EL-SUR

Sábado 04 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Adiós a Armando Ramírez

Humberto Musacchio

Julio 15, 2019

LA REPÚBLICA DE LAS LETRAS

 

 

Tenía apenas 20 años cuando Armando Ramírez sorprendió al mundillo literario con Chin Chin el teporocho, un libro extraño, escrito en un lenguaje popular, calamburesco y sabroso, pero pasado por el tamiz literario de un talento surgido del suelo al que orgullosamente perteneció. Armando supo imprimir una fuerza notable a las descripciones de su bienamado Tepito, el barrio bravo que era y es capaz de dar a México no sólo comerciantes, delincuentes o boxeadores, sino también creadores artísticos como los agrupados en Arte Acá, clan al que perteneció Armando. Lejos de contar con una estampa hollywoodense, nuestro escritor llegó a brillar en televisión con su voz pausada, cantadita, con la que narraba vida y milagros de su gente, la de a pie, la que diariamente sale a ganarse el pan a como dé lugar, porque se trata de sobreponerse a todas las adversidades. Se fue el gran cronista que hizo su aporte a nuestras letras. Los tepiteños lo lloran, nosotros también.

Las estatuas que caminaron

En el Paseo de la Reforma faltan 11 estatuas presumiblemente robadas, 15 más no cuentan con placa de identificación (¿También robadas?), faltan dos copones y a varios próceres les fueron sustraídas las espadas. Los datos anteriores los ofreció un reportaje de Jonás López publicado en la sección Expresiones de Excélsior. Por supuesto, el deterioro o la falta de tales monumentos no era inevitable, sino que es una contundente evidencia del descuido de las autoridades de varios sexenios y de la indolencia, ineficacia y corrupción de la policía capitalina, pues retirar del pedestal una escultura que puede pesar cientos de kilos requiere de varias horas y, sobre todo, del disimulo o la activa participación de quienes están obligados a salvaguardar el patrimonio público. Ahora se echó a andar un programa para dar mantenimiento a bancas, esculturas y pedestales del histórico Paseo. ¿Y la falta de vigilancia eficaz, amá?

El libro de Elena Garro

Reapareció, ahora editado por el sello Paralelo 21, el volumen Memorias de España 1937, de Elena Garro, quien narra lo que vio, escuchó y vivió en aquel país azotado por la guerra civil. El libro, más que interesante, tuvo una primera edición de Siglo XXI en 1991, cuando todavía andaba entre nosotros la autora. Ahora, en esta reedición, aparece una Raquel Elise Margareta Steinmann Pagano con los derechos reservados, aunque no aclara si es sólo para proteger las características de la actual edición o sobre la obra misma. En el segundo caso, habría que preguntar a honras de qué resulta doña Raquel Elise Margareta la beneficiaria de los derechos de autor. ¿Es acaso la heredera de Elena Garro? ¿Tendrá algún documento que así lo acredite? Convendría aclararlo.

Revistas del exilio español

Chema Espinasa regaló al republicano que firma esta columna tres revistas del exilio, las tres publicadas en ediciones facsimilares por el Ateneo Español de México, que en este 2019 conmemora los 80 años de la llegada del Sinaia. Una de ellas, prologada por el propio Espinasa, es Hoja, publicación de 1948 de la que aparecieron cinco números, cada uno de apenas cuatro páginas con obra de algún joven poeta del exilio. Otra es la legendaria Clavileño, que dirigida por Luis Rius, en sólo dos números dejó huella profunda, entre otras cosas porque reunió a un puñado de jóvenes talentos que descollarían en los años siguientes, tales como Víctor Rico Galán, Alberto Gironella, Inocencio Burgos, Juan Espinasa Closas, el futuro librero Manuel Bonilla, Francisco Morena Capdevila, Arturo Souto Alabarce, Ramón Gaya, Manuel Durán y otros. Posterior a las anteriores fue Segrel, en la que figuraron varios de los nombres de Clavileño, enriquecida ensalada por Ramón Gómez de la Serna, Francisco de la Maza, José Luis González, una foto de la bailarina Lupe Serrano y otra de la entonces jovencísima Gloria Contreras y hasta algún rescate de arqueología literaria. Todo un acierto del Ateneo.

Otro autogol de Negrete

Manuel Negrete, alcalde de Coyoa-cán, autorizó que se instalara en el jardín Hidalgo de esa demarcación un escenario destinado a promover una telenovela. El INAH, único autorizado para extender permisos, le reclamó al ex futbolista y éste respondió que tenía el aval de Diego Prieto, director general del citado Instituto. Pero la Coordinación Na-cional de Monumentos Históricos le recordó que esa dependencia es la única que puede autorizar la instalación de cualquier estructura, fija o semifija, en una zona de monumentos históricos y que hay penas de cárcel para quienes reincidan en violar la Ley de Monumentos Históricos. ¡Autogoooool!

Breviario…

Dentro del Photoireland 2019, algo así como nuestro Fotoseptiembre, la fotógrafa mexicana Mónica Alcázar-Duarte expone en el Instituto Cervantes de Dublín The New Colonists y Ascesion. Nuestra paisana ha expuesto su obra en Londres y ha recibido distinciones que merecen más difusión en México. @@@ Editorial Planeta y la Organización Nacional de Ciegos de España (ONCE), acordaron pasar a formato braille o sonoro 50 mil libros de esa casa editora. ¿Y en México cuándo?