EL-SUR

Sábado 20 de Julio de 2024

Guerrero, México

Opinión

Acuerdo por Guerrero

Arturo Martínez Núñez

Mayo 19, 2020

 

Ante la crisis actual provocada por la pandemia del Covid-19 comienzan a surgir voces que proponen unidad, concordia y un proyecto conjunto alrededor de Guerrero. El más reciente de estos llamados lo realizó el día de ayer el rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña Almazán, en una inserción que apareció en diversos diarios de circulación estatal, en ella, llama a hacer a un lado la política partidista, a hacer a un lado intereses particulares, y realizar un verdadero esfuerzo de unidad para sacar a Guerrero adelante.
Han sido diversos los llamados a acuerdos y pactos que no han tenido éxito por diversas razones. En mi opinión personal esto se debe a que los llamados pactos o acuerdos se hacen como simples enunciados al aire sin aterrizar nunca ni los temas, ni los responsables, ni los tiempos de ejecución. Cualquier acuerdo o pacto que no tenga bien definidos estos criterios, estará condenado al fracaso.
Construir un gran pacto de unidad a favor de Guerrero, puede ser tan complicado o tan sencillo como lo quieran los actores políticos.
Si hay voluntad, un acuerdo se puede construir en algunas semanas; y si no la hay únicamente se simulará, se harán foros, se escribirán ponencias y todo acabará en lo que han terminado los últimos intentos, que es en la nada.
La idea del doctor Saldaña me parece atinada, atendible y lanzada en buen momento, justo antes de que el tema electoral contamine todo y sea ya imposible construir nada. Incluso el resultado de este acuerdo pudiera servir como hoja de ruta para que el próximo gobierno, sea del partido que sea, pueda tener un diagnóstico claro y una ruta basada en las aportaciones y los esfuerzos de todas y todos los guerrerenses de buena fe que apuesten por este camino.
Estoy convencido de que debemos impulsar un pacto como tal, un acuerdo estatal, un gran acuerdo estatal. Pero estoy convencido de qué, si lo hacemos desde la sociedad, no desde los partidos, no desde las instituciones y no desde el gobierno, tendremos mayores posibilidades de éxito.
Lo que yo propongo es que se definan algunos ejes estratégicos básicos y a partir de estos desarrollar subtemas con responsables, con propuestas claras de solución de cada uno de los problemas, con tiempos de ejecución y con la claridad incluso presupuestal de lo que se necesitaría para resolver cada uno de los rubros.
Por poner sólo un ejemplo: si en el diagnóstico encontramos la necesidad de inhibir la señal telefónica desde los centros de reinserción o de readaptación social, tener claro ¿cuánto cuesta eso? ¿quién es el responsable de ello? ¿cuánto es el presupuesto necesario? ¿cuáles serían las fuentes de financiamiento? y ¿cuál sería la entidad ejecutora del gasto responsable? Seguramente en ese tema en particular tendría que ver la Secretaría de Seguridad Pública, el Poder Judicial del Estado, la Secretaría General de Gobierno y las organizaciones ciudadanas, para que le puedan dar seguimiento y atención al tema.
De la misma manera tendríamos que desarrollar cada uno de los temas de la amplísima agenda que tiene el estado de Guerrero y señalar, insisto, tiempos de ejecución, montos de financiamiento y responsables, de lo contrario, acabaremos en lo mismo de siempre.
Construir pactos como el de La Moncloa, como los Acuerdos de Oslo, o como muchos tantos que les encanta citar a los politólogos y los que se dicen expertos en gobernabilidad y gobernanza es realmente sencillo cuando hay voluntad, cuando no la hay son miles los pretextos para la simulación y la foto.
Guerrero necesita un gran acuerdo de unidad a partir de un diagnóstico claro, preciso, técnico y político pero no partidista, con el compromiso de la clase política para que pasemos de las palabras a los hechos.