EL-SUR

Miércoles 10 de Agosto de 2022

Guerrero, México

Principal  

Matan a dos curas jesuitas dentro de una iglesia en la Sierra Tarahumara

El asesinato de Javier Campos, de 78 años, y Joaquín Mora, de 80, fue precedido por el secuestro de cinco personas, uno de ellos el guía de turistas al que mataron junto con los sacerdotes en una comunidad de Chihuahua No son hechos aislados y “no callaremos ante la realidad que lacera a toda la so-ciedad”, advierte la Compañía de Jesús El Chueco, líder de un grupo del Cártel de Sinaloa, presunto responsable Exigen la CEM, la Ibero y la UE que no haya impunidad Ofrece AMLO una investigación completa

Agencia Reforma y Redacción Ciudad de México / El Sur

Junio 22, 2022

 

Los sacerdotes Javier Campos, de 78 años, y Joaquín Mora, de 80, asentados por décadas en la Sierra Tarahumara, fueron asesinados en su parroquia del pueblo de Cerocahui por un grupo criminal vinculado al Cártel de Sinaloa Foto: Agencia Reforma

Matan a dos sacerdotes jesuitas dentro de una iglesia en la Sierra Tarahumara en Chihuahua

El asesinato de Javier Campos Morales, de 78 años, y Joaquín Mora, de 80, fue precedido por el plagio de cinco personas, uno de ellos el guía de turistas Pedro Palma, de 60 años, a quien mataron junto con los religiosos. En un comunicado, la Compañía de Jesús denunció y condenó el homicidio de sus integrantes, exigió la recuperación de los cuerpos, demandó protección y aseguró que estos hechos no son aislados. “No callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad”, advirtió

 

Dos jesuitas fueron asesinados este lunes en el interior de la iglesia de la comunidad de Cerocahui, del municipio chihuahuense de Urique.
El homicidio de los sacerdotes Javier Campos Morales, de 78 años, y Joaquín Mora, de 80, fue precedido por el plagio de cinco personas, uno de ellos el guía de turistas Pedro Palma, de 60 años, a quien mataron junto con los sacerdotes.
De acuerdo con la versión de las autoridades, los religiosos dieron refugio al guía turístico, quien era perseguido por sujetos armados; estos irrumpieron en el templo a balazos y asesinaron a Javier, Joaquín y Pedro, arrojaron sus cuerpos a una camioneta y se los llevaron, por lo que están desaparecidos.
En un comunicado, la Compañía de Jesús denunció y condenó el homicidio de los sacerdotes, exigió la recuperación de los cuerpos y aseguró que hechos como el ocurrido no son aislados.
“Los jesuitas de México, con profundo dolor, denunciamos el homicidio de nuestros hermanos Javier Campos Morales, S.J. y Joaquín César Mora Salazar, S.J., ocurrido el día de ayer dentro del templo de la comunidad de Cerocahui, Chihuahua”, dice el comunicado firmado por la Provincia Mexicana de la Compañía de Jesús.
“Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas. También demandamos que de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de nuestros hermanos jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui”, añadió la orden religiosa.
“Hechos como estos no son aislados. La sierra tarahumara, como muchas otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos.
“Los jesuitas de México no callaremos ante la realidad que lacera a toda la sociedad. Seguiremos presentes y trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de nuestras obras pastorales, educativas y sociales”, afirmaron los jesuitas y añadieron:
“Al denunciar lo ocurrido hacemos notar también el dolor que vive nuestro pueblo por la violencia imperante y nos solidarizamos con tantas personas que padecen esta misma situación, sin que su sufrimiento suscite empatía y atención pública.
“Confiamos que los testimonios de vida cristiana de nuestros queridos Javier y Joaquín sigan inspirando a hombres y mujeres a entregarse en el servicio a los más desprotegidos. Descansen en paz”, concluyó el comunicado.

