EL-SUR

Lunes 06 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Adiós a Raúl Renán

Humberto Musacchio

Junio 19, 2017

A la memoria de doña Lucinda

Ruiz viuda de Gutiérrez Vega.

Se fue el bienamado Raúl Renán, hombre bueno y generoso, poeta y maestro de poetas, impulsor de vocaciones, animador cultural y ser de amistades múltiples. La huella de su paso por este mundo queda en numerosos impresos, que recibieron sus colaboraciones, y en revistas creadas por su iniciativa. Autor de una obra lírica en la que se cuentan Catilinarias y sáficas, De las queridas cosas o Rama de cóleras, Renán contaba con dolor que había sido niño de la calle en su Mérida natal, ciudad que en la madurez le hizo merecidos reconocimientos. Espíritu inquebrantable, se dio una respetable formación que concluyó en la Facultad de Filosofía de la UNAM, donde estudió letras y se codeó con grandes figuras de la literatura mexicana. Desde su llegada a la capital, en los años 50, formó parte de varias peñas, desde las que se reunían en el legendario café París, hasta la que se daba cita, ya en los años 80, en La Lechuza. Adiós, querido Raúl.

Hoja por Hoja, 20 años

El 14 de junio de 1997 apareció el primer número de Hoja por Hoja. Suplemento de libros, publicación fundada e inicialmente dirigida por Miguel Ángel Granados Chapa, a quien sucedieron en la dirección sus hijos Tomás y Luis Fernando. Durante 12 años aparecieron con toda regularidad, en decenas de diarios, los 141 números mensuales de Hoja por Hoja, publicación de la que se hicieron 10 ediciones especiales para la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, una para la Feria de Chicago y otra más para la de Londres, en español la primera y en inglés la que circuló en Inglaterra. Fue, pues, un suplemento memorable que promovió con eficacia la lectura mediante reseñas, notas breves, ensayos, reportajes y columnas de diversos autores, entre otros David Huerta, Juan Inés Dehesa y hasta el firmante de esta columna.

Turia, México y España

Se presentó hace unos días el número 123 de la revista literaria aragonesa Turia, esta vez con el copatrocinio de la UNAM, mediante la Filmoteca, la Dirección de Publicaciones y el Centro de Estudios Mexicanos que no sabíamos que existiera. Abre el número un texto de José Carlos González Boixo sobre los 100 años de Juan Rulfo, hay otro artículo sobre Octavio Paz y uno más sobre Tomás Segovia, el español que echó pestes contra Rulfo, pero se embolsó los 100 mil dólares del premio que tenía como nombre el mismo del autor de Pedro Páramo. Además de artículos, poemas, ensayos, entrevistas y reseñas de autores peninsulares y de nuestro (¡?) país, la revista ofrece un amplio e interesante expediente sobre Luis Buñuel en el que destaca un artículo memorioso de Silvia Pinal, quien refiere sus tratos con el maestro de Calanda. Un número con más de 500 páginas y mucha sustancia.

Los nazis y Goeritz

En el citado número de Turia aparece un artículo firmado por Chus Tudelilla, sobre las relaciones de Mathias Goeritz con el nazismo. El artista alguna vez declaró: “No he sido miembro del NSDAP (Partido Nacional Socialista) ni he pertenecido a ninguna de sus organizaciones militares o políticas”. Lo cierto es que sus estudios universitarios de medicina e historia del arte los realizó en universidades alemanas cuando se realizaban las grandes quemazones de libros y se destruían las obras de arte “degenerado”, según la terminología fascista, y trabajó en la Nationalgalerie de Berlín al término de sus estudios. Tudelilla menciona que Goeritz solicitó permiso para publicar sus libros con “el saludo de despedida entonces habitual: ‘Heil Hitler” Igualmente solicitó su ingreso en la Cámara de Cultura, para entonces bajo control nazi, y en 1941 el Instituto Alemán de Cultura lo nombró delegado en el consulado alemán en Tetuán, donde organizó una exposición con el fin de “despertar en el mundo el respeto y la comprensión de la espiritualidad y el alma alemanas”. Una vez terminada la guerra, ocultó su identidad y empleó el seudónimo de Magó. También extendió una carta de recomendación a René Bayer, quien había sido “delegado cultural del NSDAP en España”. En suma, concluye Tudelilla, “Mathias Goeritz fue un gran simulador que supo ganarse la confianza de casi todos…”

Jesuitas novohispanos

A 250 años de la expulsión de los jesuitas de España y sus dominios, se hará un balance múltiple que empieza el martes, a las 19:30 horas, en la Universidad Obrera de México (San Ildefonso 72) con un diálogo entre Ignacio R. Félix Gastélum y Juan C. Ruiz Guadalajara. El miércoles, a las 13 horas, se ofrecerá una representación teatral en la Pinacoteca de la Profesa, la que se repetirá el jueves en el Museo de las Constituciones y el sábado a las 12 horas en el salón El Generalito, de San Ildefonso. El viernes, a las 17 horas, Alfonso Alfaro ofrecerá una conferencia en la sala José Clemente Orozco de San Ildefonso, donde el domingo a las 12 del día en El Generalito se cierra el programa con un diálogo entre Clara Bargellini y Emilio Quezada, al que seguirá un concierto del ensamble musical Il Furore. La entrada es libre.