EL-SUR

Martes 27 de Septiembre de 2022

Guerrero, México

Guerrero  

Escala la narcoviolencia un hecho inédito: toque de queda declarado por un cártel en Huitzuco

Intromisión del crimen organizado en campañas para influir en el resultado electoral, otra denuncia de 2021. Dos comisarios asesinados y familias desplazadas de la sierra, en la disputa por controlar bosques y recursos naturales

Emiliano Tizapa Lucena Chilpancingo

Enero 03, 2022

 

Un vehículo calcinado que quedó de un enfrentamiento entre grupos del crimen organizado en la colonia Emiliano Zapata, de Huitzuco, de donde salieron desplazadas 20 familias Foto: Lenin Ocampo Torres

En este 2021, la violencia atribuida a los cárteles de la droga se mantuvo con pugnas entre grupos, ejecuciones con crueldad extrema, desapariciones, desplazamientos, extorsiones a la población, que son prácticas de los últimos tiempos. En este año electoral lo distintivo fue la intromisión en campañas políticas, y como un hecho inédito en Guerrero, un grupo de la delincuencia organizada declaró expresamente un toque de queda en Huitzuco, con órdenes, amenazas y plazo definido, que fue acatado por la ciudad.
Este municipio de la Zona Norte era conocido como tierra del dominio de la poderosa familia Figueroa, de la que dos de sus miembros fueron gobernadores con menos de 20 años de diferencia en sus administraciones. En este año, igual que los otros municipios de la región, Huitzuco de los Figueroa fue relevante en la información por la pugna entre los grupos delictivos La Bandera o Guerreros Unidos contra Los Tlacos o Cártel de la Sierra que dejó un toque de queda, hecho inédito en Guerrero, así como una estela de violencia y asesinatos que sometió a la población, y tras el cambio de gobierno estatal los enfrentamientos continuaron a pesar de la presencia de agentes de diversas instituciones de seguridad.
Un recuento de la información publicada en El Sur indica que la violencia en Huitzuco en 2021 comenzó el 3 enero cuando se informó del asesinato a balazos de un joven de 20 años de edad, en el centro de la cabecera municipal, a dos cuadras del Palacio Municipal.
La noche del viernes 8 de enero un grupo armado irrumpió en una casa de la colonia Las Minas, al sur de la cabecera municipal de Huitzuco, y con fusiles de asalto AK-47 y AR-15 ejecutó a un hombre y a su hijo, mientras otro hombre herido murió en el hospital. Ese mismo día en la mañana en la colonia Benito Juárez una mujer de 50 años a bordo de una motocicleta fue herida con impactos de bala en las dos piernas y un rozón en las costillas, testigos aseguraron que dos civiles armados a bordo de otra motocicleta la alcanzaron y le dispararon.
Las elecciones municipales del 6 de junio en Huitzuco marcaron un parteaguas político, pues fue la primera vez que el PRI pierde la alcaldía, contra Morena, el ganador de la Presidencia Municipal fue Eder Nájera Nájera, y la diputación local del distrito 23 también la ganó Andrés Guevara Cárdenas al priista Héctor Vicario Castrejón, político de la mayor cercanía al ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer, en el bastión del figueroismo.
Ya con los mandatarios morenistas en el municipio y en el gobierno del estado, tras la toma de posesión Evelyn Salgado Pineda como gobernadora, el 2 de noviembre ocurrió una intensa balacera y persecución en distintas colonias y calles de la cabecera municipal de Huitzuco, durante más de una hora en un presunto enfrentamiento entre civiles armados, miembros de la delincuencia organizada.
En las redes sociales y grupos de WhatsApp pobladores de la cabecera municipal informaron que minutos después de las 10 de la noche de ese martes 2 de noviembre inició una balacera entre la colonia El Real y la carretera estatal a Iguala, en la parte oriente de la ciudad, la cual siguió hasta las 11:20 de la noche cerca del centro, y que provocó al día siguiente la suspensión de clases en las escuelas.
La noche del domingo 21 de noviembre tres jóvenes fueron ejecutados a balazos en el centro de Huitzuco mientras iban a bordo de una motocicleta, dos de ellos eran hermanos, ese mismo día empezó a circular en la red social Facebook el mensaje de un presunto toque de queda firmado por el Cártel de la Sierra y la amenaza contra pobladores que fueran vistos en la calle después de las 6 de la tarde y hasta las 6 de la mañana, que sometió a la gran mayoría de la población por el temor impuesto. El toque de queda del Cártel de la Sierra de declaró y se acató, durante 15 días, del 21 de noviembre al 5 de diciembre.
Tras el toque de queda, en las escuelas del nivel básico de la cabecera municipal las clases presenciales se suspendieron, el comercio local y los negocios cerraron y la mayoría de la población se resguardó en sus casas, pese al refuerzo de la seguridad con la llegada de efectivos de la Secretaría de Marina, Ejército, Guardia Nacional y Policía Estatal que instalaron una base de operaciones en el casino municipal en el centro de la ciudad.

