EL-SUR

Lunes 04 de Marzo de 2024

Guerrero, México

Mundo  

Putin y Kim conversan en Amur antes de las negociaciones entre Rusia y Norcorea

Ambos líderes tratarán sobre cooperación bilateral en lo económico, comercial y cultural y compartirán posturas y visiones sobre la actual situación regional e internacional

Septiembre 13, 2023


El presidente de Rusia, Vladimir Putin, aseguró ayer que los diversos frentes judiciales abiertos contra el exmandatario estadunidense Donald Trump forman parte de una “persecución política”, una valoración en la que coincide precisamente con el magnate neoyorquino, que lejos de asumir responsabilidad alguna siempre denunció una “caza de brujas” contra él”. “Lo que pasa con Trump es una persecución por motivos políticos”, afirmó Putin, que puso estas causas como ejemplo de “lo podrido que está el sistema político estadunidense”. “No puede dar lecciones de democracia al resto”, sentenció durante un foro económico en Vladivostok. Putin describió como un “disparate” que se pueda acusar a Trump de connivencia con Moscú, cuando “fue él quien puso más sanciones a Rusia” durante su etapa en la Casa Blanca, informan las agencias de noticias oficiales rusas. El presidente ruso no prevé que haya un “cambio radical” tras las elecciones presidenciales de 2024 en Estados Unidos, porque cree que ya permeó en la sociedad norteamericana “un espíritu antirruso”. Trump, que aspira a volver a la Casa Blanca, aseguró que, si siguiese como presidente, Putin no se habría atrevido a dar la orden de invadir Ucrania y, de hecho, cree que si volviese al puesto sería capaz de zanjar el conflicto en un solo día. En Rusia, todo apunta que seguirá en el poder Putin, que tras las últimas reformas legislativas podría incluso gobernar hasta el año 2036. El presidente no quiso confirmar ayer una candidatura que todos dan ya por hecho, ya que es partidario de esperar a que avancen los plazos. Así, recordó que, una vez avanzado en el proceso, será cuando se anuncie la fecha de las elecciones. “Y luego hablaremos”, afirmado en respuesta a una pregunta específica sobre este tema, en el marco del VIII Foro Económico Oriental Foto: DPA

Europa Press

Madrid

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, han mantenido una breve conversación este miércoles en el cosmódromo Vostochni, en la región de Amur, en el extremo sureste ruso, como previa a las negociaciones entre las delegaciones de ambos países.
Durante su corto encuentro, el líder norcoreano ha agradecido a Putin su invitación “pese a estar ocupado”, según ha publicado la agencia de noticias rusa TASS.
Más adelante, los dos mandatarios encabezarán las negociaciones en las que se tratarán temas de cooperación bilateral como los lazos económicos, los intercambios comerciales y culturales, además de comentar sus posturas y visiones sobre la actual situación regional e internacional.
Sobre la mesa también estará un posible acuerdo para el suministro de armamento norcoreano que ha puesto en alerta a las principales potencias internacionales, especialmente Estados Unidos.
Desde Washington se han sucedido en los últimos días mensajes advirtiendo a Pyongyang de no alcanzar ningún acuerdo con Moscú, pues esto supondría una violación de los compromisos adquiridos por las autoridades norcoreanas.
La Casa Blanca ha hecho un llamamiento a las autoridades de Corea del Norte para que “no proporcionen ni vendan armas” a las Fuerzas Armadas de Rusia, todo ello en medio de la inminente reunión del líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente ruso, Vladimir Putin, en Rusia.
“Como hemos advertido públicamente, se espera que las discusiones sobre armas entre Rusia y Corea del Norte continúen durante el viaje de Kim Jong Un a Rusia”, ha manifestado la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Adrienne Watson.
Mientras, las autoridades de Corea del Sur han pedido ayer al gobierno ruso que actúe “con responsabilidad” tras la llegada al país del líder norcoreano para reunirse con el presidente ruso.
Por su parte, las autoridades de Japón han advertido ayer de que el posible acuerdo para el suministro de armas entre Rusia y Corea del Norte para el suministro de armamento podría suponer una violación a las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Según ha recordado el portavoz del gobierno nipón, Hirokazu Matsuno, las resoluciones de la ONU prohíben cualquier tipo de acuerdo con Corea del Norte relacionado con armamento o componentes, según recoge la cadena de radiotelevisión japonesa NHK.
Kim Jong Un, inició su visita a Rusia ayer con una parada estratégica en la estación de tren de Jasán, ubicada en la frontera y donde ha tenido que cambiar las ruedas de su tren para que este pueda circular por territorio ruso. Allí aprovecho para reunirse con el ministro de Recursos Naturales ruso, Alexander Kozlov.
Por otro lado, Putin ha insinuado que Moscú podría ayudar a Corea del Norte en su programa de desarrollo de satélites, tras dos lanzamientos fallidos este año, en el marco de un encuentro con el líder norcoreano, Kim Jong Un, en el cosmódromo de Vostochni.
“Por eso hemos venido aquí. El líder de Corea del Norte tiene gran interés en la tecnología de cohetes, están intentando conseguir un desarrollo en el espacio”, ha explicado Putin, tras ser preguntado sobre si Rusia ayudará a Pyongyang en esta tarea.
Por su parte, Kim ha dejado un mensaje en el libro de honor en el cosmódromo en el que ha resaltado que “la gloria de Rusia como el país con los primeros exploradores en el espacio nunca se borrará”, tras lo que ha declarado ante la prensa que Pyongyang apoya “todas las decisiones” de Putin.
Por otro lado, las autoridades norcoreanas han lanzado este miércoles dos misiles balísticos hacia el mar de Japón, también conocido como el mar del Este, cuando el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, se encuentra en Rusia para reunirse con su homólogo ruso, Vladimir Putin.