EL-SUR

Sábado 28 de Mayo de 2022

Guerrero, México

Espectáculos  

Fallece el histórico actor afroamericano Sidney Poitier, quien rompió los esquemas de Hollywood

Fue el primer intérprete negro en ganar un Oscar como Mejor Actor por Una voz en las sombras, y sufrió la discriminación que exponía en las películas en las que participaba, como en ¿Sabes quién viene a cenar?, el drama interracial que levantó polémica en Estados Unidos

Europa Press / Agencia Reforma / Redacción Madrid

Enero 08, 2022

 

Sidney Poitier muestra el Oscar que ganó por Una voz en las sombras, en 1963 Foto: Tomada de internet

El actor Sidney Poitier, quien fue el primer actor afroamericano en ganar un Oscar, murió este viernes a los 94 años, por causas no reveladas, según New York Post.
Poitier experimentó en vida muchas de las tensiones raciales expuestas en sus películas.
En 1963 recibió un Oscar por Lilies of the field (Una voz en las sombras en Latinoamérica) y se convirtió en la primera persona negra en ganar el premio al Mejor Actor.
Con el creciente movimiento de derechos civiles en Estados Unidos, era inevitable que Poitier se viera alabado como un ejemplo de logros de la comunidad negra. Y fue un rol que aceptó con gusto.
Su primera nominación al Oscar la tuvo en 1959 por su trabajo en The defiant ones (Fugitivos). Su carrera continuó en ascenso durante los siguientes años. En 1967 protagonizó ¿Sabes quién viene a cenar?, un romance interracial que levantó la polémica en Estados Unidos.
Después vinieron otras películas como Ahora me llaman señor Tibbs y Uptown Saturday Night.
Con 71 años de carrera tuvo papeles en películas clásicas de Hollywood como Un lunar en el Sol.
El actor Jeffrey Wright elogió a Poitier diciendo que era “único en su clase” e hizo referencia al filme clásico To sir with love, que en México se tradujo como Al maestro con cariño.
“Qué actor tan icónico. Único en su tipo. Qué hombre tan hermoso, amable y cálido, verdaderamente majestuoso”, escribió Wright en su cuenta de twitter.

Talentoso e íntegro

El Oscar de Poitier por Una voz en las sombras lo convirtió en una figura respetada en Hollywood y más allá. James Earl Jones, Robert Townsend y Quincy Jones fueron algunos de los que lo citaron como inspiración.
“Desde que apareciste en nuestras pantallas hace más de 60 años, tu talento e integridad han roto barreras e inspirado al público en todas partes”, dijo la actriz Angelina Jolie en los Premios de la Academia en marzo de 2014, cuando ella y Poitier entregaron el trofeo al Mejor Director.
Poitier fue aclamado por primera vez encadenado a Tony Curtis como un perseguido encadenado en Fugitivos (1958). Curtis insistió en que Poitier recibiera la misma paga. Ambos fueron nominados al Oscar al mejor actor, dividiendo los votos, y David Niven se llevó el premio por Mesas separadas.
¿Sabes quién viene a cenar? presenta a Poitier y Katharine Houghton como una pareja interracial que intenta persuadir a sus renuentes padres para que bendigan sus planes de casarse. La película fue nominada al Oscar a la mejor película y Katharine Hepburn, interpretando a la madre de Houghton, ganó el Oscar a la mejor actriz.
Stanley Kramer, quien dirigió a Poitier en Fugitivos y produjo ¿Sabes quién viene a cenar?, dijo que Poitier es “el único actor con el que he trabajado que tiene el rango de Marlon Brando, desde el patetismo hasta el gran poder”.
La carrera de Poitier como actor decayó en la década de 1970. Se le presentaron menos papeles después de que un artículo del New York Times de 1967 preguntara: “¿Por qué los estadunidenses blancos aman tanto a Sidney Poitier?”. Utilizando un epíteto racial, Clifford Mason, un dramaturgo afroamericano, acusó a Poitier de aceptar ser un rostro negro simbólico que Hollywood podría explotar.
“Sigue siendo irreal, como lo ha hecho durante casi dos décadas, desempeñando esencialmente el mismo papel, el héroe antiséptico y unidimensional”, escribió Mason.
El artículo fue “la pieza de periodismo más devastadora e injusta que jamás haya visto”, dijo Poitier en su autobiografía de 1980, This life.
Dijo que la industria cinematográfica tenía la culpa “de la simbología de mi presencia. Hollywood no había mantenido en secreto que no estaba interesado en proporcionar a los negros una variedad de imágenes positivas”, dijo.

Desde los campos de cultivo

Hijo de productores de tomates en las Bahamas, Poitier nació prematuramente en Miami el 20 de febrero de 1927. Sus padres, Reginald y Evelyn Poitier, habían ido a Florida a vender tomates cultivados en su granja. Poitier regresó a las Bahamas con sus padres unos meses después.
Después de que las tormentas del Caribe arrasaron con sus cultivos, la familia se mudó a Nassau unos 10 años después. Poitier dijo que era la primera vez que veía coches o electricidad y comía helado.
Por su propia cuenta, en su adolescencia cayó en un delito menor y fue arrestado por robo. Después de que enviaron a un amigo al reformatorio por robar una bicicleta, los padres de Poitier lo enviaron a los 15 a Miami para que viviera con un hermano mayor.
Viniendo de un entorno rural negro, Florida resultó “un shock”, dijo en una entrevista de 2008. “Me presentaron a un sistema que no tenía espacio para mí.
“Había racismo, había una separación de personas por motivos de color”, dijo.
Después de enfrentamientos con policías blancos, tomó un trabajo cerca de Atlanta y en seis semanas ganó un pasaje de autobús a Nueva York, donde trabajó como lavaplatos y vivía en Harlem.
Respondió a un anuncio de actores en 1945 del American Negro Theatre. Su audición fue un desastre. El codirector del teatro, Frederick O’Neal, dijo que no podía leer ni pronunciar sus líneas y lo echó, diciéndole que buscara trabajo como lavaplatos.
Poitier consiguió una radio y durante meses imitó a los locutores y a otras personas que escuchaba. Aceptó un trabajo en un restaurante, como lavaplatos, donde dijo que un viejo camarero judío, al verlo luchar con un periódico, lo ayudó a aprender a leer con propiedad.

