EL-SUR

Lunes 04 de Marzo de 2024

Guerrero, México

Guerrero  

El principal obstáculo para tener justicia en el caso Ayotzinapa es el Ejército, insisten padres

Advierte el señor Emiliano Navarrete que si quien cometió este crimen es el propio gobierno mexicano no se puede juzgar a sí mismo, así que no van a llegar más allá de tener reunión tras reunión, como ha sucedido con el pasado y el actual gobierno federal

Mayo 29, 2023

Madres y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, el sábado en el mitin en Iguala en el obelisco en memoria del normalista Julio César Mondragón Fontes Foto:?El Sur

Alejandro Guerrero

Iguala

Padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos denunciaron que a 104 meses de los ataques del 26 y 27 de septiembre de 2014 no existe verdad ni justicia, pero sí muchos obstáculos para esclarecer el caso, saber dónde están y qué pasó con sus hijos, en el que el “obstáculo principal” ha sido el Ejército.
El señor Emiliano Navarrete, uno de los padres de los jóvenes desaparecidos y miembro de la Comisión Presidencial criticó que el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, desde que tomó posesión, “ha sido empañada (la investigación) de tanta pinche buena voluntad de atender, por esclarecer nuestro caso, pero esa buena voluntad no da resultados por sí sola, y para que dé resultados él tiene que meter la mano y tiene que intervenir realmente para que el Ejército dé toda la información que tiene en su poder y que hasta el día de hoy no ha entregado”.
Una comisión de madres y padres de los jóvenes desaparecidos en Iguala realizó el sábado el mitin que han hecho en esta ciudad cada día 27 para conmemorar los hechos.
Esta vez, además del ya acostumbrado acompañamiento de alumnos de la Normal Raúl Isidro Burgos y del Bloque Democrático de Iguala, también estuvieron familiares de víctimas de desaparición de Jalisco y del colectivo Lupita Rodríguez de Chilpancingo.
En el mitin realizado en el obelisco del Periférico Norte esquina con calle Juan Álvarez, el padre de familia Emiliano Navarrete lamentó los 104 meses que llevan en este proceso de búsqueda de verdad y de justicia, “nunca imaginamos llegar a tanto tiempo sin saber de ellos”.
Insistió en que fue el Estado quien cometió este crimen de lesa humanidad, lo cual ya fue reconocido, y que gracias a los organismos como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el caso no ha sido cerrado como lo intentó hacer en varias ocasiones el gobierno federal anterior, “y hasta el actual gobierno que ha intentado hacernos creer que ya encontraron la verdad”.
Destacó que para ellos, “hasta el día de hoy no existe verdad ni justicia, más bien existen muchos obstáculos para poder llegar a la verdad, saber dónde están o saber qué pasó con nuestros jóvenes”.
Expuso que a más de ocho años el obstáculo principal para resolver el caso ha sido el Ejército, “un Ejército para vergüenza de la nación y de los mexicanos, que no está para proteger al pueblo, sino para desaparecer, intimidar y reprimir, que los políticos lo utilizan como un arma letal porque están capacitados para desaparecer y para matar”.
Cuestionó que ¿cómo se va a tener verdad?, si quien cometió este crimen es el propio gobierno mexicano, “no se puede juzgar (a sí mismo)”. Advirtió que con el gobierno mexicano no van a llegar más allá de tener reunión tras reunión.
Mencionó que al igual como lo han hecho los colectivos de familiares de víctimas de desaparición, que son ellos mismos quienes buscan a sus familiares, igual ellos buscan alguna pista que los lleve a saber la verdad de dónde están sus hijos.
Dijo que el Ejército ha negado el acceso a toda la información al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), a pesar del decreto del presidente, “solamente fueron palabras y se las llevó el viento, porque los titulares de las instituciones no acatan órdenes de un tipo que viene nada más por seis años, cuando ellos tienen cimentada esa institución desde hace muchos años, y para quienes tenemos memoria, el Ejército siempre ha sido el enemigo del pueblo, que ha desaparecido a nuestros seres queridos”, indicó.
Advirtió “vamos para delante, ni un paso atrás hasta saber la verdad de nuestros hijos, y si tenemos que morir será de pie y de frente buscando a nuestros seres queridos, y no conformarnos con migajas que nos dé el gobierno para poder callarnos”.
Tanto en esta estela como en la de Ciudad Industrial, donde fue hallado asesinado y torturado el estudiante Julio César Mondragón, los padres y las organizaciones colocaron ofrendas de flores, hicieron oración y realizaron mítines, como ha sido una tradición desde hace ya casi nueve años.