EL-SUR

Miércoles 19 de Enero de 2022

Guerrero, México

Grafico  

Retiran ya el muro metálico del palacio de gobierno

Retiran ya el blindaje en la entrada del Palacio de Gobierno; será Casa del Pueblo, dice Evelyn Salgado El alto muro metálico estaba allí desde el 26 de enero de 2015, un día después de la conferencia del entonces procurador Jesús Murillo Karam en la que dio a conocer la “verdad histórica” del caso Ayotzinapa … Continúa leyendo Retiran ya el muro metálico del palacio de gobierno

Lenin Ocampo Chilpancingo

Octubre 21, 2021

El blindaje de la entrada del llamado Recinto de las Oficinas del Poder Ejecutivo apareció instalado la mañana del 26 de enero de 2015, unas horas después de la conferencia de prensa en la que el entonces procurador, Jesús Murillo Karam, dio a conocer la “verdad histórica” del caso Ayotzinapa según la cual los 43 desaparecidos fueron asesinados e incinerados en el basurero de Cocula por el grupo delictivo Guerreros Unidos. Antes, normalistas y grupos aliados habían ingresado al palacio y prendido fuego a varios edificios. Ahora será una casa abierta al pueblo, dijo la gobernadora Evelyn Salgado Foto: Jessica Torres Barrera

Retiran ya el blindaje en la entrada del Palacio de Gobierno; será Casa del Pueblo, dice Evelyn Salgado

El alto muro metálico estaba allí desde el 26 de enero de 2015, un día después de la conferencia del entonces procurador Jesús Murillo Karam en la que dio a conocer la “verdad histórica” del caso Ayotzinapa ya en el gobierno de Rogelio Ortega

Lenin Ocampo

Chilpancingo

Casi siete años después, el blindaje del Palacio de Gobierno (ahora Recinto de las Oficinas del Poder Ejecutivo) comienza a ser retirado. Las placas metálicas que cubrían la entrada principal de la sede del Poder Ejecutivo y que se colocaron luego de manifestaciones radicales de los normalistas de Ayotzinapa, fueron retiradas por orden de la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, “que abrió sus puertas para ser la casa del pueblo”.
Las láminas de hierro fueron colocadas como símbolo de protección ante las protestas de organizaciones sociales, magisteriales y estudiantiles, que por siete años han exigido la aparición con vida de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos la noche del 26 de septiembre del 2014 en la ciudad de Iguala.
El 14 de octubre de ese año, los estudiantes normalistas, integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) y organizaciones sociales, ingresaron al Recinto donde realizaron pintas, destruyeron vidrios y quemaron el edificio Tierra Caliente como forma de protesta para exigir al gobierno de Ángel Aguirre Rivero, la aparición con vida de sus compañeros.
Aquel martes, la fotografía del Palacio de Gobierno en medio del fuego dio la vuelta al mundo, las imágenes de los manifestantes enardecidos simbolizaban el inicio de un movimiento que terminó derrocando al gobernador perredista y que continuó por meses para exigir el regreso de los 43 jóvenes de Ayotzinapa.
El 23 de octubre del 2014, Ángel Aguirre pidió licencia para darle paso al gobierno del catedrático de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), Rogelio Ortega Martínez, quien tomó el mando pensando en pacificar las luchas del movimiento de los 43.
El 8 de noviembre del 2014, los estudiantes de la Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, volvieron a protestar en el Palacio de Gobierno, donde quemaron nueve vehículos de empresas transnacionales y destruyeron los vidrios de las fachadas de las oficinas.
Dos meses después de la llegada de Rogelio Ortega, el 27 de enero del 2015, el titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, daba a conocer la llamada “verdad histórica”, donde aseguraba que los 43 estudiantes habían sido asesinados e incinerados en el basurero de Cocula por el grupo delictivo Guerreros Unidos.
Al día siguiente, el Palacio de Gobierno amaneció con las placas metálicas y resguardado por cientos de policías estatales, que con equipo antimotines replegaban cualquier manifestación que se acercara a la entrada principal.
Desde ese día, la entrada al ahora Recinto de las Oficinas del Poder Ejecutivo se volvió restringida, las manifestaciones pacíficas eran reprimidas con gases lacrimógenos si se acercaba o intentaban llegar al lugar.
Posteriormente, antes de la entrada del ex gobernador Héctor Astudillo Flores, fueron colocadas decenas de vallas que evitaban acercarse al portón del Poder del Ejecutivo y que un día antes de la llegada de la gobernadora, Evelyn Salgado Pineda, fueron retiradas.
Los trabajadores y personas que acudieron hacer trámites se mostraron sorprendidos, algunos tomaron fotos mientras los herreros retiraban una a una las láminas cafés que cubrieron por muchos años la visibilidad de los edificios Acapulco, Centro, Costa Chica, Costa Grande, Norte, Montaña y Tierra Caliente.
“Antes, te revisaban todo, la bolsa, la credencial, era muy tedioso venir y entrar hacer un trámite, te dejaban en el sol y era un trato más grosero, ahora es la segunda vez que tengo que venir y sólo me preguntan a dónde voy, es más ágil la entrada, creo que es una buena decisión abrir las puertas a la gente”, expresó doña Ilda que llegó hacer un trámite.
Mediante un comunicado, el Gobierno del Estado, informó que el Poder Ejecutivo “abrió sus puertas para ser la casa del pueblo y donde no existen barreras”.
“La gobernadora Evelyn Salgado Pineda, está gobernando con el pueblo y para el pueblo, por eso va a haber apertura, para que el pueblo llegue, no necesita ella vallas para tener la comunicación con el pueblo. Hoy es un día de cambio que estamos viendo en Guerrero”.
Casi siete años después, los accesos cerrados y restricciones a la gente que acudía hacer un trámite se terminaron.