EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Mundo  

Líderes republicanos cierran filas en torno a Trump; tomarán medidas en el Congreso, dicen

Critican el registro que el FBI realizó a la lujosa residencia del ex presidente de Mar-a-Lago este lunes. Los agentes federales retiraron alrededor de 12 cajas de la mansión en Florida, confirmó la abogada del magnate, Christina Bobb

Europa Press Madrid

Agosto 10, 2022

El congresista republicano, representante de Pensilvania, Scott Perry (en imagen de archivo) denuncia que tres agentes del FBI confiscaron su teléfono presentando una orden judicial mientras viajaba con su familia. Perry señaló ayer en un comunicado, que su móvil contiene informaciones personales y privadas sobre su esposa, familiares, electores y amigos. “Al igual que con el presidente (Donald) Trump”, el Departamento de Justicia de EU “eligió esta acción innecesaria y agresiva en lugar de simplemente contactar” con sus abogados, reclamó Foto: DPA

Europa Press

Madrid

Algunas de las figuras más representativas del Partido Republicano han criticado ayer el registro que el FBI ha llevado a cabo en la lujosa residencia del expresidente Donald Trump de Mar-a-Lago en Florida y han prometido que tomaran medidas en el Congreso de Estados Unidos.
El más incisivo ha sido el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, quien ha acusado al fiscal general, Merrick Garland, de haber llevado a cabo una “intolerable” politización armada del Departamento de Justicia.
McCarthy ha prometido que en caso de que los republicanos retomen el control de la Cámara en las elecciones de mitad de mandato previstas para noviembre “supervisarán” dicho departamento y que no dejarán “piedra sin remover”.
“Fiscal general Garland, preserve sus documentos y limpie su calendario”, ha avisado McCarthy a través de un breve mensaje en su perfil de Twitter, red social utilizada también por el senador por Florida Rick Scott, encargado de la campaña de los republicanos para las elecciones de la cámara alta.
“Cuando los republicanos recuperemos la mayoría en el Senado, habrá una exhaustiva y agresiva investigación de la redada del FBI en Mar-a-Lago. Todo debe estar sobre la mesa del fiscal Garland, incluido el ‘impeachment’ si no sale y explica lo que sucedió”, ha señalado Scott.
En ese sentido, ha valorado que el operativo llevado a cabo por el FBI es “increíblemente preocupante” y propio de “países del tercer mundo”, al mismo tiempo que ha acusado a la Administración de Joe Biden de perseguir a sus rivales políticos. “Necesitamos respuestas ya”, ha enfatizado.
Por su parte, la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, ha denunciado que el registro del FBI responde a los intentos del Partido Demócrata por “espiar” a sus rivales políticos y ha asegurado que Trump “tiene razón” cuando compara este caso con el del Watergate.
“Imagínense si a Biden le importara la inflación o los precios de la gasolina la mitad que investigar a Trump”, ha elucubrado en Twitter, después de recalcar en un comunicado que la única forma de detener las “burlas” y los “abusos de poder” de los demócratas es votando por los republicanos en noviembre.
El registro de Mar-a-Lago también ha sido puesto en duda por aquellos republicanos que podrían ser rivales de Trump en la candidatura del partido para las elecciones de 2024, como el gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien ha criticado los esfuerzos de Garland por tumbar a sus rivales republicanos, mientras otros como Hunter Biden “son tratados con guantes de seda”.
Una fuente de la investigación consultada por The Washington Post ha asegurado que el registro se realizó en relación a una causa abierta contra Trump por llevarse sin autorización a Mar-a-Lago quince cajas de documentos clasificados que deberían haber sido entregados cuando dejó la Casa Blanca y que no fueron recuperados hasta enero de este año tras dos meses reclamándolos.
Mientras, el representante republicano por Pensilvania Scott Perry ha denunciado que el FBI ha confiscado su teléfono en el marco de la redada realizada por los agentes federales en la residencia en Florida del expresidente de Estados Unidos Donald Trump.
Así lo ha anunciado en la noche ayer en un comunicado al que ha tenido acceso la cadena Fox News, en el que ha detallado que tres agentes del FBI se le han acercado con una orden judicial mientras viajaba con su familia para confiscarle el móvil.
“Esta mañana (ayer), mientras viajaba con mi familia, tres agentes del FBI me han visitado y me han confiscado mi teléfono. No han intentado comunicarse con mi abogado, quien habría hecho arreglos para que se quedaran con mi teléfono si ese fuera su deseo”, ha dicho Perry en la misiva, asegurando que el dispositivo contiene informaciones personales y privadas sobre su esposa, familiar, electores y amigos.
“Estoy indignado, aunque no sorprendido, de que el FBI, bajo la dirección del Departamento de Justicia de Merrick Garland, haya incautado el teléfono de un miembro del Congreso”, ha aseverado el parlamentario estadunidense, subrayando que “nada de esto es asunto del gobierno”.
Perry ha afirmado en su declaración que “al igual que con el presidente Trump”, el Departamento de Justicia de Estados Unidos “ha elegido esta acción innecesaria y agresiva en lugar de simplemente contactar” con sus abogados.
En tanto, los agentes del FBI retiraron alrededor de una docena de cajas de un área de almacenamiento durante la redada llevada a cabo el lunes en la residencia de Trump de Mar-a-Lago, en Florida
Así lo ha confirmado la abogada del exmandatario Christina Bobb, que ha detallado que los agentes federales estaban investigando posibles violaciones de las leyes relacionadas con el mal manejo de material clasificado, ha informado The Washington Post.
Bobb ha afirmado que el FBI le dejó una copia de la orden judicial demostrando así que tenían la autorización de un tribunal para entrar en el domicilio de Trump.
El pasado lunes agentes del FBI entraron a registrar la mansión del expresidente en el resort Mar-a-Lago en Florida para investigar el posible mal manejo de documentos clasificados.
Una persona familiarizada con la investigación consultada por el citado diario ha asegurado que los agentes estaban realizando una búsqueda autorizada por un tribunal en relación a la causa abierta contra el exmandatario por llevarse a su residencia documentos clasificados después de dejar la Casa Blanca.