, y en ningún momento salió nadie de ahí”, aseguró.
Moderó la reunión el representante de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), Zeferino Lorenzo y acudió también el coordinador de la Casa de Justicia de Espino Blanco, Martín Rosales Sierra quien aseguró estaban para acompañar a la comunitaria de Xalpatláhuac.
Mencionó que acusaron a los policías comunitarios de actuar de manera ilegal, fuera del reglamento por lo del caso del director del DIF, pero la información que dieron es que cometió faltas, defraudó y por eso se lo llevaron.
Realtó que al darse su liberación y acordar una mesa de trabajo con el secretario General, Ludwig Marcial Reynoso Núñez para el sábado 25 de marzo, a las 2 de la tarde pensó que ahí había acabado el problema.
Dijo que en el operativo se llevaron las dos patrullas que usaba la Policía Comunitaria, y preocupó a la población que vandalizaron las oficinas del tlayakanki.
Martín Rosales consideró que el asunto es más político, pero que no se soluciona con el uso de las fuerzas atemorizando al pueblo, los niños, mujeres, si no con el diálogo.
Zeferino Lorenzo hizo el recuento en na savi de lo expuesto y luego participó otra persona en nahuátl quien pidió a la gobernadora no defraudar al pueblo que le dio su voto, y se preguntó por qué a los campesinos los manda a matar, cuando ellos están en su derecho y nunca habían visto que un gobernador los enviará a matar, en vez de mandar despensa o apoyos a los productores.
Le pidió a López Obrador que no mande armas para que los nos maten, porque la gobernadora no está para generar muertos, pero a los pobres no se le hace justicia, los mandan amenazar.
Otra señora pidió a la gobernadora que atienda el conflicto que lleva mas de un año y medio y que se agravó por la forma en que llegaron los policías maltratando las oficinas del Ayuntamiento y la despensa que andaban entregando, la cual no quieren sino trabajo.
Reclamó la falta de atención en el servicio de agua potable que ya no tienen porque la traen de lejos y la última vez se secaron los pozos y que eso no le importaba a la presidenta.
Acusó a Jorge Pardo de ocasionar los problemas, por llevar las despensas y que acudiera la policía espantando a los niños y preguntó si esperaban que se volvieran matones, asesinos, rateros para tener justicia.
Responsabilizó al ex alcalde Rosendo Larios Rosas y a la presidenta Selene Sotelo de lo que suceda. Dijo que ella debe ir a la cabecera, porque nadie la corrió, debe ir a trabajar y preguntó cuál era su miedo.
Otros más que intervinieron en la conferencia de prensa coincidieron en pedir la intervención de la gobernadora Evelyn Salgado Pineda para resolver el conflicto del que responsabilizaron a la presidenta municipal Sele Sotelo.
Ayer, un día después de la irrupción de los militares, efectivos de la Guardia Nacional y de la Policía Estatal, los pobladores mantenían las entradas y salidas de la cabecera municipal bloqueadas con piedras para impedir el ingreso nuevamente y un contingente de personas permanecía concentrado en el centro del pueblo, se informó por teléfono.