EL-SUR

Sábado 15 de Junio de 2024

Guerrero, México

Opinión  

Claudia, Marcelo, Adán y Monreal: la pelea desatada

  Veamos qué dicen las encuestas. “¿Quién prefiere que sea el candidato de Morena-PT para presidente de la República?”, se lee en la realizada hace un mes por Buendía & Márquez para El Universal. Claudia Sheinbaum logró 30 por ciento; Marcelo Ebrard, 21 por ciento; Ricardo Monreal, 21 por ciento; Gerardo Fernández Noroña, 8 por … Continúa leyendo Claudia, Marcelo, Adán y Monreal: la pelea desatada

Abril 01, 2023

 

Veamos qué dicen las encuestas. “¿Quién prefiere que sea el candidato de Morena-PT para presidente de la República?”, se lee en la realizada hace un mes por Buendía & Márquez para El Universal. Claudia Sheinbaum logró 30 por ciento; Marcelo Ebrard, 21 por ciento; Ricardo Monreal, 21 por ciento; Gerardo Fernández Noroña, 8 por ciento. Adán Augusto López no apareció.
Una encuesta de El Financiero publicada el 6 de marzo muestra a Claudia en primer lugar, con 28 puntos; Marcelo en segundo, con 22; Adán Augusto en tercero, con 15, y Ricardo Monreal, con 9.
El diario español El País también soltó un estudio demoscópico en febrero pasado. Con base en el trabajo de la encuestadora Enkoll, publicó que se hizo la siguiente pregunta: “Independientemente del partido por el que votaría usted, de las siguientes personas, ¿a quién prefiere como candidato o candidata de Morena para la presidencia de la República?”. El resultado fue abultado a favor de la jefa de gobierno: obtuvo 45 por ciento de las preferencias; Marcelo se llevó 27 por ciento; Fernández Noroña, 11 por ciento; Monreal, 11 por ciento, y Adán Augusto, 5 por ciento.
Al menos en estas tres encuestas se puede visualizar que la candidata puntera es Claudia, que Marcelo tiene un claro segundo lugar, que Monreal está lejos de competir por el liderazgo y que Fernández Noroña tiene capital político pero milita en el Partido del Trabajo (PT), lo cual le complica su candidatura por Morena, aunque el PT indiscutiblemente irá en alianza a las presidenciables.
Adán Augusto no termina de cuajar, a pesar de que tiene todos los afectos del presidente Andrés Manuel López Obrador y de que ha iniciado una campaña abierta para conseguir simpatías y estructuras.
Pero aún se tiene casi todo 2023 para que se defina el candidato de Morena, partido que aparece en primer lugar de las preferencias para ganar la presidencia de la República en 2024.
López Obrador será el gran elector de la candidata o candidato de Morena, sin embargo ha dicho que él respaldará a quien aparezca mejor posicionado en las encuestas que se realicen antes de la designación. Es por eso que la lucha por el posicionamiento se ha encarnizado.
Apenas unos días atrás, Claudia declaró al periódico Milenio que ella podría invitar a Marcelo y Adán Augusto a su gabinete cuando sea elegida presidenta. Incluso, llegó a decir que ella sentía que iba a ser la presidenta de México.
Marcelo no tardó en responderle. Dijo “qué tierna” en tono sarcástico, y añadió: “yo creo que nos hace falta un poquito de humildad”. Evidentemente el tono ha subido en estos días porque cada semana que pasa es fundamental para la decisión de la candidatura. Ebrard ha declarado que está consciente del aparato electoral en el que se apoya Claudia desde la jefatura de gobierno, y ahora con la presentación de su libro El camino de México el secretario de Relaciones Exteriores comienza a utilizarlo como catapulta mediática para fortalecer su presencia pública.
El mismo día en que se conoció la tragedia de la muerte de 39 migrantes en un centro del Instituto Nacional de Migración de Ciudad Juárez, el encargado de la política interior del país, Adán Augusto López, levantó la mano para que lo enlisten rumbo a las elecciones presidenciales. Y ahí, durante una entrevista en Radiofórmula, soltó un golpe a Marcelo al responsabilizarlo del sistema migratorio y, con ello, de la retención de los migrantes en aquella ciudad de Chihuahua. Después de eso, palabras más palabras menos, Marcelo dijo que no era momento para politizar el caso, y que cada quién debía hacer lo que le correspondía. Por otros medios, en un trabajo fino de comunicación política, el canciller dejó claro que la verdadera responsabilidad era de Adán Augusto, no de su oficina.
Ah, y Monreal. El senador poco a poco ha ido perdiendo foco público. Había logrado visualización al convertirse en el jugador renegado de Morena y del presidente, pero cuando AMLO solicitó que fuera incluido entre los aspirantes cambió el tono rijoso y se volvió menos atractivo en la discusión política.
Los cuatro aspirantes a la candidatura de Morena han decidido subir el tono de la confrontación. La definición se halla a unos cuantos meses y saben que si quieren ser los elegidos deben colocarse en primer lugar de las preferencias electorales. Son de esperarse más confrontaciones, filtraciones y golpes bajos.