EL-SUR

Sábado 20 de Abril de 2024

Guerrero, México

Opinión

A 12 días de las elecciones

Silvestre Pacheco León

Mayo 24, 2021

Estamos a 12 días de las elecciones cuyos resultados servirán para medir la fuerza alcanzada por el cambio democrático de la 4T frente a la que han podido reunir los representantes del pasado.
La disputa por el control del presupuesto haciendo mayoría en la Cámara de diputados es el argumento que permitió la unidad de fuerzas tan disímbolas como el PRI,PRD y PAN contra Morena. A esos partidos no les importó quedar exhibidos como parte de los poderes fácticos beneficiarios del dinero público y de los negocios más jugosos en la economía nacional. Como saben que el poder del cambio seguirá creciendo por el apoyo del gobierno a los pobres buscan frenarlo a toda costa, pues ellos conocen de sobra los mecanismos que encubrían esa obscena fábrica de pobres creada para aumentar sus riquezas.
Por fortuna la presidencia de la república está más solida cada vez por el amplio respaldo popular a sus acciones a favor de la paz social y de los pobres. Los electores tienen confianza en que no se detendrá el combate a la corrupción y que el dinero público llegará completo a las arcas de la federación, que no habrá más evasión fiscal ni devoluciones de impuestos a los beneficiados de siempre y tampoco arreglos por debajo de la ley cuando se trate de castigo a los delincuentes.
Los conservadores han diseñado una estrategia nacional para ganar la mayoría de las 500 diputaciones que se pelean así como las gubernaturas que están en disputa.
El estado de Guerrero ha pasado a formar parte de esa estrategia electoral de los conservadores porque además de ser uno de los bastiones del priísmo caciquil, como dice el actor Damian Alcazar, solo sus gobernantes suelen ser los beneficiarios porque cuando dejan el cargo ya forman parte de los nuevos ricos mientras los pobres aumentan a pesar de tanto dinero que generan las actividades turística, minera y agropecuaria.
La terrible peste de la corrupción que reiteradamente menciona el presidente de la república como lo principal que se debe combatir, ha crecido tanto en nuestro estado que difícilmente se puede visibilizar la raya que separa al gobierno de la delincuencia. Por eso aprovechando la oleada poderosa de la 4T se debe repetir la hazaña del mitológico Hércules que fue capaz de limpiar los establos del rey Augías ensuciados con la basura acumulada de 30 años, llevando la fuerza caudalosa de los ríos Elfeo y Peneo, en la Grecia antigua, para limpiarlos de tanta suciedad.
No olvidemos que en esta campaña electoral los priístas están recurriendo a los medios más ruines y cobardes para restarle poder a quienes los combaten.
El descarrilamiento de la candidatura de Félix Salgado, el candidato más fuerte en su contra, no fue un hecho fortuito, sino algo planeado con anticipación y frialdad por las mentes criminales que se agrupan en la alianza electoral Va por México y en la agrupación política Sí por México donde milita el “inefable” señor X, pensando en un golpe contundente que lo pudiera borrar de las opciones para competir, y de paso creando un caos al interior de su partido sabiendo el encono y la división que pueden prosperar en los partidos donde la militancia no conoce ni la docilidad ni la sumisión que se observa entre los priístas, educados en la idea de que en la vida unos han nacido para mandar y otros para obedecer.
Los conservadores le apostaron a que con ese lance contra el más popular candidato de la oposición el propio Morena viviría la deserción de sus militantes, pero no sucedió así porque el partido logró sobreponerse al golpe oficial, reaccionando a tiempo para anularlo con tal firmeza y creatividad que lo deja con la ventaja de tener ahora dos candidatos en uno.
En la primera medición de las encuestas que se aplican en Guerrero, y con todas las ventajas del mundo que ha tenido el candidato oficial, Mario Mo-reno no ha logrado compararse con las preferencias electorales que ya alcanzó Evelyn Salgado con apenas 15 días de campaña.
Los argumentos que se han esgrimido en contra de la candidata de Morena sobre su juventud y falta de experiencia le han ganado votos y simpatía, por eso ahora no falta quienes la critiquen porque baila y canta con el público en sus presentaciones.
Las maniobras del enemigo a vencer no pueden ocultarse, están a la vista de los electores por eso crece el ánimo para rechazar y denunciar cada uno de los hechos que se consideren ilegales en la campaña electoral pues no obstante que se firmó el Acuerdo Nacional por la Democracia entre el Ejecutivo federal y los gobernadores en el mes de marzo, el PRI sigue con las añejas prácticas corruptoras para comprar la voluntad de los electores mediante los métodos más convincentes.
Eso fue lo que pasó con la entrega de tinacos en Acapulco por parte de la ex diputada federal aspirante ahora a una diputación local Julieta Fernández, esposa del todavía senador y ex presidente municipal Manuel Añorve Baños a sabiendas de que con las reformas constitucionales recientes la entrega de dádivas a cambio de votos está tipificada como un delito que no alcanza fianza.
Pero para el PRI que se ha mantenido tantos años en el poder ganando elecciones mediante esas prácticas le resulta difícil dejarlas. Para ello cuenta con un ejército de militantes que están movilizados y pagados con recursos públicos que los hace mantenerse fieles a las siglas del partido para actuar como correas de trasmisión en la mercantilización del voto.
Generalmente en cada sección hay una o más personas que por años se han encargado de recibir y repartir a discreción los apoyos que les llegan entre los vecinos, esos son la carne de cañón usada para ganar votos.
Pero independientemente de lo que suceda en Acapulco, el caso de los tinacos sirve para ilustrar frente a los electores la obscenidad de la política priísta que primero empobrece a la gente y en tiempos electorales aparecen sus candidatas repartiendo ayuda para que los pobres sientan agradecimiento y continúe dándole su voto.
Eso es lo que tiene que cambiar el 6 de junio, es la oportunidad que nos ofrece el porvenir. Los pobres no tienen nada que perder más que su pobreza.