EL-SUR

Viernes 19 de Abril de 2024

Guerrero, México

Opinión

40 aniversario de la SPAZ

Silvestre Pacheco León

Enero 30, 2023

El día sábado primero de febrero la Sociedad Protectora de Animales de Zihuatanejo celebrará su 40 aniversario con un concierto musical organizado con el apoyo de la comunidad de extranjeros residentes en el puerto.
El concierto tiene como objetivo recaudar fondos para continuar con la tarea de prevenir la crueldad y el maltrato animal, considerando la esterilización de perros y gatos como el método más humanitario para evitar la sobrepoblación en perjuicio a la salud humana.
Será el primer evento recaudatorio anual después de que por efecto de la pandemia del coronavirus se suspendió por dos años.
El concierto de música tiene como meta reunir donativos suficientes para sufragar hasta una cuarta parte de los gastos anuales de la SPAZ que comprenden el sostenimiento del albergue, el servicio médico, las campañas de esterilización y las brigadas educativas que recorren las escuelas del municipio.
La Sociedad Protectora de los Animales de Zihuatanejo es una organización sin fines de lucro que no recibe subsidio del gobierno y se sostiene con el apoyo de personas y organizaciones de la sociedad civil que comulgan con los principios de que el planeta tierra es un bien de todos los seres vivos que la pueblan, correspondiendo a los seres humanos velar por el respeto a la biodiversidad, apoyando a las especies más vulnerables.
La mayoría de los integrantes de la SPAZ aportan gratuitamente su fuerza de trabajo que consiste en recibir animales sin dueño,
lastimados o enfermos, dándoles albergue, alimentación y atención médica mientras buscan a quienes quieran recibirlos en adopción.
Aparte de los perros y gatos que se entregan en adopción completamente sanos, vacunados y esterilizados, la SPAZ ha recibido para su curación cocodrilos y tortugas terrestres lastimados por conductores de vehículos descuidados, pelícanos y pájaros bobos heridos por anzuelos que se han tragado al perseguir ejemplares que han sido pescados, también mapaches, tejones, osos hormigueros, una víbora de cascabel, un halcón que murió de viejo en el albergue, un borrico atropellado y un cerdito sin dueño que aprendió a ladrar sintiéndose parte de la jauría; una ave de pantano pico de canoa, una lobo de mar lastimada por los pescadores, un jaguarundi atropellado y un tecuán o jaguar.
La meta en la que está empeñada la SPAZ es alcanzar a esterilizar el 10 por ciento de la población de perros y gatos que hay en Zihuatanejo para que su población comience a descender como dicen los estudios técnicos del tema.
La SPAZ considera que puede alcanzarse la meta del 10 por ciento de animales castrados si se mantiene el ritmo que esa asociación ha alcanzado con un promedio de 2 mil 800 cirugías anuales y para ello reportan que en el año pasado dieron en adopción 178 animales entre perros y gatos y se practicaron 1 mil 74 esterilizaciones con todo y las limitaciones que impuso la pandemia.
La Sociedad Protectora de los Animales de Zihuatanejo es una organización fundada a principios de los años ochenta por la señora Helene Krebs Posse, una mujer norteamericana excepcional, llegada a Zihuatanejo en la década de los sesenta, con una numerosa familia cuyo difícil sostenimiento no le impedía condolerse y recoger los animales sin dueño que deambulaban enfermos y hambrientos por las calles de la ciudad.
Doña Helene se dedicó a recibir y dar alojo, comida y curación a todos los animales que llegaban a su casa, involucrando a sus hijos desde pequeños en esa tarea que asumieron como propia haciéndose adultos.
La Casa Marina de Zihuatanejo como sede de la SPAZ es uno de los lugares más conocidos en la comunidad como santuario de los animales, localizada frente a la playa principal, a un costado de la plaza municipal.
En cuarenta años de trabajo incansable la Sociedad Protectora de los Animales de Zihuatanejo ha cambiado radicalmente la cultura local respecto al trato que se dispensa a los animales.
Con la SPAZ se confirma que para lograr cambios positivos en la sociedad debe haber constancia y compromiso con los principios que lo animan, sin esperar otra recompensa que estar bien con la conciencia haciendo lo que se considera correcto.
En Zihuatanejo ha sido el trabajo constante y permanente de la SPAZ lo que ha hecho escuela en la educación local.
Los cambios generados son muchos y visibles empezando porque las calles del centro están limpias del calamitoso deambular de los perros y gatos sin dueño, hambrientos y enfermos, convertidos en un riesgo para la salud e integridad de las personas, y aunque parezca un contrasentido, ahora se observa un desfile cotidiano de mascotas que pasean orondas tras sus dueños asidos con su correa.
Esos dos hechos ya de por sí significativos y notorios son una cualidad que se ha agregado a la ciudad como un activos más de sus recursos turísticos.
Ese avance en la cultura y educación local que los miembros de la SPAZ pueden presumir es que a diferencia de hace unos diez años cuando parecía que predican el en desierto con las campañas de esterilización en colonias y pueblos, ahora no hay un día en que falte la presencia de un vecino en la SPAZ llevando un animal perdido, enfermo o con su mascota para esterilizar.
La cultura local en este tema se ha extendido tanto en la población que hablar ahora de esterilización de las mascotas es algo común, porque veinte años atrás se consideraba una exquisitez de gente sin quehacer porque se vivía en la idea de que la medicina e intervenciones quirúrgicas eran solo para los seres humanos. Los animales podían vivir y morir sin ser tema de preocupación para los seres vivos.
Esa es una gran diferencia que ahora se vive en la ciudad donde se puede ver la proliferación de comederos para perros y gatos sin dueño que los vecinos proveen.
En ese hecho se fijó la SPAZ para medir el grado de eficacia que tienen las visitas a las escuelas para promover el respeto de niños y jóvenes a los animales llevándoles algunas mascotas para que los estudiantes se familiaricen con ellas mientras escuchan las pláticas de concientización sobre el cuidado animal. Así lo han entendido algunos concesionarios de radio que han facilitado tiempo en su programación para que una hora a la semana se escuche la voz de los defensores de animales.
A 40 años de su fundación todos esperamos que crezca el número de donantes en el festejo de la SPAZ el primer día de febrero y que viva muchos años más realizando ese trabajo que nos convierte en más humanos. Felicidades!