EL-SUR

Viernes 21 de Junio de 2024

Guerrero, México

Guerrero  

Fundan en Tilapa un sistema de seguridad y justicia contra el crimen organizado y las mineras

El Serti está basado en la autonomía de los pueblos indígenas, y en la defensa de los derechos humanos y de su territorio, se planteó en una asamblea en este pueblo me’phaa del municipio de Malinaltepec

Abril 09, 2024

Arriba, los consejeros de honor y justicia del nuevo sistema de seguridad de Tilapa, con su bastón de mando. Abajo, los integrantes de la policía del nuevo sistema de justicia Fotos:?Luis Daniel Nava

Luis Daniel Nava

Tilapa, Malinaltepec

Este lunes se instaló en el pueblo de Tilapa, en la región Montaña el Sistema de Justicia y Seguridad de Resguardo Territorial Indígena (Serti) ante la amenaza de que organizaciones criminales se apropien de la vida de los pueblos y la crisis de gobernabilidad.
Es un desafío contra las empresas mineras que quieren entrar a los territorios sagrados y contra el crimen organizado que se está filtrando por muchos lugares, advirtió el director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Abel Barrera.
El pueblo me’phaa de Tilapa, municipio de Malinaltepec, ubicado en los límites de la Montaña y la Costa Chica, formalizó un nuevo sistema de justicia basado en la autonomía, libre determinación y reconocimiento de autoridades propias de los pueblos plasmados en el Convenio 169 de la Organización Inernacional del Trabajo, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Artículo 2 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Los habitantes se reunieron en la cancha principal de la comunidad donde se realizó un programa cívico cultural que inició con una misa y concluyó con la toma de protesta del comité de gobernanza: cinco consejeros de honor y justicia, el primero y segundo comandante y los integrantes del cuerpo de policía.
Los consejeros son Esther Vecencio Espíndola, Esther Mendoza Bernardino, Juan Díaz García, Félix Galeana Neri y Humberto Ambrocio Santana.
El comandante primero es Julián Sánchez Ignacio y el comandante segundo Urbano Basurto Garzón.
En el acto estuvieron presentes los anfitriones: el presidente del Comisariado de Bienes Comunales, Gelasio Ambrosio Santana; el presidente del Consejo de Vigilancia, Francisco Calleja Mendoza; el comisario Ezequiel Neri Casimiro y Claudio de los Santos García, presidente del Concejo Regional de Autoridades Agrarias en Defensa del Territorio (CRAADET).
El alcalde de Malinaltepec, Acasio Flores Guerrero; el diputado local del distrito 18, Genaro Jovani Estrada; el nuevo titular de la Secretaría para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y Afromexicanos, Abel Bruno Arriaga, así como autoridades comunitarias, principales y párrocos de Ahuejuyo, Colombia de Guadalupe, Pascala del Oro, Buenavista, Moyotepec, San José Vista Hermosa, Arroyo San Pedro, Rayo Alto y San Miguel el Progreso.
Los coordinadores de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC) de El Rincón y San Luis Acatlán, Manuel Cruz Castro y Sabás Aburto Espinobarros.
También, el director de Tlachinollan, Abel Barrera Hernández; el enlace de La Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA), Esperanza Zalazar Zenil y el representante de la Organización Procesos Integrales para la Autogestión de los Pueblos (PIAP), Miguel Ángel Mijangos Leal.
Gelasio Ambrosio Santana, presidente del Comisariado de Bienes Comunales, dijo que los pueblos de la Montaña y la Costa Chica enfrentan una nueva amenaza y más compleja: el crimen organizado.
“Por ello el pueblo de Tilapa decide formalizar el funcionamiento de los Consejeros de Honor y Justicia, y el Serti, Seguridad y Resguardo Territorial Indígena, para prevenir la delincuencia y erradicar las malas prácticas”.
Recordó que hace más de una década se organizaron con pueblos de la región para hacer frente a los asaltos, violaciones de mujeres, robos de ganado y viviendas ante la desatención de las instituciones del Estado.
“No atendieron la problemática, la impunidad y la injusticia”.
El defensor Abel Barrera expresó que el nuevo sistema de justicia está cimentado en representantes y autoridades llamados a proteger el territorio.
“El hecho que, en El Rincón, y Tilapa haya nacido la Policía Comunitaria habla de un tejido fuerte entre los pueblos y el manantial de saberes de los mayores y las nuevas generaciones”.
Dijo que el proyecto que decidió iniciar la comunidad “es un desafío a quienes atentan contra la seguridad de los jóvenes y los niños, contra las empresas que quieren entrar a los territorios sagrados y contra el crimen organizado que se está filtrando por muchos lugares.