Huitzuco es un infierno, dice el conocido buscador de fosas

El 25 de noviembre el secretario de Seguridad Pública estatal, Evelio Méndez Gómez confirmó que la violencia en Huitzuco se debía a una “pugna entre grupos delictivos”, pero negó que hubiera un toque de queda. El 30 de noviembre la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, en conferencia de prensa al final de la entrega de apoyo a adultos mayores y con discapacidad en el Zócalo de Chilpancingo, también negó que hubiera un toque de queda, y dijo que ya se había reforzado la seguridad con elementos de la Marina, Sedena, Guardia Nacional y Policía Estatal.
Sin embargo, el 3 de diciembre el alcalde de Huitzuco, Eder Nájera Nájera, entrevistado en el Recinto de las Oficinas del Poder Ejecutivo del estado, en la capital, confirmó que ante la difusión en redes sociales del toque de queda “la gente tuvo temor, acató a pesar de la presencia de las fuerzas del orden estatal y federal”, aunque aseguró que “ya no es el cien por ciento de la gente que se retrae en su actividad social, muchas personas al ver esta presencia empieza a salir”.
Para el conocido buscador de fosas tras la desaparición de su hermano, vecino de esta cabecera, Mario Vergara Hernández, “Huitzuco es un infierno, Huitzuco es un panteón, desde hace varios meses es una tierra de horror, desde que llegó la gobernadora (Evelyn Salgado Pineda) han ejecutado a 20 personas, se han desplazado más de 20 familias y en lo que va del año van 70 muertos por la violencia”.
Vergara Hernández acompañó a un grupo de reporteros por una de las zonas de disputa el 8 de diciembre, para observar las calles solas, las casas abandonadas y coches quemados que dejaron los enfrentamientos entre los grupos delictivos Los Tlacos y La Bandera.
El propio ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer calificó como “un caso inédito” la violencia en Huitzuco, y aseguró que “le pedí al senador (Félix) Salgado Macedonio que nos ayudara y nos ayudó con una gran rapidez y con un gran esfuerzo”, en referencia a la visita el 29 de noviembre de la gobernadora a Huitzuco, donde acudió para reforzar las “acciones integrales de pacificación”.
A pesar de los recorridos de las fuerzas de seguridad, no cesan los hechos de violencia en Huitzuco, como el caso reportado el 21 de diciembre de una mujer herida a balazos en Las Granjas de la comunidad Amatitlán Grande, al sur de la cabecera municipal, quien murió más tarde en las instalaciones del Hospital General de Huitzuco.
El alcalde Eder Nájera explicó que esta violencia fue un asunto consecuente de que el gobierno federal blindó Chilpancingo, Acapulco e Iguala, “en la ciudad de Iguala con este blindaje se imposibilita a los grupos que se estaban disputando la región, seguir en Iguala y trasladan esa disputa al municipio vecino y cercano que es Huitzuco”.