Despliegan operativo conjunto policías de Chihuahua y federales; ya está “identificado” el responsable, asegura la SSPC

El gobierno del Estado de Chihuahua informó que trabaja en esclarecer los dos casos ocurridos en la misma comunidad de la Sierra Tarahumara. El primero fue la privación de la libertad de cuatro personas y un segundo hecho en el que los dos sacerdotes y el guía fueron asesinados.
“La mañana de ayer lunes, se reportó a la línea de emergencia 911, la privación de la libertad de dos hombres identificados como Paul Osvaldo B. y Armando B., así como de una mujer y un menor de edad”, dio a conocer el Gobierno del Estado en un comunicado.
La denuncia fue ratificada este día por parte de familiares de las víctimas.
“De acuerdo con las primeras entrevistas, refieren que pasadas las 13:00 horas de este lunes, (tiempo local) fue privado de la libertad el guía de turistas, Pedro Eliodoro P. G. y llevado a un templo de la misma comunidad, en donde fue privado de la vida junto con los sacerdotes Javier C. y Joaquín M., cuyos cuerpos se llevaron”, agregó el Gobierno de Chihuahua.
Por lo anterior fue desplegado un operativo conjunto en el que participan Agencia Estatal de Investigación, Secretaría de Seguridad Pública del Estado, Guardia Nacional y Ejército Mexicano, quienes efectuaron patrullajes que se han extendido a poblados, rancherías y caminos vecinales de la zona.
El Gabinete de Seguridad Nacional y la Secretari?a de Seguridad y Proteccio?n Ciudadana (SSPC), por su parte, lamentaron y condenaron los hechos ocurridos en Cerocahui.
Se informó que ya esta? identificado el responsable de los cri?menes y se continu?a con la investigacio?n para dar con su paradero y no permitir la impunidad.

Se hará una investigación completa sobre el asesinato de los jesuitas: AMLO

El presidente Andrés Manuel López Obrador informó en su conferencia mañanera que el caso del asesinato de los dos sacerdotes jesuitas fue uno de los temas que se atendió en el gabinete de Seguridad de esta mañana y aseguró que “se va a hacer una investigación completa”.
Sin embargo, adelantó que ya se tiene información sobre los presuntos responsables del asesinato.
“Aprovecho para decir que tenemos información. Ayer por la tarde noche de unos asesinatos, al parecer de dos sacerdotes jesuitas, la información que tenemos hasta ahora hasta las 05:99 de la mañana, es que entraron a la iglesia persiguiendo a una persona, lo asesinaron, salieron los sacerdotes y al parecer fueron asesinados, estamos atendiendo este asunto.
“Está en la sierra de Chihuahua de Creel hacia adelante, por Temoris, Chinipas, es una zona de bastante presencia de la delincuencia organizada. Parece que se tiene ya información sobre los posibles responsables de estos crímenes. Es lo único que conocemos, estamos trabajando en eso”, dijo.

El Chueco, líder de un grupo vinculado al Cártel de Sinaloa, presunto responsable

El asesinato y robo de los cuerpos de los dos jesuitas asesinados en una iglesia de la Sierra Tarahumara se le atribuye al líder criminal José Noriel Portillo, apodado “El Chueco”.
Reportes extraoficiales indican que “El Chueco” asesinó a los sacerdotes en la iglesia de Cerocahui, Chihuahua, y posteriormente los sustrajo.
El líder criminal, de acuerdo con los reportes, y un grupo de hombres armados perseguían a un sujeto y éste se intentó proteger en el templo, pero también fue asesinado junto con los clérigos.
Cerocahui, ubicado en el Municipio de Urique, es parte del trayecto del tren turístico Chepe.
A “El Chueco” también se le atribuye el asesinato del docente estadounidense Patrick Braxton Andrew, ocurrido en octubre de 2018.
Reportes indican que “El Chueco” tiene alrededor de 30 años, es originario de Urique, Chihuahua, y tiene su zona de operaciones en comunidades del corazón de la Tarahumara como San Rafael, Ciénega de Trejo, Guadalupe Coronado, Mesa de Arturo, Cerocahui y Bahuichivo.
“El Chueco” lidera una célula de más de una veintena de personas que no sólo controlan la siembra y trasiego de drogas en la región, sino que asolan a la población con agresiones y homicidios.
De acuerdo con investigaciones de las autoridades de Chihuahua, “El Chueco” y su gente responden al grupo delictivo de “Los Salazar”, un grupo criminal asociado al Cártel de Sinaloa que opera desde la década de los 90.
El sacerdote Javier Ávila lamentó que los criminales ya no respeten ni a los curas, considerados gente pacífica, y pidió que los cuerpos de los dos jesuitas asesinados sean entregados.
En entrevista para una estación local de radio, el padre Pato Ávila, como también es conocido en la Tarahumara, narró que otros sacerdotes y miembros de la comunidad pidieron al agresor que no se llevara los cuerpos de sus compañeros.

