EL-SUR

Sábado 19 de Junio de 2021

Guerrero, México

Opinión

Aclarando el panorama electoral

Jorge Camacho Peñaloza

Diciembre 11, 2020

El elector tiene la tendencia a proteger y a votar por quien tiene la posición de víctima.
Augusto Reyes.

Los tiempos avanzan y el momento se acerca, los aspirantes a relevar a Héctor Astudillo ya alzaron la mano, hasta ahorita digamos son 23, cifra nunca antes vista, no cabe duda que ya no son los tiempos políticos de antes, ya es otra realidad política en la que estamos; el proceso de la decisión ciudadana ya está activado, no es necesario que inicien las campañas formales en marzo del año que viene; los aspirantes a la gubernatura, presidencias municipales, diputados federales y locales, regidores y síndicos, ya están recorriendo el estado pidiendo el voto, las redes sociales están a todo lo que dan; las fechas para la elección de los candidatos a gobernador ya están dadas: Morena define el 15 de este mes, su encuesta está en marcha; el PRI-PRD ya están también activados, el PRI dará a conocer su candidato el 8 de enero, que se medirá después con el candidato del PRD, que es el único partido que ya tiene abanderado.
Las ofertas políticas para la gubernatura, aparentemente ya están armadas y son tres, no hay más: la que ofrece la alianza PRI-PRD, que recaerá en Mario Moreno o Manuel Añorve; la que oferta Morena, que encabezará Pablo Amílcar Sandoval o Félix Salgado Macedonio, no hay más; y, de última hora, la que presenta la alianza entre el Partido del Trabajo y el PVEM, que podría encabezar alguno de los que han sido sus dirigentes estatales como, del Verde, Alejandro Carabias Icaza, Marco Antonio de la Mora Torreblanca o la actual dirigente nacional, la guerrerense Karen Castrejón Trujillo; mientras que por el PT puede ser su eterno dirigente estatal Victoriano Wences Real, o eventualmente pueda llegar algún caballo negro.
Pondría sobre la mesa dos o tres posibilidades más que no podemos descuidar. Por un lado la pregunta en el aire, ¿quién será el candidato o candidata del PES? Y la otra, ¿dónde quedarían los candidatos relegados de las grandes alianzas estatales?
A la gubernatura tenemos hasta ahora en total 28 aspirantes de los cuales 18 son de Morena, cuatro del PRI-PRD, un independiente, por lo menos tres posibles aspirantes del PVEM, uno del PT y uno de Movimiento Ciudadano, de los cuales sólo tres llegarán a ser candidatos. Esta cantidad de aspirantes, más allá de sus razones personales, que pueden ser válidas y legítimas, y otras no tanto, es la más alta en la historia del estado.
Tantos aspirantes el caso de Morena habla de un partido con cánones distintos de hacer política. Su corta vida, su gestación como movimiento y no como resultado de camarillas con poder o iluminado que impusieron sus reglas, y su inexistente vida estructural y orgánica, son factores que hacen que no tenga la disciplina partidista tradicional como para definir, a través de distintos mecanismos de control, que sólo unos cuantos puedan tener el derecho a buscar un cargo de elección; sencillamente diríamos que en este partido hay por ahora mayor libertad y democratización de la aspiración.
Tener 18 aspirantes puede ser benéfico o contraproducente, lo primero, porque ningún grupo o líder ve coartado su derecho a aspirar, de un modo u otro representan distintas voces de todas las regiones del estado y de diferentes grupos sociales, en periodo preelectoral son de hecho un ejército de 18 liderazgos que ya andan levantando polvo promoviendo el voto a favor de Morena, al final del día, si se unifican, una vez definido su candidato, Morena será casi invencible.
Pero también tener 18 precandidatos puede ser contraproducente si, al final del día, los aspirantes que no obtengan la candidatura desconocen al candidato ungido y se van hacia otra de las ofertas o alianzas políticas, lo cual es altamente probable por la inexistente cultura de disciplina en Morena, lo que podría pulverizarlo o cotizar muy alto la operación cicatriz.
¿Cuáles son las razones de los 18 de Morena? Amílcar cree que es el único legítimo representante de la Cuarta Transformación por la cercanía que han tenido él y su hermana, la secretaria de la Función Pública, con AMLO; Félix Salgado Macedonio se asume como el heredero de las luchas de la izquierda guerrerense; Adela Román aduce que es la presidenta del municipio que tiene casi un tercio del padrón electoral del estado y la mujer más avanzada fundadora de Morena; Marcial Rodríguez cree que es el máximo representante de los fundadores de Morena en el estado; Arturo Martínez Núñez heredero de las luchas estudiantiles del 68 y de la guerrilla de los setenta en Guerrer; Nestora Salgado pensará que el Senado es un trampolín perfecto para llegar a la gubernatura.
Eloy Cisneros Guillen se sentirá empujado por los espíritus de la lucha revolucionaria como el de Octaviano Santiago Deonicio y muchos más que aportaron sangre para que la ideología de izquierda se consolidara en Guerrero; Nicolás Chávez Adame para darle voz a los de sin voz y para hacer honor a don Pablo Sandoval Cruz, de quien es un secreto a voces que no tenía buenas relaciones con sus nietos Amílcar e Irma Eréndira; y Alberto López Rosas que debe traer la añoranza de haber ganado para el otrora izquierdista PRD la alcaldía de Acapulco.
Y Luis Walton y Beatriz Mojica, que le levantaron la mano y votaron por Ricardo Anaya en el 2018 contra AMLO, pensarán que los guerrerenses y seguidores del presidente no tienen memoria; Ernesto Payán creerá que es suficiente el empuje de ser hijo de uno de los fundadores del Partido Comunista en Guerrero; Rubén Cayetano, el diputado Antonio Helguera Jiménez, Javier Manzano Salazar y Genaro Vazquez Solís, sólo puedo decir que, pues, les dio ganas de ser gobernador, vieron burro y se les antojó carga.
Sin embargo, más allá de los intereses de las cúpulas partidistas y de las razones de los aspirantes, lo más importante es lo que esperan los guerrerenses del próximo gobierno estatal, sus aspiraciones y anhelos, el diagnóstico de los problemas a resolver, ese es el verdadero reto: saber qué hacer en el gobierno, hacer lo correcto, lo que pueda mejorar las condiciones de vida de los guerrerenses, pues no se trata de sólo querer sino de ser lo que Guerrero necesita, y de esto nos ocuparemos en la siguiente colaboración.
Vuela vuela palomita y ve y dile: A la paisanada que no se quede ahí nomás como zombi, que haga ya foros y debates con los veintitantos, pos ahí está ya el zoom, es cosa de que se quiera y que se arme la discusión.