EL-SUR

Miércoles 21 de Febrero de 2024

Guerrero, México

Mundo  

Boric defiende la democracia en el 50 aniversario del golpe de Estado en Chile

También se declaró por la defensa de los derechos humanos en su discurso de conmemoración por la muerte del entonces presidente Salvador Allende en el ataque militar de Augusto Pinochet al Palacio de la Moneda en 1973

Septiembre 12, 2023

En la imagen, el presidente de Chile se acompaña de los mandatarios de Colombia, Gustavo Petro; Uruguay, Luis Lacalle Pou; México, Andrés Manuel López Obrador; y Bolivia, Luis Arce. También estuvieron presentes el primer ministro de Portugal, António Costa y el presidente del Senado alemán, Peter Tschentscher. Todos ellos viajaron hasta Santiago de Chile para participar en los actos en recuerdo de Salvador Allende, fallecido durante el golpe de Estado perpetrado el 11 de septiembre de 1973. Así mismo, acudieron personalidades de la izquierda como el ex presidente de Uruguay José Mujica y la presidenta de la asociación Abuelas de la Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, además la ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet. También el ex presidente de derecha, Sebastián Piñera, entre otros Foto: Tomada de Internet

Europa Press

Madrid

El presidente de Chile, Gabriel Boric, ha defendido ayer la democracia y los Derechos Humanos durante un discurso por el aniversario del golpe de Estado del general Augusto Pinochet que derrocó al entonces presidente electo, Salvador Allende.
Tras guardar un emotivo minuto de silencio por las víctimas y escuchar a la senadora Isabel Allende –hija del político chileno– Boric ha tomado la palabra y ha recordado a los encarcelados, torturados, desaparecidos y asesinados durante el acto de conmemoración celebrado en el Palacio de la Moneda.
“Vamos a seguir insistiendo de manera incansable que los problemas de la democracia siempre pueden solucionarse y resolverse con más democracia y que nunca es justificable un golpe de Estado ni vulnerar los Derechos Humanos de quienes piensen distinto”, ha sentenciado, según ha recogido el diario La Tercera.
Boric ha afirmado que “no es separable” la asonada “de lo que vino después” y ha dejado claro que “no importa el color del régimen que viole los Derechos Humanos”. “Sea rojo, azul o negro, estos deben ser respetados siempre y su vulneración condenada sin matiz ninguno”, ha sentenciado.
Asimismo, el mandatario chileno ha defendido que “la democracia es el único camino para avanzar en una sociedad más justa y humana”. “Por eso nos revelamos cuando no había otra alternativa. ¡Por supuesto que había otra alternativa!”, ha dicho, según ha recogido la cadena T13.
Boric también ha dedicado unas palabras a recordar a los que salvaron vidas “de manera anónima”, así como “la solidaridad internacional que se extendió desde las primeras horas del golpe”, que se produjo “por la fuerza de aviones, tanques y armas y la insolencia de la traición y la sedición”.
Por otro lado, Boric ha agradecido al presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, la retirada de la Gran Cruz al Mérito Militar que España concedió al fallecido dictador chileno Augusto Pinochet en el año 1975, cuya distinción se impuso en la dictadura franquista en nombre de Francisco Franco.
Por su parte, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, ha alertado ayer de las voces antidemocráticas y los discursos del odio que han resurgido en Chile y en otros países latinoamericanos, en el marco del aniversario del golpe de Estado del general Augusto Pinochet durante el gobierno de Salvador Allende hace 50 años.
La ONU recuerda a víctimas de un “periodo oscuro”

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha descrito el golpe de Estado de 1973 como “una ruptura institucional” y ha rendido tributo a las víctimas de “ese periodo oscuro”, cuando se cumplen 50 años de la asonada encabezada por Augusto Pinochet, que derrocó al entonces presidente electo, Salvador Allende.
“El golpe de Estado de 1973 fue una ruptura institucional que rompió los lazos de convivencia y marcó a generaciones de chilenos y chilenas, pero también inspiró a muchos a luchar por la justicia y la libertad”, ha manifestado Guterres, quien también ha rendido homenaje “a todas las personas que han trabajado incansablemente para sanar heridas y construir una sociedad más inclusiva y justa”.

EU pide reflexionar sobre “el sufrimiento” causado por el golpe

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Matthew Miller, ha pedido ayer reflexionar sobre “el sufrimiento” causado por la “ruptura del orden democrático” tras el golpe de Estado en Chile contra el entonces presidente del país, Salvador Allende.
“El 50 aniversario del golpe militar que derrocó al gobierno democráticamente elegido del presidente Salvador Allende es una oportunidad para reflexionar sobre esta ruptura del orden democrático de Chile y el sufrimiento que causó”, ha declarado Miller en un comunicado.
Además, ha asegurado que el compromiso del país en esta cuestión está demostrada por los recientes documentos desclasificados a petición del gobierno chileno y en los que se mencionada que, en los días previos a la asonada, los servicios de inteligencia tenían constancia sobre la preparación del mismo.

La oposición boicotea el homenaje a Allende en el Congreso

La oposición conservadora ha boicoteado el acto de homenaje al presidente Salvador Allende celebrado ayer 11 de septiembre, cuando se cumplen 50 años del golpe de Estado en el que falleció el propio Allende y dio comienzo la dictadura ultraderechista de Augusto Pinochet.
La sesión preveía una intervención de cinco minutos de cada uno de los grupos paralamentarios para rendir homenaje a Allende, extremo que utilizó el portavoz de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Gustavo Benavente, para resaltar la situación de inestabilidad política y social previa al golpe de Estado. La ultraderecha representada por el Partido Republicano directamente se ausentó del acto.
En concreto, Benavente recordó que Allende suscribió el Estatuto de Garantías Democráticas aprobadas por el Congreso para evitar un régimen marxista “solo por una razón táctica”, como dijo él mismo “ya que lo importante era alcanzar el poder para su objetivo”.
La intervención de Benavente fue interrumpida en al menos cuatro ocasiones por el presidente de la Cámara, Ricardo Cifuentes, quien le advirtió y terminó censurando al parlamentario por estimar que solo cabían discursos positivos en la sesión. La sanción incluye una merma del 4 por ciento en su remuneración.