EL-SUR

Jueves 26 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Acapulco  

Protestan trabajadores del ISSSTE tras ser excluidos de la vacuna de refuerzo

El subdelegado médico dio la instrucción para que se hiciera un listado en donde se incluyeran a todos, pero los administrativos nada más consideraron a los de primera y segunda línea de contacto con pacientes Covid, señalan

Aurora Harrison

Enero 10, 2022

Trabajadores de salud del ISSSTE que ayer se denunciaron qué no iban a recibir la dosis de refuerzo de la vacuna contra Covid-19 porque no estaban en la lista, en el punto de vacunación de la Unidad Deportiva de Acapulco Foto: Carlos Alberto Carbajal

El sábado que se aplicó la vacuna de refuerzo contra el Covid-19 a trabajadores del sector salud de diferentes nosocomios, un grupo de médicos, enfermeras, enfermeros del hospital general del ISSSTE se manifestaron afuera de la Unidad Deportiva Acapulco, en la colonia Progreso, porque no los incluyeron en la lista para ser inmunizados.
La jornada de vacunación fue en la Unidad Deportiva y en el hospital general Vicente Guerrero, del Instituto Mexicano del Seguro Social, de las 9 a las 3 de la tarde, de manera que los trabajadores del sector salud tuvieron que formarse desde las 6 de la mañana en las filas para recibir el biológico de AstraZeneca.
En el caso de la Unidad Deportiva Acapulco, se aplicó la vacuna a trabajadores de los hospitales Donato G. Alarcón, en Ciudad Renacimiento, de El Quemado, y otros nosocomios de la Secretaría de Salud del gobierno del estado.
Ahí un grupo de 45 médicos, enfermeras y trabajadores de contrato del Hospital del ISSSTE, se quejaron porque los directivos no los incluyeron en la lista para ser vacunados.
Se buscó una postura de autoridades sobre la queja de los trabajadores, pero no respondieron a las llamadas.
Adriana Reyes Campuzano, integrante del sindicato del ISSSTE, dijo que el subdelegado médico dio la instrucción para que se hiciera un listado en donde se incluyeran a todos los trabajadores para ser vacunados, pero los administrativos nada más consideraron a los de primera y segunda línea de contacto con pacientes Covid.
“Todos los compañeros que estamos aquí (en la UDA el sábado) no aparecemos en la lista y me dirijo con el delegado médico, el me responde que dio la instrucción para que el listado estuviera completo, hemos marcado a la administradora, Liliana Alelí Hernández, pero no contesta”, manifestó la representante del sindicato.
Abundó que los trabajadores del hospital “no somos empleados de segunda, y no es posible que no nos incluyan, porque la vacuna no sale de sus bolsillos, y no den atención a los trabajadores que han estado durante toda la pandemia y no se vale. Hicimos una relación de los que estamos aquí en espera de ser vacunados”.
“No se vale que estén dando este trato a los trabajadores, si no pueden con el puesto que se vayan”, dijo Reyes Campuzano, que indicó que son más de 45 que no están la lista que se envió, de la cual mencionó que fueron “muy pocos a los que incluyeron que estaban atendiendo Covid, pese a que ellos dijeron que sería primera y segunda línea”.
Una enfermera del ISSSTE dijo que llegó a las 7 de la mañana y ya había una fila larga de trabajadores esperando, y “si a nosotros no nos van a vacunar porque no estamos en la lista que nos digan para irnos, porque no es justo que estemos aquí”.
A la una de la tarde del sábado se retiraron sin que hayan sido vacunados, dijeron que van a esperar hasta hoy lunes a tener una respuesta de la autoridad, porque el sábado no les dieron ninguna respuesta. Advirtieron en que de no darles solución se van a manifestar para que les apliquen la tercera dosis de refuerzo contra el virus.
En el hospital Vicente Guerrero, donde se vacunó a trabajadores del Seguro Social, a las 9 de la mañana que llegó el biológico, la fila que llegaba hasta la Unidad Académica de Derecho de la Universidad Autónoma de Guerrero, empezó a avanzar.
Médicos, enfermeros, camilleros dijeron que legaron antes de las 7 de la mañana para hacer la fila para poderse vacunar, algunos lo hicieron en cuanto concluyó su hora de trabajo y se formaron para esperar su turno y ser inmunizados.
Durante el transcurso de las horas, no se produjo ningún problema la fila fluía con rapidez y los trabajadores una vez que eran vacunados, salían del inmueble y se iban a sus casas para descansar, otros se dirigían a sus áreas para continuar con sus labores.
Testimonios

Mario es camillero en el hospital general El Quemado, dijo que durante este año y nueve meses de la pandemia de Covid-19 ha sido una labor difícil, porque aumentó la carga de trabajo, además del miedo que hubo al principio de no contraer la enfermedad.
“Han sido meses difíciles, pero con los cuidados uno no ha contraído el virus, hay que tener precaución para eso, como lo indican las autoridades federales y estatales, llevar al pie de la letra es como hemos mantenido nuestra salud”, declaró.
Abundó que en 15 años que tiene trabajando, hubo una epidemia de influenza, “pero no fue tan fuerte como esta”, dijo que en esa ocasión también tuvieron contacto con problemas respiratorios, “pero no duró mucho como esta pandemia que es a nivel mundial”.
Recordó que también su ritmo de vida cambió, porque cuando llega a su casa, cuando tuvo contacto con pacientes con sospecha o positivos a Covid, “en el hogar también usamos cubrebocas, lo utilizamos para proteger a la familia”.
Una joven enfermera, que trabaja en el hospital del ISSSTE, que por temor a represalias pidió no publicar su nombre, dijo que al principio cuando entró a las áreas de Covid tenía miedo de ponerse en peligro ella y a su familia, “nos contagiamos también, vimos a mucha gente morir, otros que lograron vencer la enfermedad”.
Sostuvo que a los casi dos años que lleva la pandemia estuvo en el área de Covid que fue habilitada en el hospital, pero después que ocurrió el terremoto de septiembre se cancelaron las áreas porque el hospital estaba inhabilitado porque se atendieron los daños.
Abundó que debido a eso la asignaron a otra áreas donde se está dando atención, “íbamos muy bien, pero se terminó nuestro contrato por parte de Insabi y nada más de repente nos llaman y nos dicen que ya no nos presentemos y estamos en espera que nos den solución”.
Consideró que es una injusticia que les hayan suspendido el contrato, “porque todos estos dos años estuvimos nosotros al frente de las áreas Covid, durante este tiempo de septiembre a la fecha que fue lo del temblor, sólo personal interino estuvimos laborando, nosotros fuimos el fuerte del hospital, nada más nosotros, ningún personal de base se presentaba a trabajar, pero ahora nos dicen saben que ya no se van a presentar”.
“Es triste porque después de ser héroes y ser considerados así, ahora pasamos hacer simplemente desempleados”, dijo la enfermera que mencionó que el 31 de diciembre a ella y otros de sus compañeros se les terminó el contrato y están en espera de saber si los van a volver a contratar o no.