EL-SUR

Viernes 27 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Opinión  

Henry David Thoreau

“El gobierno en sí, que es únicamente el modo escogido por el pueblo para ejecutar su voluntad, está igualmente sujeto al abuso y la corrupción antes de que el pueblo pueda actuar a través suyo. Somos testigos de la actual guerra con Méjico, obra de unos pocos individuos comparativamente, que utilizan como herramienta al gobierno … Continúa leyendo Henry David Thoreau

Enero 21, 2017

“El gobierno en sí, que es únicamente el modo escogido por el pueblo para ejecutar su voluntad, está igualmente sujeto al abuso y la corrupción antes de que el pueblo pueda actuar a través suyo. Somos testigos de la actual guerra con Méjico, obra de unos pocos individuos comparativamente, que utilizan como herramienta al gobierno actual; en principio, el pueblo no habría aprobado esta medida.”
H. D. Thoreau en su ensayo La Desobediencia Civil (1849).
Las palabras de Henry David Thoreau son más que honorables, hablan de una persona de convicciones. Como muchos ciudadanos de su tiempo no estaba de acuerdo de hacer la guerra contra México, ni con la esclavitud. Esa invasión militar de los Estados Unidos a México entre 1846 y 1848 convertiría a Estados Unidos en la potencia global a expensas de más de la mitad del territorio original de México.
En 1846, Thoreau protestó por esa injusta guerra de manera inusual, al rehusarse a pagar sus impuestos. En consecuencia fue a parar a la cárcel en su tierra natal, Concord, Massachusetts. Su amigo, el gran poeta y filósofo estadunidense Ralph Waldo Emerson, pagó sus impuestos y salió libre. Producto de esa experiencia saldría tres años después ese ensayo, básico para todos aquellos que disienten del orden establecido La desobediencia civil. Sus ideas pacifistas son precursoras a personajes históricos como Gandhi o Luther King, entre otros.
Thoreau no es sólo inspiración de los derechos civiles, es también uno de los padres fundadores del actual ecologismo. Su filosofía de respeto por la naturaleza lo transforman en un promotor histórico de la conciencia en defensa de la naturaleza.
Su libro más conocido, publicado en 1854, Walden o la vida en los bosques, es un texto fundamental de los ecologistas estadunidenses y de todos aquellos amantes de la naturaleza en el planeta. Es un clásico del siglo XIX. En un terreno cedido por su amigo Emerson construyó con sus manos una cabaña junto al lago Walden, limítrofe de Concord, cerca de sus amigos y familia. El libro es el relato de su experiencia de vivir durante dos años, dos meses y dos días en esa cabaña y en los bosques. Es de inicio un relato autobiográfico, así como un estudio de la flora y fauna de la zona y una especie de ideario sociopolítico. Thoreau deseaba experimentar en sí mismo que era la vida en la naturaleza. Trabajó la tierra y como un verdadero ermitaño, experimentó la vida salvaje, en libertad, viviendo en la naturaleza frente a la servidumbre de la sociedad industrial de su tiempo. Caminó por los alrededores de Concord, conocía la comarca a detalle.
Thoreau fue influido por su amigo Emerson, que lideró el movimiento del trascendentalismo de Nueva Inglaterra, que es reflejo del romanticismo filosófico alemán, una vía intuitiva basada en la capacidad de la conciencia individual que potencia los valores del individuo y que rechazaban el comercio abrumador de esas épocas. Así, Thoreau se convirtió con sus escritos y reflexiones en el padre de la crítica a la civilización de su época, que asumía que la tecnología podía proporcionar alivio a todos los problemas creados.
De Thoreau uno admira su consecuencia, expresada en la defensa de la libertad individual frente a las instituciones y la defensa de la tierra como bien común. Thoreau fue un hombre de muchas facetas, fue también maestro, conferencista, agrimensor y fabricante de lápices en diversos momentos de su vida. Habría que leer también sus diarios, que construyó durante 24 años en más de 7 mil páginas.
En el lugar donde construyó Thoreau la cabaña de Walden hay una placa, que es del libro de Walden, muchas veces citada, por su indudable belleza y sintetiza su pensamiento:
“Fui al bosque porque quería vivir a conciencia, afrontar únicamente los hechos esenciales de la vida y ver si era capaz de aprender lo que ésta tenía que enseñarme para no descubrir, justo antes de morir, que no había vivido”.
Finalmente, quisiera señalar que este artículo lo pensaba escribir hasta julio, cuando Henry David Thoreau cumple 200 años de nacimiento, ya que él nació el 12 de julio de 1817 y falleció el 6 de mayo de 1862. Sin embargo, quiero recordarlo para contrastar a esta personalidad con la preocupación colectiva ante la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Donald Trump. Es evidente que el respeto por la naturaleza y la vida misma todavía no ha calado aún lo suficiente en la sociedad estadunidense y también mexicana. Pero ese ese es el mensaje es que hay un cúmulo de grandes personas en la historia de los Estados Unidos y México, y seguramente ahora también, que son muy diferentes a él.
P.D. Manifiesto mi preocupación a la sociedad, esperaría un pronunciamiento del Congreso Local o del gobierno del estado. Conocí la noticia de que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), no tienen ya trabajadores en Guerrero. Los han concentrado en sus oficinas regionales en Cuernavaca. No existe ninguna justificación a esta medida, tienen presupuesto para atender a Guerrero, tienen hasta recursos internacionales. Guerrero es uno de los estados más importantes en términos de biodiversidad y endemismo del país y del planeta. Hay un sinnúmero de proyectos de conservación de la biodiversidad que desarrollar. Pésima señal para las bases de la vida en la entidad, la falta de interés de la Conanp.

P.D. Día a día, me aterra escuchar la información de la violencia desatada en Chilpancingo, Tixtla, Chilapa. Algo está muy mal en la mente de mucha gente para ser tan cruel y despiadada. Requerimos una vida distinta para nosotros y las generaciones que nos siguen.