EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Alcaldes de Acapulco (XXXIV)

Acapulco en una canción

Anituy Rebolledo Ayerdi

Enero 21, 2021

 

(Séptima de 10 partes)

Joan Sebastian

Ejemplo de empeño y tenacidad para vencer la adversidad, el paisano Joan Sebastian fue un poeta muy cercano a la gente que, al aquilatar su obra, la hizo suya. El poeta del pueblo o Huracán del Sur, como también se le conoció, dejó un legado impresionante de 750 temas y 50 álbumes musicales. En ellos se encuentra este:

Después de Acapulco (Vamos Acapulco)

Nubes de celos y de confusión
han empañado nuestro amor,
en nuestro cielo ya no brilla el sol
y dices que partir es mejor.

No, no
debes saber que yo no pienso igual
prepara, linda, tu bikini azul
que iremos a la orilla del mar.

Y si después de Acapulco no hay amor
entonces nos diremos adiós
y si después de Acapulco no hay amor
entonces nos diremos adiós.

Yo pienso que antes del punto final
un nuevo intento no nos hará mal
olvida todo y vamos, por favor,
tratemos de salvar nuestro amor.

Mas si después de Acapulco no hay amor
entonces nos diremos adiós
Vamos a Acapulco, vamos a bailar,
a dejar penas a la orilla del mar.

Martín Urieta Solano

Adiós Acapulco se titula la ofrenda musical (1966) de Martín Urieta Solano a este puerto. El poeta michoacano, de Huetamo, alcanza las alturas de la fama con la canción Mujeres divinas (un diálogo etílico entre un misógino y un hipócrita. Digo), a partir de la cual se ubicará entre los más exitosos compositores e intérpretes de música popular.
Como el propio Urieta lo pide en el último verso de su Adiós Acapulco, el puerto “no lo echará al olvido como su trovador y amigo”. Así, tarde pero seguro, un buen día Acapulco lo honra con la medalla Acapulco al mérito civil, instituida por el Cabildo porteño encabezado por el alcalde Rogelio de la O Almazán (1994-1996). El mismo la entrega durante una ceremonia en la que, a nombre de los acapulqueños, agradece tan bello obsequio musical. Misma presea otorgada a varios ciudadanos distinguidos por sus aportaciones a la ciudad y puerto.
Martín Urieta es autor de muchos temas como Bohemio de afición, Urge, Acá entre nos, Te me vas al Diablo y Paso a la reina.
Queda pendiente otro deseo del autor expresado en el mismo poema: “que aquí cuando yo muera me permita reposar”.

Adiós Acapulco

Antes que salga
del puerto mi velero
el canto más sincero
le quiero dedicar
a mi Acapulco
refugio de viajeros
manchita de luceros
que duermen en el mar.

Hoy me despido del bello paraíso
me voy porque es preciso
del sueño despertar
si por mi fuera
al cielo le pidiera
que aquí cuando yo muera
me permita reposar.

Estoy a punto de zarpar
si lejos de Acapulco
se apresura mi final
quiero que me hagan sepultar
aquí donde es el reino
del paisaje universal.

Por donde quiera
Se ven enredaderas
floreciendo en las laderas
de magia tropical.

A mi morena besé
por vez primera
allá por la Costera
su avenida principal.

Cuando ilumina
la luna la bahía
es una romería
de luz y de color.

Puerto querido
que hoy dejo tan florido
no eches al olvido
que fui tu trovador.

Joel Elizalde

Joel Elizalde, autor de Fuiste a Acapulco, es un compositor e intérprete de música ranchera, corridos y banda nacido en Sinaloa en 1970. En 1995, a los 24 años, inicia una exitosa carrera como cantante, siguiendo los pasos de su padre, Lalo, el gallo Elizalde. Misma que se verá interrumpida en 2008 al quedar parapléjico como consecuencia de una fallida operación de columna. Años más tarde, estimulado por su hija, regresa no solo a la creación musical sino a los propios escenarios, esta vez en silla de ruedas.
La historia musical de Joel Elizalde incluye un centenar de creaciones e interpretaciones. Entre ellas: Dos gallo que no se rajan, Náufrago de amor, El oro y el moro, Echenme la tierra encima, Al contemplar las olas, Acá entre nos, ¿Que de raro tiene? y muchas más.

Fuiste a Acapulco

Fuiste a Acapulco y no me dijiste,
hoy me siento triste, a ver qué me trajiste.
Fuiste a Acapulco y no me dijiste,
pues nada, pues nada , ¿qué te iba a traer?,
si ni me acordaba ya de tu querer,
pues nada, pues nada, ¿qué te iba a traer?,
si ni me acordaba ya de tu querer.

Feliz en la playa, allí te paseabas
viendo las gaviotas que alegres volaban
feliz en la playa allí te paseabas
viendo las gaviotas que alegres volaban

Dormida en las notas de un dulce cantar
que forman las olas de un ruidoso mar
dormida en las notas de un dulce cantar
que forman las olas de un ruidoso mar.