Fraternidad

The defiant ones, en 1958, vio a Poitier nominado a mejor actor en los Premios de la Academia, y ganó un BAFTA por la misma película.
Con el creciente movimiento de derechos civiles en Estados Unidos, era inevitable que Poitier se viera alabado como un ejemplo de logros de la comunidad negra. Y fue un rol que aceptó con gusto.
“Era un actor bastante bueno y creía en la hermandad. Odiaba el racismo y la segregación. Y era un símbolo en contra de esas cosas”.
Sin embargo, le preocupaba que su Oscar pudiera haber sido indicativo de la necesidad de Hollywood de un actor negro simbólico, en lugar de algo que logró por mérito.
Luego, el año 1967 lo vio en su apogeo comercial con tres películas, lo que lo convirtió en la estrella más rentable de Hollywood ese año.

Varado

La experiencia de su personaje de ser un inmigrante en Londres reflejó la de muchos antillanos que llegaron a Gran Bretaña durante las décadas de 1950 y 1960.
“Actuar no es un juego de ‘fingir’”, dijo una vez. “Es un ejercicio de ser real”.
Interpretó a un detective de Filadelfia que se encuentra varado en un pueblo racista de Mississippi la noche en que un hombre de negocios es asesinado.
El desarrollo de su relación con el discriminador comisario local, interpretado por Rod Steiger, le dio a Poitier su papel más importante y la película ganó cinco premios Oscar, incluido el de Mejor Película.
La respuesta de Poitier a la pregunta de Steiger “¿Cómo te llaman, muchacho?” produjo una de las líneas más famosas del cine: “Me llaman señor Tibbs”.

Activista político

¿Sabes quién viene a cenar? presenta a Poitier como el novio de una chica blanca de clase media que lo lleva a conocer a sus padres.
Interpretados por Spencer Tracey y Katherine Hepburn, sus padres estaban divididos entre sus valores liberales y su reacción ante un futuro yerno negro.
En el momento en que comenzó la filmación, el matrimonio interracial todavía era ilegal en 17 estados de Estados Unidos. Estas leyes sólo fueron revocadas por la Corte Suprema meses antes del estreno de la película.
Pero Poitier enfrentó críticas de algunos activistas negros por los derechos civiles que se quejaban de que sus personajes eran demasiado buenos para ser verdad.
Esto ayudó a persuadirlo de que se alejara de los roles de actuación. Se involucró en la campaña por la independencia de las Bahamas, lograda en 1973, y comenzó una nueva carrera como director.
A finales de la década de 1970, Poitier había formado su propia productora con otras estrellas, como Paul Newman y Barbra Streisand.
Los éxitos detrás de la cámara incluyeron Stir crazy (Locos de remate), con Richard Pryor y Gene Wilder, y los thrillers Shoot to kill y Little Nikita.
En 1997 fue nombrado embajador de Bahamas en Japón y recibió el título de caballero en Reino Unido en 1974.
La notable capacidad de Poitier para interpretar papeles protagónicos inteligentes ayudó a romper los tabúes raciales en el cine hollywoodense y en la sociedad en general, aunque él le restó mérito a su importancia como modelo a seguir.
“Si se me recuerda por haber hecho algunas cosas buenas”, dijo una vez, “y si mi presencia aquí ha despertado algunas buenas energías, eso es suficiente”.

Reacciones

La primera en dar su pésame fue Viola Davis, quien asegura: “No hay palabras para describir cómo su trabajo cambió radicalmente mi vida”. Gracias a verle en la gran pantalla, la actriz se atrevió a ser actriz: “La dignidad, la normalidad, la fuerza, la excelencia y la pura electricidad que aportó con sus interpretaciones nos desmostraron que nosotros como negros importamos”, escribió.
Fue un referente tan importante para la comunidad afroamericana en Hollywood que hasta el ex presidente Barack Obama le dedicó unas palabras en su cuenta de Instagram: “A través de sus papeles innovadores y su singular talento, Sidney Poitier personificó la dignidad y la gracia, revelando el poder de las películas para acercarnos más al cine”, aseguró.
Para Oprah Winfrey “ha caído el más grandes de los grandes árboles”. La conocida presentadora de televisión agregó que “Es un honor haberlo querido como amigo, hermano, confidente y maestro de sabiduría”.
También se ha sumado a la despedida en las redes sociales Morgan Freeman. Para él, Sidney fue su “inspiración, luz guía y amigo”.
Samuel L. Jackson, otro de los grandes actores de la industria, reconoció que aprendió mucho de Sidney Portier, “el gigante más más amable, gentil, sensible y generoso que he conocido en mi vida”, afirma, y recalcó la importancia que ha tenido en la historia del cine: “Abrió el camino para todos los actores de color y lo sabía y estaba feliz por todos nosotros”.