EL-SUR

Miércoles 10 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Espectáculos  

Abarrota Silvio Rodríguez el Auditorio Nacional y dedica la canción El necio a López Obrador

Emociona el cubano, uno de los máximos exponentes de la trova, a 10 mil personas con sus éxitos sobre el amor, las pérdidas por la pandemia y contra el machismo

Junio 08, 2022

El cantautor Silvio Rodríguez fue recibido con gritos de “¡Viva Cuba!”, a los que correspondió con un “¡Viva México!”, la noche del lunes Foto: Agencia Reforma

Agencia Reforma

Ciudad de México

El cantautor cubano Silvio Rodríguez fue invitado a tomar café por el presidente Andrés Manuel López Obrador porque, a decir del mandatario en su conferencia matutina, son amigos, y el cantautor agradeció el gesto la noche del lunes en su concierto en el Auditorio Nacional al dedicarle su éxito El necio.
“Una vez se la dedique a Fidel (Castro), hoy se la dedico a Andrés Manuel”, dijo al presentar el tema ante un recinto con localidades agotadas por 10 mil personas, de acuerdo con los organizadores, pese a que el viernes se presentará gratuitamente en el Zócalo de la Ciudad de México.
El primer público del músico de 75 años fueron sus compañeros de armas en el Ejército en la década de los 60, pues mientras estaba enlistado, el destacado exponente de la trova se encontró con la guitarra y empezó a hacer canciones.
El barullo que el cantautor causó entre su público mexicano no desmereció al de ninguna cuadrilla, pues tuvo una enérgica respuesta mientras entonaba temas al amor, las pérdidas por la pandemia y contra el machismo.
Los fans, que incluso llevaron banderas de Cuba, se desvivían en aplausos y gritos, como “¡Viva Cuba!”, a los que al salir al escenario respondió con un decidido: “¡Viva México!”.
Durante su presentación de más de dos horas, el cubano pasó por himnos de su cancionero como Escaramujo, Óleo de mujer con sombrero, Quién fuera y La maza (de las más celebradas), pero la gente no dejaba de exigir más.
Tanta pasión desbordó la gente en sus halagos y peticiones que, cuando Rodríguez quería intimidad para dedicar Unicornio a un fan fallecido que siempre asistía a sus conciertos, tuvo que interrumpirse para pedirle a la gente que callara y lo dejara hablar para reflexionar sobre las pérdidas de la vida, remarcadas por la pandemia.
Casi toda la presentación se acompañó por siete músicos, pero para recordar a Vicente Feliú, exponente también del género, sólo tuvo una invitada, la pianista Malva Rodríguez, su hija.
“Hablando de pérdidas, este año yo perdí un amigo de 60 años de amistad. Se dice fácil, nos conocimos a principios de la Revolución (cubana), el con 14 y yo con 15 en actividades juveniles revolucionarias. Después tuve que entrar al Ejército y él estudió Física en la universidad.
“Cuando salí de la fuerza armada lo encontré y resultó que también se había encontrado con una guitarra y hacía canciones”, recordó.
Tras casi dos horas de concierto se prendieron las luces y la gente ovacionó de pie mientras le gritaban: “¡Eres lo mejor del mundo!” y coreaban su nombre.
Tres veces volvió al escenario, atraído por los fans, que no estuvieron satisfechos hasta que la presentación cerró con su clásico, Ojalá, a las 23:00 horas.