Fuiste a Acapulco y no me avisaste,
no me siento a gusto, ¿con quién te paseaste?
Fuiste a Acapulco y no me avisaste
con nadie, con nadie, mi amor
fueron mis amigos la Luna y el Sol.

Feliz en la playa alegre te paseaste
y después de todo dicen que lloraste
feliz en la playa alegre te paseaste
y después de todo dicen que lloraste.

Tal vez te acordaste de este corazón
que dejaste triste sin decir adiós
tal vez ye acordaste de este corazón
que dejaste triste sin decir adiós

En avión hasta Acapulco

Los Alegres de Terán, Eugenio Ábrego y Tomás Ortiz, originarios de General Terán, Nuevo León, fueron pioneros de los duetos estilo norteño acompañados por acordeón de dos hileras y guitarra bajo sexto (1948). Teniendo como radio de acción la zona de Monterrey y Reynosa se asentaron finalmente en Mc Allen, Texas. Sus primeros éxitos fueron Carta jugada, Alma enamorada y Entre copa y copa, que les vale ingresar en 1983 al Salón de la Fama de Conjuntos Tejanos.
Cuando falte Abrego (1988), Tomás Ortiz decide no dejar morir a los Alegres de Terán y se da a la búsqueda de un nuevo compañero. No encuentra a uno sino a dos, los hermanos Delgadillo, uno tocando el acordeón y el otro haciendo dueto con él. Que chulada de mujer, fue el título de su primer álbum. Seguirán nuevos y viejos títulos como Los ojos de Pancha, Corazón tirano, corrido de Pedro Infante, Veinte años, Que seas feliz y muchísimas más. Entre ellas la que nos ocupa, En avión hasta Acapulco, de 2001

Vengo a decirte amorcito
no te andes alborotando
no te andes con otros yendo
ni con la lumbre juntando
porque a mi no me conviene
la vida que andas llevando.

Por ahí andas platicando
que por tu amor no me siento
cómo estas equivocada
lo hago por pasar el tiempo
el amor que te tenía
todo se lo llevó el viento.

Compromiso no tenemos
ante Dios ni con la Ley
pues como dice el cantar
sale del vino el maguey
yo no lamo la coyunda
ni tampoco soy tu buey.

Que te vas lejos muy lejos
te vas por tu mero gusto
se van las aguas, prietita,
que dejan tanto producto
te voy a dar el pasaje
en avión para Acapulco.

La mujer que no te cela
es que no está enamorada
o es que de seguro tiene
a otro su casa rentada
y con eso se entretiene
te hace la vida pesada.

Efraín Villegas Zapata

El fandango es un corrido extraño, único, por constar de 200 estrofas de cuatro y seis versos cada una, trovadas en lenguaje característico de la región. El tema central de la obra de Efraín Villegas Zapata, trovero costachiquense, es la violencia cruel e impune que ha vivido desde siempre Guerrero, particularmente la Costa Chica. Sin embargo, la narrativa sangrienta atraviesa por un sorprendente remanso de doce versos dedicados a Acapulco. Son estos:

“Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
por su belleza sin par
es por todos visitao;
yo ya me bañé en su mar
no es que me lo hayan contao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
para el que quiera nadar
no hay nada maj apropiao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
muy propio para pejcar,
se debe tener cuidao
pues hay quien salió a pejcar
y luego salió pejcao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
si una morena en el mar
te invita a cruzar nadando
no te dejes engañá
que puedes morir hogao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
muchos que van a pejcar
sin anzuelo se han quedao,
no le vaya a usted a pasar
lo que a muchos le ha pasao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
hay trigueñas que al mirar
a muchos han desquiciao,
si lo invitan a nadar
debe hacerlo con cuidao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
bello para enamorar
y sentirse enamorao
tiene agua pa’ llorar
si el llanto se le ha secao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
donde es fácil encontrá
un amor disimulao,
con quien se pueda casar
no importa que sea casao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
donde es fácil encontrar
un negro disparatao
que te la suela “mentar”
nomás por verte enojao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
donde es fácil encontrar
lo que le pida su boca
si lo que pide es de dao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
donde es fácil encontrar
un corazón sin cuidao
que se abra de par en par
si acaso estaba cerrao.

Acapulco es un lugar
muy bonito y afamao
los que vayan a pejcar
deben tener cuidao
no meterse a bañar
si encuentra el mar picao”.

Rigo Tovar

Rigo Tovar (1946-2005) fue en su momento un fenómeno de la música popular que hizo bailar a todo México con su conjunto Costa Azul. El tamaulipeco que se da a conocer nacionalmente con un homenaje a su ciudad natal Mi Matamoros, querido. Con el mismo amor le cantó a Acapulco:

Acapulco
donde el amor existe
al que llegan olas cansadas de vagar
son tus playas dos espejos
donde se miran la luna y el sol.

Acapulco
donde todo es ternura
donde todo es cariño
aventura y pasión.

Acapulco yo te canto
puerto lindo sin igual
Acapulco yo te canto
puerto hermoso, eres mi amor.