EL-SUR

Sábado 01 de Octubre de 2022

Guerrero, México

Cultura  

Ofrece el escritor guerrerense Jesús Bartolo Bello homenaje póstumo a su madre con un poemario

El libro A la vera del calor el celofán del duelo nos envuelve ganó en mayo pasado los LXII Juegos Florales Nacionales Lázara Meldiú, en el estado de Veracruz

Agosto 04, 2022

El presidente municipal de Papantla, Veracruz, Eric Domínguez Vázquez, y el poeta guerrerense Jesús Bartolo Bello, en la entrega del premio de los LXII Juegos Florales Nacionales Lázara Meldiú, que se llevó a cabo en junio pasado Foto: El Sur

Óscar Ricardo Muñoz Cano

Con la idea de rendirle un tributo a su madre fallecida, el poeta atoyaquense Jesús Bartolo Bello escribió el poemario A la vera del calor el celofán del duelo nos envuelve, que recién ganó en mayo pasado los LXII Juegos Florales Nacionales Lázara Meldiú, en el estado de Veracruz.
Temas como el luto, los recuerdos, las memorias, las enseñanzas y hasta las formas de hablar de la gente de la Costa Grande son expuestos a lo largo de un poema de largo aliento compuesto por varios fragmentos.
En breve charla telefónica, el poeta radicado actualmente en el Estado de México relató que este trabajo “lo escribí a raíz de la muerte de mi madre, como un homenaje a ella y resarcir algunas cosas y estar en paz con ella, y toca temas como los olvidos, las veces que ya no pudimos platicar, las comidas postergadas y la nostalgia por las pláticas que ya no pudimos tener”.
Reveló, que tiene más de 20 años de vivir fuera de Atoyac, que su madre, Guadalupe López Mondragón, falleció el 1 de diciembre del año anterior y fue entonces que entró en una especie de frenesí por dejar por escrito todos los sentimientos por ella; “era algo así como una forma de soltar todo el dolor, el duelo que uno trae, vaciarse y poder llorarle”, pues no pudo llegar a tiempo para verla en vida.
“Ella fue maestra, con más de 40 años de servicio y no se quería retirar; cuando murió, yo iba en camino para verla pero murió antes, me llamaron para avisarme; yo llegué en la madrugada y ya no me pude despedir”, aunque dijo, sí tuvo oportunidad de platicar con ella poco antes de manera telefónica.
No obstante, el poeta aseguró que “el aura, ese manto que siempre tuvo para conmigo me acompañó”, recordando que terminó el poemario faltando unos días para que cerrara el concurso, mismo que ganó.
Fue el pasado junio que en Papantla, Veracruz, recibió su premio (un diploma, una orquídea elaborada artesanalmente con vainilla y 30 mil pesos) en medio de una ceremonia solemne de manos del presidente municipal Eric Domínguez Vázquez.
Será más adelante, dijo Jesús Bartolo, que el poemario vea la luz popr medio de alguna editorial; “quiero hacerlo en una edición pequeña, de pasta dura, algo bonito que signifique y dignifique al poema” y tras asegurar que cada quien tiene sus diferentes formas de amar a las personas, “yo me quedó con aquella parte de mi madre: sus enseñanzas, sus palabras, sus modismos, los consejos, su amor y el hacerme un hombre de bien; ella está y estará presente todos los días conmigo”.
Jesús Bartolo Bello López (Atoyac de Álvarez, 1970) es poeta y maestro de profesión que actualmente radica en el Estado de México.
Ha sido becado en varias ocasiones por diferentes instituciones y entre sus premios recientes están el Premio Nacional de Poesía José Carlos Becerra 2020 y el Premio Nacional de Poesía Germán List Arzubide 2018.
Entre sus libros están En las lágrimas de la abuela nunca retoñó un paquidermo (Universidad Autónoma del Estado de México, 2015), Memoria de nuestro polvo : antología poética 1997-2013 (Fondo Editorial Estado de México, 2014), e Iconografía de un duelo (Proyecto Literal Limón partido, 2011).