EL-SUR

Martes 16 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Mundo  

Arranca Cumbre de las Américas sin Cuba, Venezuela y Nicaragua, vetados por EU

Del 6 al 10 de junio el Foro de la Sociedad Civil aborda, entre otros temas, medio ambiente, la defensa de la democracia, la construcción de ciudades sostenibles y el fortalecimiento de la región para hacer frente a emergencias globales. Biden presidirá la Cumbre el miércoles

Junio 07, 2022

En el acto de apertura presidieron James Lambert, secretario de Asuntos Hemisféricos de la Organización de Estados Americanos (OEA); Luis Almagro, secretario general de la OEA; Brian Nichols, subsecretario del Departamento de Estado de EU para Latinoamérica, y María Celina Conte, directora de la Secretaría de las Cumbres de las Américas Foto: DPA

Europa Press

Madrid

La IX Cumbre de las Américas ha arrancado ayer en la ciudad de Los Ángeles con la inauguración del Foro de la Sociedad Civil en un encuentro hemisférico de líderes de Norteamérica, Sudamérica y América Central y el Caribe en el que no estarán presentes países como Cuba, Venezuela y Nicaragua por el veto estadunidense.
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ejercerá de anfitrión de la Cumbre de las Américas en Los Ángeles (California) el miércoles 8 de junio, informó la Casa Blanca.
En un comunicado, el gobierno estadunidense indicó que el presidente y su esposa, Jill, viajarán a la ciudad angelina el miércoles, el tercer día de la cumbre, que está previsto se celebre del 6 al 10 de junio.
El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha indicado que el encuentro es un “hito” y refleja “un compromiso de Estados Unidos” para renovar su alianza con los países miembros y fortalecer “la recuperación económica, así como reforzar las relaciones interamericanas”.
Almagro ha apuntado, así, que es un hemisferio con “muchísima discriminación”. “Es el continente más desigual, más violento. Es el continente más violento para los periodistas”, ha agregado, puntualizando que hay que revertir las condiciones de pobreza de la región.
En un tono más positivo, ha señalado que los países están buscando los liderazgos políticos para reafirmar “un camino hacia adelante”, con el objetivo de buscar la equidad y el acceso a los derechos, así como a mejores condiciones de desarrollo.
Por su parte, el subsecretario de Estado de Estados Unidos para el hemisferio occidental, Brian Nichols, ha hecho hincapié en una sociedad civil más libre, así como la mejora en la transición energética y las prioridades e innovación en las herramientas tecnológicas.
Nichols ha subrayado la “diversidad” del encuentro y ha dado la bienvenida a los representantes de comunidades indígenas y campesinas, de mujeres o de los colectivos LGTB, por lo que ha puesto el ejemplo del movimiento Black Lives Matter con respecto a la justicia social de aquellos que son atacados por defender los derechos en sus países.
En la primera de las dos jornadas de este IX Foro de la Sociedad Civil se abordarán, entre otros temas, la protección del medioambiente, la defensa de la democracia, la construcción de ciudades sostenibles y el fortalecimiento de la región para hacer frente a emergencias globales.
La IX Cumbre de las Américas se celebra en la ciudad californiana de los Ángeles hasta el próximo viernes, aunque las sesiones plenarias con los líderes regionales se desarrollarán sólo a partir del jueves, según la programación del Departamento de Estado de Estados Unidos.
Esta es la primera vez que Estados Unidos acoge la cita continental desde su primera edición, que tuvo lugar en 1994, en Miami, durante el gobierno de Bill Clinton.
La Administración estadunidense informó a principios del mes de mayo que Cuba, Nicaragua y Venezuela no recibirían invitación para la cumbre en Los Ángeles, ya que no son naciones democráticas, lo que provocó un aluvión de críticas de distintos mandatarios latinoamericanos, entre ellos el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador.
Varios países latinoamericanos ya habían expresado su disconformidad con esa decisión y algunos mandatarios, como forma de protesta, han decidido no acudir a la cumbre, como el boliviano Luis Arce.
Otra ausencia a destacar es la de Honduras, que aplicó la misma estrategia que México. No irá su presidenta, Xiomara Castro, pero sí su canciller, Eduardo Enrique Reina. Tampoco asistirán, Alejandro Giammattei de Guatemala; Nayib Bukele de El Salvador. Mientras, Luis Lacalle Pou, de Uruguay, no estará presente en la Cumbre por dar positivo a Covid-19, informó ayer.
Quienes sí han confirmado su asistencia son los presidente, Alberto Fernández, de Argentina; Gabriel Boric, de Chile; Abdo Benítez, de Paraguay; Jair Bolsonaro, de Brasil, y Pedro Castillo, de Perú.
También asistirán Iván Duque, de Colombia; Rodrigo Chaves, de Costa Rica; Guillermo Lasso, de Ecuador; Luis Abinader, de República Dominicana; Laurentino Cortizo, de Panamá, y Justin Trudeau, de Canadá
En total, Washington extendió la invitación a 33 países de la región, menos a Cuba, Nicaragua y Venezuela, naciones a las que acusa de atentar contra los valores democráticos y las libertades individuales.
De este modo, el encuentro regional se lleva a cabo sin la presencia de naciones clave para entender el engranaje económico, político y comercial de América Latina.
Se han pronunciaron en contra de la decisión de Washington de vetar a los tres países, la Comunidad del Caribe (Caricom), la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y el grupo de Puebla.
La última Cumbre de las Américas tuvo lugar en abril de 2018 en la capital de Perú, Lima, una reunión marcada por las ausencias. La más destacada fue la de Donald Trump, quien habría realizado así su primer viaje a América Latina. Sin embargo, optó por enviar a su vicepresidente, Mike Pence.
La actual Administración norteamericana ha dado muestras en estos últimos meses de querer acercarse de nuevo a América Latina y la Cumbre de las Américas permitirá a Joe Biden ejercer de anfitrión de otros líderes. Este tipo de encuentros, que suelen celebrarse cada tres o cuatro años, arrancaron en 1994 con la cumbre inaugural en Miami.
Posteriormente, estas cumbres se celebraron en la capital de Chile, Santiago, en 1998; en la ciudad canadiense de Quebec, en 2001; en la ciudad argentina de Mar del Plata, en 2005; en la capital de Trinidad y Tobago, Puerto España, en 2009; en la ciudad colombiana de Cartagena, en 2012; y en la capital de Panamá, Ciudad de Panamá, en 2015, además de la citada cumbre en Lima.

Cuba denuncia “chantajes y amenazas” de EU

El gobierno cubano ha denunciado “chantajes y amenazas” por parte de Estados Unidos hacia otros gobiernos americanos para evitar las ausencias provocadas en la Cumbre de las Américas por el veto de Washington a la presencia de países como Cuba, Venezuela o Nicaragua en una decisión “antidemocrática y arbitraria”.
Según un comunicado oficial de La Habana, ha habido “intensas gestiones de alto nivel” por parte de Washington para “contener la intención de muchos de ausentarse del evento si no se invitara a todos”.
“Estas incluyeron presiones inmorales, chantajes, amenazas y sucias maniobras de engaño. Son prácticas habituales del imperialismo que reflejan su desprecio tradicional hacia nuestros países. Merecen el más enérgico rechazo”, ha expresado.
Cuba ha atribuido el veto en la Cumbre de las Américas que acoge la ciudad de Los Ángeles al “temor a que se escuchen verdades incómodas” y al “empeño en evitar que la reunión delibere sobre los temas más urgentes y complejos del hemisferio” ante las contradicciones de “su endeble y polarizado sistema político”. (Con información de Agencias).