EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Acapulco  

Pide la UIRA que se permita trabajar en la Costera a indígenas y que no los hostiguen

Conmemoran el Día Internacional de los Pueblos Originarios en la explanada del Ayuntamiento, donde exigen que se eche atrás la orden de sacarlos de la avenida turística

Aurora Harrison

Agosto 10, 2022

La Unión de Indígenas Radicados en Acapulco durante la conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, junto a la estatua del emperador Cuauhtémoc, en el Ayuntamiento de Acapulco Foto: Carlos Alberto Carbajal

Aurora Harrison

Integrantes de la Unión de Indígenas Radicados en Acapulco (UIRA) solicitaron al gobierno que les permitan seguir vendiendo su mercancía y productos en la avenida Costera, y pidieron a las autoridades estatal y municipal que atiendan a este sector de la población, porque sigue habiendo discriminación.
Ayer conmemoraron el Día Internacional de los Pueblos Originarios, en la explanada de las oficinas del Palacio Municipal, donde presentaron algunas danzas y pidieron al gobierno del estado y federal atención a las más de 30 mil familias indígenas que viven en el puerto.
En el acto estuvo la diputada local por el PRI Julieta Fernández Marqués, quien en su mensaje llamó a los guerrerenses a ver a los pueblos originarios como “un hermano, sangre de nuestra sangre y carne de nuestra carne, porque esa es la deuda que tenemos con ustedes, no es exagerado lo que dijo porque cuando venden en la calle son llevados presos, marginados”.
La ex regidora Iris Rosas Sereno en su intervención dijo que “solicitamos a la presidenta municipal Abelina López (Rodríguez) y al director de Vía Pública, Raúl Ceballos (Carbajal), respeto a la actividad y lugar de venta de cada uno de los indígenas, estamos para contribuir con nuestros pagos anuales”.
También “exigimos cese al hostigamiento, persecución y abuso de poder de quien regula esta actividad, mayor comunicación, clara y efectiva, así como la resolución al planteamiento que este sector requiere ser atendido. Regular la actividad a través de pago” dijo.
Por su parte el presidente de la UIRA, Marcos Guevara Saavedra dijo que “queremos decirle al mundo que los pueblos indígenas existen y en Acapulco hay presencia de todos los indígenas a nivel estatal, en Guerrero somos cuatro pueblos, nahuas, mixtecos, tlapanecos y amuzgos, a nivel nacional somos 68 pueblos indígenas, más de 6 millones de mexicanos”.
“Queremos decir a nuestras autoridades municipales, estatales y federales que volteen la cara a la población indígena porque nuestras autoridades llegaron al poder y se le ha olvidado de dónde vienen. Aquí en Acapulco hay una parte discriminatoria y de violación de derechos humanos” puntualizó Guevara Saavedra.
De la discriminación, indicó, “es parte institucional, del gobierno municipal porque vean ahorita andan correteando a los vendedores de artesanías, los que venden comida, porque ese es su modo de vivir, quitarle esos productos que venden es quitarle su alimento diario, eso es discriminación, decir ‘quítate porque me estorbas’”.
También afirmó que los indígenas no dan mala imagen, como dice el secretario de Turismo Municipal, David Abarca Rodríguez.
Mencionó que el turismo no viene a Acapulco por la inseguridad, lo que afecta que haya playas contaminadas y falta de atención de los servicios públicos, las calles están con baches y basura.
“Los indígenas no dan mala imagen, no es otra cosa que discriminación de las autoridades hacia nosotros, aquí en Acapulco el turismo no viene por cuestión de inseguridad, hay mucha inseguridad en Acapulco, están descuidadas las calles, en cada calle hay baches, drenajes colapsados, basura en las calles y eso no lo hacen los indígenas” dijo.
Guevara Saavedra dijo que tampoco hacen competencia desleal a los empresarios, como lo señalan las cámaras empresariales y hoteleros, porque dijeron que los negocios son diferentes, “los compañeros por vender raspados, paletas, nieve, eso no puede entrar en competencia con un hotel, bar, es totalmente diferente, ellos venden un refresco en 70 u 80 pesos y los compañeros venden su producto 15 o 20 pesos”.
De las notificaciones de inspectores de Vía Pública para que se retiren de la Costera, respondió que “han levantado a algunos compañeros, pero es por cuestión de regularlos, ha movido de un lugar a otro, pero no los ha quitado totalmente, incluso se autorizó un grupo de compañeros de vendedores de raspados de Caleta y la Base que poco a poco van pagando, creemos que la presidenta va a reconsiderar su manera de gobernar”.