Elecciones

Para las elecciones del 6 de junio, se hizo pública la violencia que generaron grupos delincuenciales contra alcaldes y candidatos con el propósito de influir en los resultados de la contienda. El caso más evidente fue Taxco, único municipio que ganó el partido Fuerza por México en Guerrero.
El lunes 23 de agosto los dirigentes nacionales del PRI, PAN y PRD entregaron al secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, una denuncia por la intervención de grupos del crimen organizado en las elecciones del 6 de junio, en la que se incluyó el caso de Taxco.
En este municipio, se señala la presunta injerencia o coacción del voto de hombres armados en comunidades, que habrían favorecido al triunfo del candidato de Fuerza por México, Mario Figueroa Mundo, quien en un principio buscaba ser postulado por Morena.
En el informe, de 75 páginas, se dan evidencias con fotografías de publicaciones en Facebook y enlaces de notas periodísticas de medios de comunicación locales y estatales; así como denuncias hechas por vecinos de la menos 15 comunidades del municipio, en las que se evidenció la presencia de gente armada, presuntos miembros de la delincuencia organizada, para presionar a los pobladores para emitir su voto a favor del actual alcalde electo, Mario Figueroa.
El informe cita la privación de la libertad de la candidata del PRI a diputada local por el distrito 21, Flor Añorve, ocurrida el 22 de abril y la denuncia hecha por seis de los candidatos a la Presidencia Municipal, entre ellos el alcalde en turno, Marcos Efrén Parra Gómez, por las amenazas y privación de la libertad a los comisarios de Acuitlapán, Teacalco, Axixintla y San José Potrero, a quienes trasladaron al municipio vecino de Tetipac, para darles indicaciones de por quién deberían votar; hecho denunciado el 29 de mayo, lo que impidió a estos candidatos hacer campaña proselitista en las comunidades de la zona serrana de Taxco.
Los otros candidatos denunciantes fueron de la coalición PRI-PRD, Omar Jalil Flores Majul; del Verde Ecologista, Corey Sánchez Silvar; del PT Adriana Corina Beltrán Gama; de Redes Sociales Progresistas (RSP) Raymundo Sandoval Quezada; y de Encuentro Solidario Noé Antonio López Ramírez.
A pesar de las denuncias se concedió el triunfo a Mario Figueroa en Taxco, quien días después ya como alcalde electo en conferencia de prensa negó tener vínculos con grupos criminales, y pidió a las autoridades que lo investiguen y si es culpable de lo que lo señalan, que entonces le apliquen la ley y lo detengan.
Mario Figueroa una vez en el cargo, ha visitado con frecuencia el Recinto del Poder Ejecutivo en Chilpancingo.
Sin embargo, no sólo los candidatos fueron víctimas de la violencia por los grupos criminales, otro ejemplo es del presidente municipal de Zirándaro, Gregorio Portillo Mendoza, quien fue secuestrado el 17 de marzo por hombres armados en su casa en la que era vigilado por dos elementos de la Guardia Nacional que tenía asignados como escoltas, a quienes también se los llevaron y se desconocía su paradero. Dos días después se informó que fue liberado junto con sus dos escoltas, actualmente abandonó el estado tras concluir su mandato.

El control de la Sierra

La violencia en el estado por el control de los recursos naturales por los grupos delictivos dejó huellas sobre todo en la sierra de Guerrero este 2021.
El Sur en febrero de 2018, fue el primero en documentar la caída del precio de la goma de opio en la sierra del estado, donde campesinos vaticinaron un incremento en la violencia por el control de los territorios y la migración de miles de pobladores al no haber alternativas de producción para generar dinero en las comunidades.
A la mitad de su sexenio, el presidente Andrés Manuel López Obrador aún no ha logrado contener esta violencia ni ha otorgado las facilidades para que los campesinos dejen de depender del cultivo de la amapola. El pasado 29 de septiembre, desde Fresnos de Puerto Rico, el campesino Antonio Arreola Beltrán explicó que la caída del precio de la goma de opio dejó entre la violencia y la pobreza a la sierra de Guerrero.
Dijo que cientos de campesinos dejaron sus comunidades para poder sobrevivir ante el abandono de las autoridades gubernamentales, y ahora con programas federales como Sembrando Vida, buscaban salir del rezago en que han vivido muchos años.
Este rezago y la falta de oportunidades se reflejó en 2021 en varios conflictos en la sierra, como en San Miguel Totolapan, en el ejido Ciénega de Puerto Alegre, donde se armaron pobladores de El Duraznito, Lumbrera, El Campamento, Agua Escondida y Las Conchitas para defenderse de empresarios respaldados por grupos criminales que buscaban saquear la madera y sobreexplotarla sin ningún tipo de regulación.
La nula atención de las autoridades conllevó a que el comisario municipal de Las Conchitas, Carlos Márquez Oyorzábal, quien formaba parte de la Policía Comunitaria para la defensa de los bosques en la sierra, fuera torturado, asesinado y mutilado por integrantes del grupo delictivo Los Tlacos, que encabeza Onésimo Marquina, El Nencho, según la denuncia pública.
Otro caso fue el del comisario de la localidad de Jaleaca de Catalán y defensor de los bosques, Marco Antonio Fuentes, quien fue asesinado a balazos en una taquería en la colonia Omiltemi, en Chilpancingo el 21 de mayo. Él participó en marchas y en la retención de funcionarios para exigir a los gobiernos estatal y federal que ayudaran a frenar la tala de árboles en los límites de su territorio con el municipio de Heliodoro Castillo, misma zona controlada por el grupo Los Tlacos.
Un tercer caso por el control de los bosques en la sierra de Guerrero, fue el conflicto armado entre los pobladores de El Durazno y Guajes de Ayala, en Coyuca de Catalán, donde la disputa causó el desplazamiento de al menos 250 personas por la violencia.