EL-SUR

Miércoles 04 de Agosto de 2021

Guerrero, México

Cultura  

Liberan al artista disidente cubano Luis Manuel Otero, que estaba en huelga de hambre

“Voy a seguir luchando”, dice el también activista, uno de los fundadores del Movimiento San Isidro, que se opone a la legislación que inhabilita a quienes no sean graduados de las escuelas de arte a exponer en la isla

Junio 02, 2021

El artista de performance, captado en el hospital donde fue internado por su huelga de hambre y sed Fotos: Tomadas de internet

Erika P. Bucio / Agencia Reforma

Ciudad de México

Después de permanecer detenido casi un mes en un hospital de La Habana, tras una huelga de hambre y sed, el artista de performance y activista cubano Luis Manuel Otero (1987) fue liberado este lunes.
“Salí como en shock, pero está claro que estoy puesto: voy a seguir luchando”, dijo en un primer mensaje tras ser dado de alta del Hospital General Universitario Calixto García.
Otero fue ingresado el pasado 2 de mayo después de una semana en huelga de hambre; fuerzas policiales lo sacaron de su domicilio y lo llevaron al nosocomio en La Habana, donde no podía ser visitado, con excepción de unos cuantos familiares.
Al comunicar el alta, el hospital informó que durante su estancia el artista tuvo una “evolución favorable” y que sus exámenes clínicos y de laboratorio ya se encontraban en “parámetros normales”.
Otero es uno de los fundadores del Movimiento San Isidro, surgido en contra del decreto 349, de 2018, el cual criminaliza la libertad artística al inhabilitar a los creadores que no sean graduados de las escuelas de arte a exponer o crear en Cuba.
En el movimiento participan artistas, escritores y periodistas.
“De nuevo vi al amigo, cosa que no habíamos visto en los videos anteriores, que habían sido filtrados por el médico o la enfermera que lo atendían casualmente. Ayer volvimos a ver todos, con gran alivio, a ese amigo indoblegable a pesar de todas estas violencias y todas estas represiones del gobierno en contra de su integridad”, expresó en entrevista Yissel Arce, historiadora del arte cubana radicada en México y quien ha tomado parte en las protestas para exigir la liberación de Otero.
El artista cubano de 33 años, procedente de un barrio pobre, ha estado más de 70 veces en prisión en los últimos años.
Con su huelga de hambre y sed, Otero exigía la devolución de las obras artísticas que le fueron decomisadas y el fin del cerco policial a su domicilio.
Su caso motivó la reacción de organizaciones como Amnistía Internacional o Human Rights Watch.
El Centro David Rockefeller de Estudios Latinoamericanos, el Centro Hutchins de Investigaciones Africanas y Afroamericanas y el Instituto de Investigaciones Afrolatinoamericanas de la Universidad de Harvard lanzó una enérgica protesta contra la “represión del gobierno cubano contra artistas y activistas que buscan la libertad artística y la libertad de expresión”.
Acusó además que los activistas, incluidos artistas visitantes de Harvard, como Tania Bruguera, “están siendo desacreditados en los medios estatales cubanos como ‘mercenarios’ o agentes de gobiernos y organizaciones extranjeras hostiles”.
Para las autoridades cubanas, Otero es un “mercenario” a las órdenes de la CIA para actuar en contra del gobierno socialista.