“No sólo por los caminos, también en el interior de las comunidades hay gente que trabaja no para la comunidad sino para el crimen”.
Recomendó hacer un diagnóstico con mucha valentía para identificar quiénes están con el pueblo y quienes quieren fracturar la comunidad, romper las estructuras que hacen efectivo el derecho al territorio, a la vida y a la seguridad.
Esa ausencia de autoridades y de seguridad, señaló Barrera Hernández, la están cubriendo hombres y mujeres de esa tierra sagrada para hacer frente a las amenazas de lo que significa extraer la riqueza de esta Montaña y esta comunidad.
“Como Centro de Derechos Humanos estaremos de su lado, como parte del esfuerzo colectivo, estamos con ustedes como comunidad, como asamblea, como principales porque queremos apoyar la defensa de los derechos de la colectividad y su autonomía, no de una persona, de un grupo”, dijo el defensor.
La consejera Esther Vecencio Espíndola leyó el extenso documento base del nuevo sistema de seguridad.
Hace once años, dijo, los pueblos de la Montaña y Costa Chica iniciaron un proceso organizativo para la defensa del territorio en contra de la minería y de la imposición de una reserva de la biósfera lo que derivó en la creación del Concejo Regional de Autoridades Agrarias en Defensa del Territorio (CRAADET).
“Hoy enfrenta una nueva y más peligrosa amenaza, esta vez relacionada con la violencia a manos del denominado crimen organizado que atraviesa por todo Guerrero y el país.
Por eso, explicó, los pueblos de la Montaña y Costa Chica iniciaron un nuevo proceso informativo para entender la dimensión de la “violencia sistémica”.
“Se trata de actos de violencia generalizados que atraviesan y rompen las estructuras sociales, desde la familia con el reclutamiento y uso de nuestras hijas e hijos, hasta las estructuras de gobierno en sus tres niveles, quienes aparecen inmóviles, omisos e incapaces para tejer estrategias colectivas desde abajo”.
Es una crisis de gobernabilidad en las familias, comunidades y municipios. Y es ahí donde los pueblos originarios tienen desventajas históricas porque entorpecen el ejercicio de su derecho a la autonomía y libre determinación.
El Serti, explicó, es una iniciativa indígena, colectiva y comunitaria que germina de un largo proceso informativo en las delegaciones, colonias, comisarías y núcleos agrarios.
Su colectividad deriva del acuerdo de la asamblea general de fecha 30 de abril 2023, en la que se aprueba su fundación, se nombra su estructura de gobernanza y se nombra al comité responsable de elaborar un reglamento revisado, complementado y aceptado por la asamblea el 12 de noviembre del 2023.
La máxima autoridad del Serti, dijo, es la asamblea general de Tilapa integrada por pobladores y comuneros.
A su sistema de justicia reconocido en leyes nacionales e internacionales, le incorporaron marcos de regulación sobre derechos humanos.
La presencia de autoridades gubernamentales y representantes de diferentes procesos organizativos de los pueblos y de la sociedad civil en el acto, justificó, es para coordinar una procuración de justicia de forma diferente, con características propias, respetuosa y articulada a principios constitucionales.
Con la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias – Policía Comunitaria y de los Pueblos Fundadores establecerán una alianza para evitar que el crimen organizado se apropie de la vida de nuestros pueblos.
La función del sistema es defender la integralidad del territorio mediante la prevención, investigación, sanción y erradicación de la violencia con normas cívicas y sociales, administrativas y penales.
Estas normas se determinan bajo proceso de diálogos comunitarios, la mediación, reparación de daños como actos simbólicos de justicia y la reeducación.
Partimos de una premisa: “nadie en su sano juicio podrá enfrentar solo la violencia sistémica generada por el crimen organizado”, pero juntos y desde abajo seremos lo suficientemente fuertes para vivir en armonía y en paz.
Los integrantes del presídium entregaron los bastones de mando a los consejeros, mientras que el alcalde, Acasio Flores Guerrero tomó protesta a los integrantes del Serti, además entregó uniformes y dos rifles. El diputado local Genaro Jovani Estrada entregó un sobre con dinero.
En el programa participó el grupo de danza folclórica Flor de Tila y la banda de música de viento La Auténtica Tilapeña; al final se inauguró dentro de la comisaría municipal la oficina donde funcionará el Serti y su cuerpo de policías.
Miguel Ángel Mijangos explicó que en el logotipo de la organización están incluidas la flor de plátano, el maíz y el café, sobre una base que representa la unión del territorio.