Demanda la CEM detener los ataques a religiosos; la Ibero exige esclarecimiento

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) condenó ayer el asesinato de los sacerdotes jesuitas y demandó frenar la violencia contra religiosos en el país que ha dejado al menos 34 asesinatos desde 2012.
De acuerdo con el Centro Católico Multimedial, suman siete los sacerdotes asesinados en país en lo que va del sexenio. De 2012 a la fecha, la cifra asciende a 34, incluyendo los casos de los jesuitas. Con ello, advirtió el organismo, México se mantiene como uno de los países más peligrosos para el ejercicio sacerdotal.
A través de un comunicado, la Universidad Iberoamericana, de la Compañía de Jesús, condenó el asesinato de los jesuitas y clamó justicia por los hechos ocurridos.

La Unión Europea pide que los crímenes no queden impunes

La Unión Europea en México condenó este martes los asesinatos de los dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua y urgieron a las autoridades esclarecer los hechos.
“Expresamos nuestras condolencias y toda nuestra solidaridad con sus familias y su comunidad en este momento tan doloroso”, señalaron en un comunicado.
“Llamamos a las autoridades mexicanas competentes a desplegar todos los esfuerzos necesarios para que haya justicia y que este crimen no quede impune”.

Ofician misas en memoria de
Javier Campos y Joaquín Mora

El padre Luis Moro, prepósito provincial de la Compañía de Jesús en México, encabezó ayer la misa que se ofició en la Iglesia de San Ignacio de Loyola en Polanco, en memoria de los sacerdotes jesuitas asesinados Javier Campos y Joaquín Mora.
En tanto, en Monterrey, familiares y amigos de Campos y del presbítero regio Joaquín Mora acudieron ayer a la misa en su memoria, ofrecida en la Parroquia Reina de los Ángeles. Apenas el viernes pasado, el padre Javier había estado en Monterrey para celebrar sus 50 años de sacerdocio.
Campos nació en 1943 en la Ciudad de México, pero su niñez y adolescencia vivió en Monterrey, mientras que el padre Mora Salazar nació en 1941 en Monterrey.

Pide Ricardo Monreal revisar la estrategia de seguridad

Tras el asesinato de los sacerdotes jesuitas, el senador morenista Ricardo Monreal consideró necesario revisar el plan de seguridad nacional. Durante la ceremonia de entrega de un título de concesión al Congreso de la Unión, el coordinador de la bancada mayoritaria deploró que el crimen organizado domine en “territorios completos” del país.
“Es momento de reflexionar en el Congreso y de revisar, con toda seriedad, el plan de seguridad del que los senadores tenemos la obligación de hacerlo”, planteó. “Es momento de abordarlo sin tabúes, sin ideologías, sin intereses partidistas y sin actitudes egoístas”.

Adrián LeBarón advierte que la Sierra está tomada por el crimen

El activista Adrián LeBarón aseguró que la Sierra Tarahumara donde fueron asesinados dos sacerdotes jesuitas, está tomada por el crimen organizado, por lo que destacó la valentía de la orden religiosa de ingresar al lugar a pesar del riesgo.
LeBarón afirmó que el crimen organizado cobra derecho de piso en las minas que se trabajan en la zona, por lo que cuestionó “uno ya no puede pensar qué sigue, ¿qué más quieren hacer?”.
“Los jesuitas casi son casi los únicos que se atreven a entrar a la sierra porque son gente muy valiente, son gente dedicada”, dijo en entrevista con Milenio Televisión.