EL-SUR

Viernes 01 de Marzo de 2024

Guerrero, México

Mundo  

El ejército de Ucrania derriba 22 de 25 drones rusos sobre la región de Odesa

La ONU condena el ataque sobre las instalaciones ucranianas para la exportación de cereales en el río Danubio. Rumania reprueba la ofensiva rusa cerca de su frontera y llama a perseguir los “crímenes de guerra”. Celebra Macron los que llama primeros éxitos de la contraofensiva ucraniana

Septiembre 04, 2023

Europa Press

Madrid

El ejército de Ucrania ha informado ayer de una oleada de ataques aéreos con 25 drones rusos en la región de Odesa, de los que las tropas ucranianas han derribado 22, según ha publicado la Fuerza Aérea del país en su canal de Telegram.
“En la noche del 3 de septiembre de 2023, los ocupantes rusos llevaron a cabo varias oleadas de ataques con UAV Shahed-136/131 desde la dirección sur y sureste (Cabo Chauda, Crimea y Primorsko-Akhtarsk, Rusia)”, afirma el mensaje, en el que se especifica que los drones “atacaron las regiones meridionales de la provincia de Odesa”.
En el mismo comunicado, las tropas ucranianas han señalado que 22 de esos vehículos no tripulados “fueron destruidos por la Fuerza Aérea en cooperación con la defensa aérea de otros componentes de las Fuerzas de Defensa de Ucrania”.
En paralelo, las Fuerzas de Defensa del sur del país denunciaban que “el enemigo ha vuelto a atacar la infraestructura civil del Danubio en Odesa” en un “ataque masivo con drones de tres horas y media de duración”.
La coordinadora humanitaria de la ONU para Ucrania, la canadiense Denise Brown, ha condenado el último ataque con drones ruso sobre las instalaciones ucranianas para la exportación de cereales en la desembocadura del río Danubio.
“Condeno contundentemente este nuevo ataque ruso contra las instalaciones portuarias en el río Danubio, en la región ucraniana de Odesa de primera hora de la mañana. El ataque no solo ha causado daños a esta infraestructura civil crucial sino que también ha dejado varios trabajadores civiles del puerto heridos”, ha apuntado Brown en un comunicado.
El gobierno de Rumanía ha condenado ayer la última ola de bombardeos rusos sobre la región ucraniana de Odesa, con objetivos situados cerca de la frontera rumana, y ha abogado por perseguir a los responsables de “crímenes de guerra”.
“Otro ataque bárbaro de Rusia contra objetivos civiles en Ucrania”, ha lamentado la ministra de Exteriores rumana, Luminita Odobescu, en su cuenta de la red social X, antigua Twitter. Odobescu ha aludido de forma expresa a los ataques sobre el puerto de Reni, a orillas del Danubio.
Por otro lado, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha informado ayer a su homólogo francés, Emmanuel Macron, sobre los primeros éxitos de la contraofensiva ucraniana.
“(Macron y Zelenski) han conversado sobre el estado de la contraofensiva y la situación en el terreno, donde las fuerzas ucranianas han registrado sus primeros éxitos”, reza un comunicado de la Presidencia francesa.
Además, Macron ha reiterado su determinación de seguir apoyando militar, económica e industrialmente a Ucrania a largo plazo para la recuperación de su soberanía.
Ambos mandatarios han iniciado conversaciones de cara a un futuro acuerdo bilateral basado en los compromisos asumidos en la pasada cumbre de la OTAN en Vilna.
Por otro lado, Zelenski ha anunciado ayer su intención de destituir a Oleksi Reznikov como ministro de Defensa y nombrar en su lugar a Rustem Umerov.
“Esta semana se pedirá al Parlamento que adopte una decisión (…). Quiero adelantarla ahora: He decidido reemplazar al ministro de Defensa de Ucrania”, ha explicado Zelenski en su habitual discurso vespertino.

Rusia derriba dos drones en Crimea y la región de Kursk

El Ministerio de Defensa ruso ha informado de que las defensas aéreas rusas han derribado dos drones, uno de ellos cerca de la península de Crimea, y otro en la región de Kursk.
Por otro lado, seis militares rusos han muerto en un ataque ucraniano contra una patrullera militar rusa tipo KS-701 Tunets cuando realizaba una operación de desembarco en el noroeste del mar Negro, según ha informado Kiev.
Así también, unas 280 mil personas se han alistado este año a las Fuerzas Armadas de Rusia, según el vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dimitri Medvedev, que ha incluido dentro de los nuevos reclutas a militares en la reserva y voluntarios.
Mientras, las autoridades de Rusia han fomentado la contratación de ciudadanos de países vecinos para que combatan en Ucrania, según la Inteligencia británica, que atribuye estos esfuerzos a la voluntad de evitar los efectos políticos de una eventual –e “impopular”– movilización interna.
Así también, la Fundación Nobel, responsable de entregar los prestigiosos galardones homónimos –a excepción del premio Nobel de la Paz–, ha anunciado este sábado que da marcha atrás y retira su invitación a los embajadores de Rusia, Bielorrusia e Irán, tras las “firmes reacciones” en protesta por la inclusión del embajador ruso en plena invasión de Ucrania”.
El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, ha afirmado ayer que una investigación judicial no ha encontrado pruebas que respalden las acusaciones de que su gobierno haya suministrado armas a Rusia en el marco de la invasión rusa de Ucrania.
Ramaphosa, que ha informado de que el informe completo no se publicará porque hay pruebas clasificadas, ha remarcado que “no se emitió ningún permiso para la exportación de armas y no se exportaron armas” y ha remarcado que quienes hicieron las acusaciones no han presentado pruebas.
Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se ha mostrado ayer “decepcionado” con los informes que indican que su homólogo chino, Xi Jinping, probablemente no vaya a asistir a la cumbre del G20 que se celebra esta semana en India.
“Estoy decepcionado, pero conseguiré verle”, ha declarado el mandatario estadunidense a la prensa, sin embargo, no ha dado más detalles sobre dónde podría reunirse con el presidente chino.