EL-SUR

Martes 07 de Diciembre de 2021

Guerrero, México

Opinión

Adiós a Rogelio Naranjo

Humberto Musacchio

Noviembre 14, 2016

Hoy, cuando cualquier funcionario, incluido el jefe del Ejecutivo, puede ser sometidos a la crítica periodística, parece olvidado el tiempo de los tres temas tabú que enunciaba don José Pagés Llergo: el presidente de la República, el Ejército y la Virgencita de Guadalupe. No sobra recordar que esos tabúes fueron echados abajo por el movimiento social, que dio piso firme a la valentía de colegas que tuvieron presente que no somos súbditos, sino ciudadanos con derechos. En los años 60 privaba en la caricatura un conformismo que rompían unos cuantos. Resultaba admirable la inteligencia de Abel Quezada o Alberto Isaac para ir más lejos que los demás, pero fue ejemplar la valentía de Rius –a costa de varias agresiones de agentes del gobierno–, que abrió un camino que ensancharon Helioflores, Naranjo, Magú y los colaboradores de la legendaria revista La Garrapata. El Azote de los Bueyes.
La muerte física de Naranjo es buena oportunidad para recordar sus primeros monos en El Día, abigarrados cartones con abundantes personajes que servían de ilustración a los reportajes de fondo. Luego lo vimos en Sucesos y poco después en el suplemento de Siempre! cuando lo dirigía Carlos Monsiváis. El Excélsior de Scherer se engalanó con los punzantes dibujos de del michoacano (Rogelio Guadalupe Naranjo Ureño nació en Morelia en 1937), quien luego del reginazo alcanzó su mayor altura en Proceso. Naranjo es un adelantado, un periodista que supo decirle no al poder y lo sometió a la más contundente crítica. Por eso no se fue del todo. Seguirá con nosotros en su obra y en su ejemplo.

El seminario del TCUNAM

Alumnos y profesores del Seminario del Taller Coreográfico de la UNAM realizaron una manifestación en defensa de su centro de estudios, amenazado por una mala decisión de las autoridades universitarias. Fundado hace 40 años a petición del público que asistía a las funciones del ballet de Gloria Contreras, como no se trataba de educación formal ni de los niveles que se imparten en la UNAM, la solución fue darle carácter de seminario con funcionamiento autónomo, lo que está dentro de las facultades de la propia institución, como lo atestigua la existencia de decenas de convenios, como es el caso de Pumitas o del propio equipo de futbol Pumas, que dispone gratuitamente del Estadio Olímpico, de instalaciones para entrenamiento, de personal para mantenimiento y otras tareas que, esas sí, le cuestan a la UNAM una fortuna, a diferencia del Seminario de Danza que es autosuficiente y le aporta a la Universidad bailarines, coreógrafos y técnicos calificados. A la muerte de Gloria Contreras, algunas autoridades han amagado con suprimir el seminario, lo que sería atentar contra la propia UNAM. Mejor será que seminario y autoridades dialoguen, establezcan normas, definan programas de estudio y normen el funcionamiento administrativo. ¿Es tan difícil caminar por la vía de los acuerdos?

El arte ecuestre en un libro

El abogado poblano Gonzalo Alarcón es hombre que ama la monta clásica y disfruta la belleza, donaire y fortaleza de los caballos, lo que se trasluce en forma elocuente en su obra Arte ecuestre. Origen y evolución (Ed. Trillas, 2016), bellísimo libro en el que expone la historia y fundamentos de la equitación mediante un texto que se lee con gusto, incluso por un lego como este columnista. El documentado ensayo de Alarcón es acompañado por un conjunto de ilustraciones que completan con gran sentido estético la exposición, que va desde el origen y evolución de la raza equina, desde el eohippus, que trotó por esta tierra hace 55 millones de años, hasta las variedades más apreciadas por los jinetes de la actualidad. Los múltiples usos del caballo, ilustrativas anécdotas y otras historias se deslizan por esas páginas con la ligereza del noble ser zoológico, todo contado con amor y gracia por Gonzalo Alarcón.

50 años de Los Folkloristas

En la Ciudad de México, hace medio siglo, en una casona de la calle de Manzanas, en el barrio de Tlacoquemécatl, se abrió la Peña de Los Folkloristas, donde se empezó a presentar ese grupo musical. La iniciativa fue de Salvador El Negro Ojeda, quien fue uno de los integrantes iniciales antes de optar por la actuación como solista. René Villanueva, músico también, llevó durante muchos años los asuntos administrativos del conjunto y a él se debe la fundación y funcionamiento de Discos Pueblo, la marca en la que grabaron la mayor parte de su discografía estos artistas que con toda fidelidad han recogido y difundido el folklor latinoamericano y del Caribe. El martes, Los Folkloristas ofrecerán una conferencia de prensa para anunciar sus nuevos proyectos, lo que significa que saben ver hacia adelante. Bien por eso.

Breviario…

Eduardo Lizalde recibirá el Premio Internacional Carlos Fuentes 2016 dotado con 250 mil dólares. El jurado destacó que se trata de “el poeta vivo más importante de México y uno de los más notables de la lengua española”. @@@ La Filmoteca de la UNAM presenta la copia restaurada del filme Reed, México insurgente, de Paul Leduc, del miércoles 16 al domingo 20 a las 12 horas. Entrada libre.