EL-SUR

Martes 26 de Octubre de 2021

Guerrero, México

Cultura  

La violencia que azota a Acapulco motivó mi poemario Péndulo de Cal: Alondra Berber

*El asesinato de un ser querido detona el caudal de emociones que de manera obsesiva se fueron acumulando en hojas y hojas en el intento de buscarse una explicación que la satisficiera, explica Óscar Ricardo Muñoz Cano Con la idea de ser sólo un ejercicio de introspección luego de perder a un ser querido a … Continúa leyendo La violencia que azota a Acapulco motivó mi poemario Péndulo de Cal: Alondra Berber

Octubre 04, 2013

*El asesinato de un ser querido detona el caudal de emociones que de manera obsesiva se fueron acumulando en hojas y hojas en el intento de buscarse una explicación que la satisficiera, explica

Óscar Ricardo Muñoz Cano

Con la idea de ser sólo un ejercicio de introspección luego de perder a un ser querido a causa de la violencia que azota desde hace años al puerto, es como surgió el poemario el Péndulo de cal, de Alondra Berber, quien aseguró que nunca pensó que fuera a contar con el apoyo de un estímulo por parte de las autoridades culturales y mucho menos ser publicado.
En entrevista, la nobel escritora recordó que siempre ha tenido afición por la escritura, y que los primeros esbozos del poemario surgieron “de los sueños, de algunos pensamientos, luego aparecieron las narraciones y posteriormente, cuando quiero mostrárselos a él (su novio en ese entonces) lo matan”.
Y así, explicó, es como se detona el caudal de emociones que de manera obsesiva se fueron acumulando en hojas y hojas en el intento de buscarse una explicación que la satisficiera.  “A mi me mantuvieron en una burbujita, y toda esa cuestión de la violencia me parecía muy increíble”, agregó, “no me la creía, tenía muchas teorías de por qué pasaban las cosas, de por qué pasó lo que pasó; pero bueno, llegué a terminar (los textos)”, dijo, y con ayuda de amigos escritores, entre ellos Roberto Ramírez Bravo, se animó a solicitar una beca ante el entonces Instituto Guerrerense de la Cultura, hoy Secretaría de Cultura, misma que obtuvo en el 2012.
“Humberto Aburto (colaborador de El Sur), fue quien me ayudó a terminarlo, fue mi tutor en el PECDAG (Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico de Guerrero) y empezamos a trabajar detalles y a publicarlo…”.
El péndulo de cal es un poemario cuyo eje es de alguna manera Cafer, un personaje que aparece repetidamente en varios de los poemas de verso libre que se pueden leer de manera lineal, pero que ofrecen también otra lectura. “Hay tres lecturas de manera dirigida, según un mapa al final de libro, que hablan de daños colaterales, un romance inocente y una versión acerca de los victimarios”.
A la distancia y tras una relectura, Berber afirma que el libro además aborda el estrés postraumático; “reacciones ante la violencia, los traumas y el miedo”, y a sabiendas de que situaciones al límite no se olvidan, “sólo se acomodan dentro de ti para que las comprendas y no te duelan”, expresó que algunos de los textos más representativos, que más le gustan, de entre los más de 80 poemas que componen el libro, son Plegarias anónimas, Dónde estaba Dios a las 6 de la mañana y El cuerpo de mi ángel está lleno de balas.
Sobre el hecho de que prioriza el fondo sobre la forma en su poesía, explicó que efectivamente, pretende algo más allá de la imagen, darle una utilidad si se quiere, de manera sicológica, cosa poco identificable entre la poesía actual; “me gusta más el tema que la forma, me gusta abordar con mayor profundidad la mente humana con objetivos muy claros para mostrar o destacar algunos aspectos, según sea el tema”.
No es de extrañarse que sus autores favoritos sean el chileno Pablo Neruda, en su vertiente social, acota, y el mexicano Jaime Sabines, así como el también el nobel Iván Trejo e incluso, crónicas periodísticas en general y luego de recalcar que la escritura es más como una enfermedad que le gusta, ejemplificando que “cuando estaba dormida, incluso, despertaba y escribía lo que estaba soñando”. Berber reveló que ya trabaja en un nuevo poemario que tratará sobre la relación entre padre e hijo.
Diana Alondra Mijangos Berber es licenciada en sicología y maestra en criminalística; en 2012 obtuvo un estímulo a la creación literaria por parte del gobierno del estado para poder publicar El péndulo de cal con la editorial Verso destierro. Próximamente se presentará en los actos relacionados con los festejos del aniversario de la Biblioteca Alfonso G. Alarcón la próxima semana.