EL-SUR

Sábado 20 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

2021

Arturo Martínez Núñez

Julio 09, 2019

 

Guerrero necesita entrar urgentemente a un ciclo virtuoso donde el acuerdo y la concertación política se convierta en la norma y no en la excepción.
Guerrero es un estado muy atrasado en comparación con el promedio nacional. Casi todos los indicadores nos colocan en los últimos lugares –alternando posiciones con Oaxaca y Chiapas, hermanos del mismo dolor– en desarrollo social, económico y político.
La gobernabilidad que pregonan los teóricos en los libros, no es disfrutada por las personas en las calles. El problema de Guerrero es político al tiempo que lo es económico, de inseguridad y cultural. Los cismas políticos han provocado que en Guerrero concluir los periodos para los que son electos los gobernantes, lejos de ser lo normal se convierta en una proeza.
A pocos meses de que se vuelvan a encender los ánimos electorales, vale la pena comenzar a reflexionar no acerca de “quién” pueda encabezar el gobierno estatal sino, sobre todo, la pregunta que debemos hacernos es “para qué”.
Guerrero necesita una persona –mujer u hombre– que conozca a profundidad sus regiones, sus caminos, su gente y sus problemas. Requiere una persona que tenga experiencia en la administración pública, que sepa lo que es tener la responsabilidad de manejar recursos públicos con honestidad. Guerrero necesita una persona con capacidad ejecutiva, de organización, de planeación y de rápidos reflejos. Guerrero necesita una persona que sepa de comunicación y que domine los diferentes lenguajes y formatos en uso. Guerrero necesita una persona que pueda alcanzar acuerdos con las organizaciones sociales y no gubernamentales, con los partidos, con las organizaciones patronales y empresariales, con los grupos de interés y con las iglesias. Guerrero necesita una persona que sepa escuchar e interactuar con todos los ciudadanos; una persona que sea atenta y respetuosa, que entienda que el servicio público es una responsabilidad y no un privilegio. Guerrero necesita más entendimiento no mayor enfrentamiento; más diálogo y menos monólogo. Guerrero necesita obras de alto impacto y un trato diferenciado por parte de la Federación.
Guerrero necesita vías de comunicación, hospitales de primera, escuelas de calidad y empleos estables y bien pagados. Necesita un sistema de seguridad pública modelo, capacitado, equipado y certificado, que genere confianza y certeza en la población; Guerrero necesita un sistema de procuración y administración de justicia libre de corruptelas, que investigue, detenga, procede, sentencie y en su caso reinserte.
Guerrero necesita generar confianza en el país y en el extranjero para que la inversión productiva genere los empleos necesarios. Necesita que su sector primario deje de ser de subsistencia y se detonen las enormes potenciales agrícolas y agroindustriales con los que contamos.
Guerrero necesita austeridad y eficiencia en el gobierno. Disciplina y cero tolerancia a los actos de corrupción que no son exclusivos de ningún partido político en especial.
Guerrero necesita un gobierno de concertación en donde participen las mejores mujeres y hombres sin importar su origen o filiación política. Mujeres y hombres de primera que entiendan el servicio público como una responsabilidad y un alto honor. El gobernador o la gobernadora debe de ser el armonizador de los esfuerzos de todos. Debe de atender a todas y todos siempre. Las 24 horas del día. No hay tiempo para la frivolidad ni la pereza. No hay tiempo para vicios ni pasiones. El gobernador o gobernadora debe de gobernarse a sí mismo para poder gobernar a los guerrerenses.
Desde Morena habremos de insistir en que antes de los nombres, están los proyectos; antes de los nombres, los equipos y antes de ambiciones o aspiraciones personales, por legítimas que estas sean, está el interés superior de Guerrero.

@ArturoMN